DestacadasEducación

“Que 80 años no es nada”, dijeron los Preparatorianos de la Uno, de San Ildefonso

Se reunieron las muchachas y los muchachos de la Prepa para recordar los viejos tiempos de la juventud, Generación 56-57 y 58-59

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano,

Director General de la Revista Macroeconomía, preparatoriano Generación 58-59

El salón comedor del también antiguo restaurant Covadonga se llenó con muchachas y muchachos de las generaciones 56-57 y 58-59 de la Preparatoria 1 de San Ildefonso, que ahora es un  Museo; ahí en las mesas recordaron los viejos tiempos, los bailes de fin de año y a los maestros, tanto a los amables, a los “barcos” y regañones, pero al final, todos respetables y también responsables que entregaron a México generaciones de profesionistas de todas las carreras y especialidades que le dieron brillo y esplendor a la nación mexicana de las siguientes seis décadas, hasta la fecha.

Unas viudas y otros viudos, con heridas ya cicatrizadas que deja el tiempo, pero en ese momento un conjunto lleno de alegría y sin resentimientos, con la convicción del deber cumplido con la vida.

Ellas recordaban que en los lapsos de diez minutos para cambiar de clase, algunas desayunaban de prisa en la tiendita de enfrente un café y unas trenzas, y otras entre risas comentaban que para cruzar el “patio uno”, tenían que tomar aire y cruzarlo rápido, por la gritería de los muchachos que llenaban el segundo piso sobre los corredores y gritaban como lobos al ver las minifaldas o los vestidos chemisses.

Otras, las que habían sido entre las más coquetas y pizpiretas, platicaban, ya no en secreto sino de viva voz, cómo en aquel tiempo castigaban a los muchachos con sus sonrisas o sus desprecios.

Por su parte, los varones contaron sus aventuras como jugadores principiantes de futbol americano y también como luchadores en la especialidad grecorromana, en oratoria, en latín y griego, en matemáticas, en literatura y filosofía, en etimologías griegas y romanas, en física y química, en biología, y la forma en que todos ellos llegaron a la Ciudad Universitaria, la nueva sede de la UNAM, que acababa de ser inaugurada y que era la admiración internacional por su belleza y funcionalidad, por su amplitud, por el Estadio Universitario que todavía se usa para eventos nacionales e internacionales y que sirvió como recinto de inauguración de la Olimpiada de 1968; su gran Biblioteca, revestida por la increíble pintura mural de Juan O’Gorman, y los murales de David Alfaro Siqueiros de la Rectoría, preguntando cuándo sería la próxima Revolución.

ROXY GUERRA, PROMOTORA Y ORGANIZADORA

La reunión preparatoriana fue promovida por Roxy Guerra, viuda de Duarte, quien es una gran organizadora desde hace décadas de los egresados de la Generación preparatoriana 56-57, y a la que ahora apoyan firmemente los directivos de la sección de Enlace y Vínculo Estudiantil de la UNAM.

A la reunión asistieron los directivos de la sección de Enlace y Vínculo Estudiantil, y la Directora actual de la Preparatoria número 1, ya con sede en Xochimilco, porque el edificio de San Ildefonso es ahora un Museo, aunque los preparatorianos de aquellos tiempos seguimos gritando ¡goyas! Y seguimos bailando como en las fiestas aquellas de fin de año en la Prepa.

Mostrar más

Articulos Recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver también
Close
Back to top button