EconomíaEmpresas y empresarios

Carlos Salazar del CCE: lamentablemente no fuimos escuchados

Declaraciones del Presidente del CCE, Carlos Salazar a López Dóriga.

Un Plan incompleto.

19% viene de los privados y 2% de la inversión pública.

Insiste en inversiones en electricidad.

Nosotros no compartimos.

Solo sumando a los que reciben apoyo mensual serían 2 millones de empleos; pero no tienen prestaciones ni pagan impuestos.

La inversión se va a caer, y el empleo (Se corta la Comunicación).

Se requiere tener en cuenta la realidad, dice el CCE.

Un Estadista no puede salirse de la realidad.

Carlos Salazar: 2 millones de empleos nunca se ha dado.

Está incompleta la idea del Presidente; ok.

Carlos Salazar, del CCE , dice que el Plan del Presidente está incompleto.

Lo de privatización de las ganancias y socialización de pérdidas es una equivocación.

Tenemos empresas solventes y no queremos que haya desempleo; sólo pedimos que difiramos los impuestos en cuanto entre la recuperación.

“Mucha gente está en ceros y no está en los programas sociales”, así declaró Salazar.

Pensamos que se requieren cosas adicionales a lo planteado; no es suficiente el Plan de ayer para salir adelante.

Muchísimos mexicanos van a sufrir mucho.

Le piden al Presidente sentido de la realidad; no es la emoción, no es el pasado; todavía el tema es la corrupción, pero ya debería haber resultados en este año y medio.

La crisis económica no se resolverá con generalidades sino con medidas concretas.

 

POSICIONAMIENTO DEL CONSEJO COORDINADOR EMPRESARIAL LUEGO DEL MENSAJE DEL PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR EL 05 DE ABRIL DEL PRESENTE DESDE PALACIO NACIONAL

 

ES TIEMPO DE UNIDAD Y RESPONSABILIDAD

Ciudad de México, 06 de abril de 2020.- Escuchamos con atención el informe y la propuesta económica anunciada ayer por el Presidente de la República ante el impacto de la pandemia Covid-19 en México.

Reconocemos los avances en los programas sociales del Gobierno de México y damos la bienvenida a algunas de las medidas, como su compromiso a aumentar la inversión pública para generar empleos, la ampliación del programa de créditos de la banca de desarrollo y de las instituciones de vivienda, y su instrucción al SAT para apresurar las devoluciones pendientes de IVA a las empresas.

Desafortunadamente, nos parece una respuesta incompleta ante la gran dimensión de la crisis que enfrentamos.

Desde el 18 de marzo, el CCE envió al Presidente una propuesta para preservar el empleo formal e informal de 36 millones de mexicanos mediante acciones inmediatas para apoyar la sobrevivencia de las pequeñas y medianas empresas.

El 2 de abril, presentamos al Presidente un plan para suscribir un gran convenio nacional entre gobierno, trabajadores, sector social y empresarios para transitar los siguientes noventa días, que serán críticos.

No pedimos reducción de impuestos, ni privilegios, ni concesiones. Siempre hemos puesto a los trabajadores, sus familias y al país como nuestra prioridad. Nuestras propuestas aún no han sido tomadas en cuenta.

Nuestro objetivo es proteger el empleo, los salarios y los ingresos de las familias; sentar las bases para una recuperación inmediata; evitar que la crisis de liquidez se convierta en una crisis de solvencia; y contar con recursos para continuar los programas sociales.

Hace un par de meses los empresarios de México presentamos nuestros 10 principios de dimensión social. Y también nos comprometimos a impulsar una relación responsable y propositiva con el Presidente de la República, exigiendo reglas claras, certidumbre jurídica, normativa y económica para las inversiones.

Lo que queremos es incidir positivamente en las políticas públicas para beneficio del país. México es de todos; y todos somos mexicanos.

Como mexicanos, siempre hemos estado unidos ante la adversidad. Siempre hemos sacado lo mejor de nosotros mismos: la fraternidad y la solidaridad. La crisis del Covid-19 nos obliga a unirnos una vez más. Es momento de propuestas y de acuerdos.

El buen juicio es esencial en tiempos difíciles. Lo concreto importa más que las generalidades. Se requiere tener sentido de la realidad. Todos esperamos que un estadista nos muestre su sabiduría; que esté familiarizado con los hechos relevantes; y que actúe. El liderazgo siempre exige un buen criterio; nunca dejar que las pasiones ni la emoción nos impidan hacernos las preguntas fundamentales.

En este momento de crisis, posponer decisiones es en sí una mala decisión. Cada día perdido se traduce en un mayor daño para las familias mexicanas. El Presidente de México cuenta con nosotros en su proyecto de vencer a la corrupción, a la pobreza extrema, a la inseguridad y a la crisis del Covid-19. Pero también salvemos juntos los empleos y los ingresos de las familias.

Es tiempo de que trabajemos juntos en un gran acuerdo nacional. El Presidente de la República puede confiar en nosotros porque también buscamos el bienestar de México. Es tiempo de unidad y de responsabilidad.

Etiquetas
Mostrar más

Articulos Recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close