DestacadasPolítica

Se va en 10 meses y deja todo a los militares

Entre sus últimos decretos de este año, el Presidente entrega otros 4 aeropuertos al Ejército, que ya controla 17

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano,

Director General de la Revista Macroeconomía

El Presidente se va en 10 meses y entrega todo, o casi todo, a los militares: construcción de trenes, puertos y aeropuertos, hoteles turísticos, aduanas, reparto de medicinas, una línea de aviación y una Farmacia Gigante, para entregar medicamentos en todo el país.

Al mismo tiempo, El Jefe del Ejecutivo redobla su ataque al Poder Judicial con el afán de destruirlo y poner a nuevos ministros que respondan a su voluntad política y administrativa, siguiendo minuciosamente el manual de la construcción de las dictaduras de Venezuela, Cuba y Nicaragua, donde sólo la voluntad del Presidente rija por encima de los Poderes Legislativo y Judicial.

En realidad, en la práctica dejaría de existir la división de poderes como establece la Constitución Política de México y sólo se dejaría el apoyo de los militares al Ejecutivo Federal.

A esto se reducen las acciones presidenciales de los últimos tiempos, cuando es evidente el apresuramiento que se nota en el Presidente Andrés Manuel López Obrador, al ver que el tiempo se le viene encima y que tendrá que entregar la Presidencia de la República a las 12 de la noche del 30 de septiembre del año próximo.

Las prisas le agarran al Presidente porque las Elecciones Presidenciales serán dentro de seis meses, el 2 de junio del próximo año 2024 y esa misma noche habrá una Presidenta Electa, que por cierto él mismo no está seguro de que sea Claudia Sheinbaum, sino que podría ser Xóchitl Gálvez, siendo predecible un voto de castigo de las clases medias y clases populares a su ineficiencia, a la falta de medicinas y hospitales, al desastre en la educación pública y una fallida política de seguridad pública de “abrazos, no balazos”, que pasará a la historia como ocurrencia que llevó a la nación a la increíble cifra de 180 mil asesinatos en el sexenio y a un estado de inseguridad en las carreteras y amenazas a las empresas y empresarios de todo el país.

EL PRESIDENTE PRETENDE APOYARSE EN EL EJERCITO

En su salida, el Presidente López Obrador pretende apoyarse en el Ejército, pero los altos mandos son institucionales y cumplirán con él hasta el último minuto del 30 de septiembre de 2024; pero a partir de entonces tendrán la misión de cuidar a la nueva Presidenta de México, ya sea Xóchitl Gálvez o Claudia Sheinbaum.

En la ceremonia conmemorativa de los 200 años de la creación del Colegio Militar, celebrada en Xalapa, Veracruz, asistieron los Secretarios de la Defensa que pertenecieron al Gabinete de Felipe Calderón, de Peña Nieto y el actual Secretario, Luis Cresencio Sandoval, ya que el General que sirvió a Fox falleció; esa fue una demostración de institucionalidad que hicieron ante el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, en el sentido de que los militares obedecen la ley y sirven a los mandatarios solamente mientras están en sus cargos.

Así que por más obras que les otorgue para construir y compañías comerciales para dirigir, a los militares, por más compañías aéreas o de trenes u hoteleras, eso no será suficiente para que le reconozcan poderes después de su Mandato que terminará a las 12 de la noche del 30 de septiembre del próximo año de 2024.

Mostrar más

Articulos Recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver también
Close
Back to top button