DestacadasPolítica

Luis Rubio predice los 3 escenarios que seguirán para México con López Obrador

El TMEC; la promesa de Cero Déficit Presupuestal y Trump candados para la acción política del Presidente

El Presidente del Club Rotario de la Ciudad de México, Lic. David Bortolucci, al centro; Dr. Luis Rubio (2do de i. a d.) Lic. Mauro Jiménez Lazcano, nuestro Director General (1ro de i. a d.); Enrique Fernández (4to de i. d.) y Tere Villanueva

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano, Director General de Revista Macroeconomía

 

Ante los Rotarios de la Ciudad de México, el experto politólogo Luis Rubio pronosticó que el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador proseguirá hasta el final con una línea moderada debido a tres factores que se le han impuesto como candados: el TMEC, que fue firmado por Peña Nieto; el Cero Déficit Presupuestal y el Presidente Donald Trump de los Estados Unidos, a quien no quiere enfrentar.

El científico politólogo Luis Rubio dijo que: “es falso que en el Gobierno existan altos funcionarios moderados y radicales, porque el único que manda es López Obrador y todos hacen lo que él indica”.

“El Cero Déficit Presupuestal es un candado que el propio Andrés Manuel López Obrador se impuso al tomar posesión de la Presidencia y lo cual ha mantenido hasta el momento”.

“El TMEC es un candado que firmó su antecesor el ex Presidente Enrique Peña Nieto y el cual ahora él mismo ha firmado y promovido, lo que resulta positivo”.

“Y el tercer candado es el propio Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cuya reelección puede ayudar a mantener la línea moderada de Andrés Manuel López Obrador, lo que resultaría en beneficio de la economía mexicana y un aterrizaje suave del final del Gobierno actual mexicano”.

El distinguido estudioso de la política mexicana indicó que siempre hay que considerar la posibilidad de “un factor sorpresivo”, que esperamos no ocurra, para que la economía, la política y la sociedad, sigan por un cauce más o menos moderado, expresó Luis Rubio.

El Dr. Luis Rubio, recibe el reconocimiento del Club Rotario de la Ciudad de México, con él, el Lic. David Bortolucci, Presidente del mismo Club; Valeria Sánchez Mera a la izquierda

Versión estenográfica de la Conferencia Magistral del Doctor Luis Rubio, Presidente del CIDAC, del día 10 de marzo de 2020 ante Rotarios de la Ciudad de México

Luis Rubio.- Y comienzo por cuatro puntos de partida, que en cierta forma enuncian la conclusión a la que quiero llegar; Primero que nada, todos los Gobiernos del mundo, no importa el color, el país, el lugar, el estilo, todos los países del mundo enfrentan en algún momento una crisis; algunas son del tamaño de Pearl Harbor como lo que le pasó a Roosevelt, o septiembre 11 para Bush, o la expropiación de los bancos o el sismo aquél o Ayotzinapa para Peña; y esas circunstancias tienden a marcar a los Gobiernos, algunas les permiten crecer y convertirse en unos verdaderos potentados, otras son el final de su Gobierno, de todo hay, les estoy hablando de las dos cosas, igual que en el resto del mundo, son crisis que marcan, yo creo que todos queremos evitar una crisis pero no es evitable, sí esto es importante, porque va a determinar a dónde va el país en los próximos años.

Segundo punto: que llegue o no llegue la crisis, el país va a seguir existiendo, y esa es una cosa que es evidente para quienes ya pasamos las crisis de los 70´s, de los 80´s y de los 90´s; cuando empezó esa era, era fácil pensar que el país se moría, se acababa y todo era una hecatombe; no es cierto, puede mejorar, puede empeorar, pero el país va a seguir existiendo; la pregunta es: ¿cuáles son las características que tendrá en esa etapa?

Tercer punto es que ningún gobierno, no importa los objetivos que tenga, puede ignorar las realidades estructurales; la naturaleza humana, si ustedes quieren y esto es cierto desde la demografía hasta las características particulares de cómo funciona, cómo produce, qué produce, qué fronteras tiene, en qué país y cuáles son los miedos y las preocupaciones reales de su población; esto limita los márgenes de maniobra que tiene cualquier Gobierno y esto nos dice, sirve para responder a la pregunta obvia: México nunca va a ser Venezuela, no importa que tanto daño nos pueda llegar a hacer López Obrador, nos podemos parecer a otros países y ahorita es más probable por ejemplo, parecernos a Argentina, subidas y bajadas, crisis y luego periodos de calma y tranquilidad, no digo que vaya a pasar eso, pero es más imposible eso, por nuestras circunstancias, que en el caso venezolano, no tenemos nada parecido a Venezuela.

Y el cuarto punto, que no es desdeñable y no es despreciable: López Obrador se ha autoimpuesto dos candados; que en el orden que los mantenga y yo creo que no vaya a abandonarlos, van a determinar los límites absolutos a lo que pueda hacer; un candado es el déficit fiscal que le hace imposible gastar más allá de lo que ingresa a las cuentas fiscales y de hecho, está siendo tan ortodoxo como el más ortodoxo de los gobiernos que hemos visto en el pasado, eso no garantiza que no va a haber crisis pero, esto es una influencia dramática con todos los países, con todos los gobiernos que tienen características similares a los que quieren rebasar sus fronteras que quieren promoverse a si mismos y demás.

El otro es el Tratado de Libre Comercio, aunque la negociación se comenzó, desde que se empezó, la forzó Trump y la inició el Gobierno de Peña, siendo López Obrador nunca se hubiera concluido, simplemente porque él fue instrumental en hacerlo, si de verás hubiera querido en limitar o hacer posible una táctica fundamental, simplemente hubiera dejado que las cosas pasaran y por el otro que no pasaran en el caso del Tratado y en ese sentido eso es otro límite que se autoimpone; entonces, va a haber muchos problemas porque es muy difícil conciliar sus objetivos con esos dos candados, pero en la medida en que los mantenga, les repito, yo creo que no los pueda abandonar porque él después los va a mantener, en esa medida el daño va a ser menor de lo que podría ser en otras circunstancias.

Por otro lado si vemos lo que pasó este último fin de semana, no estamos demasiado lejos de saber cómo va a reaccionar, porque va a haber cosas que ya estamos viendo, como la crisis del virus famoso, como los precios del petróleo, como el sistema de salud que está hecho un caos; todas estas cosas, tarde o temprano se van a juntar y pueden salir otras que no son previsibles y aquí me parece interesante una cita de Maurice Harold Mcmillan, quien fue Primer Ministro inglés, que una vez un periodista le preguntó que, ¿qué es lo que más le preocupaba como Primer Ministro?; y su respuesta es aplicable a cualquier cosa, dice: “lo inesperado”; lo inesperado, porque aunque podamos saber que puede llegar algo, entonces, sí nos imaginamos circunstancias, lo que no sabemos es cuales van a ser, van a ser buenas, van a ser malas, cómo va a reaccionar el Gobierno frente a eso; ese es el gran tema de lo que viene.

Y quisiera yo hablar de cuatro cosas; primero, por qué ganó López Obrador y estoy hablando de los factores estructurales, por qué ganó; segundo, quién es, qué es lo que lo anima; tercero, cuáles son los dilemas que estamos enfrentando y cuarto, qué escenarios tenemos frente a nosotros, o sea, hacia donde vamos.

Primero, por qué ganó; para quienes vivimos las crisis de los 70´s de los 80´s, los años posteriores al 95 y los primeros 15 o 20 años de este siglo, fueron años bastante tranquilos y bastante buenos, no era el mundo perfecto ni era lo que habían prometido los políticos en sus planteamientos, en sus promesas en sus campañas, pero las cosas estaban tranquilas, la cosas funcionaban, había suministro donde se requería, no había escasez de ningún tipo, etc.; pero las cosas no estaban tan bien como decían que estaban o que estarían y la razón de ello es muy sencilla, las reformas que se hicieron del 83 en adelante fueron indispensables, pero se hicieron, la manera como las condujeron los gobiernos de 82 en adelante, fueron para evitar que el PRI originalmente perdiera el poder, es decir, fueron trazadas para tratar de que la economía funcionara sin alterar el orden político; y en esa medida lo que pasó es que no se afectaron muchos intereses, se afectaron muchos, pero no se afectaron muchos otros y eso impidió que los beneficios potenciales fueran generalizados y a todo mundo les llegara.

Con atención, integrantes del Club Rotario de la Ciudad de México escuchan la presentación del Dr. Luis Rubio; de i. a d. Francisco Contreras, Pablo Limón, Uwe Smid, Engelberto Padilla y Genaro Sevilla Ríos

Y aquí es donde los Millennials, los jóvenes que por primera vez votaron en masa en esta elección del 2018, que esas son las cifras, con fechas artificiales que son personas que típicamente nacieron anteriores al 83 y 2001, me parece que es el periodo y que por primera vez votaron en 2018, es decir, por primera vez ya fueron lo suficientemente grandes para determinar el resultado de la elección, y ese grupo, lo que dijo, muchos son parte de nuestros hijos o nietos; ese grupo lo que le dijo al electorado fue: “no es cierto que estaban  las cosas tan bien”, o cuando menos que chocaba el discurso político con la realidad que ellos vivían todos los días; cuando mi padre hablaba de la Segunda Guerra Mundial, para él era vívida, porque ahí había estado, la conocía, para mí era historia y lo mismos es cierto de las crisis para mis hijos, para mi eran circunstancias reales que las tuve que responder, para ellos era una historia de un cuento y, toda esa población, decidió la elección; López Obrador tiene una base del 30% del electorado pero, ganó con el 53%; ese 23% adicional son 99% Millennials, personas que igual cambiaron la historia de la elección, pero también mañana pueden empezar a votar por “Perico de los Palotes”,   porque igual no tienen una adhesión a una organización en lo particular, si lo ven en términos de bienes raíces, es la primera generación en décadas en el mundo, no nada más en México en que no está como primera opción “comprarme mi casa”, muchos de ellos rentan y piensan cambiarse con facilidad, es una manera distinta de ver las cosas.

Segundo tema es que durante el siglo XX el gran éxito mexicano fue la movilidad social; personas que vivían en lugares muy modestos, podían llegar a ser empresarios muy prominentes, o si quieren, la historia fantasiosa del Benito Juárez que de ser un campesino pobre, llega a ser el Presidente de la República; esto era posible hace un siglo, hace dos siglos, es mucho menos posible en la actualidad; y hay razones estructurales también para ello; por decirles un ejemplo, cuando se inventa la máquina de vapor, imagínense un tractor motorizado por una caldera de vapor, empieza a desplazar a cientos de personas que trabajaban en el campo, pero manejar un tractor, era facilísimo, no tenía chiste, se sube uno, en un ratito maneja las palancas y empieza a sustituir lo que existía antes, o sea, había un desplazamiento de personas y un gran desempleo, pero la tecnología no era ciencia del espacio; hoy en día, la tecnología es digital y eso requiere una educación y una formación de la manera de ver al mundo totalmente distinta, o sea, no simplemente podemos sacar a una persona de la zona rural y ponerla en una computadora y haber qué pasa, no  hay manera de que hagamos eso.

Ese es un cambio dramático que hace que la movilidad sea infinitamente menor y en la medida en que no resolvamos problemas fundamentales de educación, en esa medida es imposible que el mexicano más plural en términos estadísticos, la mayor parte de los mexicanos puedan acceder a los beneficios del desarrollo como hemos tenido la oportunidad otros; es decir, no nada más es quienes son nuestros padres, es también la incapacidad o el sistema ha hecho imposible que quienes no tienen acceso a esos beneficios, puedan crecer y desarrollarse en los más altos niveles.

Si ustedes ven la diferencia en la elección por ejemplo del 2018, la mayor abstención ocurrió en Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro y Nuevo León; la menor abstención ocurrió en Oaxaca y en Chiapas, y es paradójico porque los Estados que más rápido y que mejor crecen Aguascalientes crece a 6 y medio, siete por ciento y lleva 43 años a ese ritmo, ya tiene siete veces el tamaño de la economía que tenía con la que empezó; Oaxaca difícilmente mantiene el tamaño de la economía que tenía hace 40 años;  y la diferencia es fundamentalmente una, la CNTE; la Coordinadora de Maestros que es una mafia que se dedica a proteger sus intereses y por lo tanto a impedir que se establezcan negocios; entonces cuando una empresa busca, si se va a establecer en Puebla o en Oaxaca, pues es mucho más atractivo Puebla que Oaxaca porque ahí no tiene esa extorsión que constituye la CNTE. Entonces, no es gratuito que tengamos esos problemas; y esos son los temas que México tiene que resolver y que no ha resuelto.

La tercera razón por lo que cuestiono la elección, es porque Enrique Peña Nieto no entendió por qué ganó y no entendió para qué ganó; el Estado de México es el Estado de eternos políticos, es el Estado más retrograda que hay en el país, es la clase política más retrógrada, más ensimismada que existe, que llega a ser el primer Presidente, luego de ser Gobernador sin jamás haber tenido un puesto federal o a nivel en el Congreso o de Gabinete y eso lo que hizo fue profundizar y hacer más agudos los problemas que tenía el país y los que tenía su propio partido.

Entonces, ya lo incorporó específicamente y eso fue el comentario; que si fuera con el Candidato apropiado, que si afectó al otro candidato a Ricardo Anaya; que si hizo la negociación con López Obrador; puedo comentar cualquiera de estas pero, es trivial, el punto de fondo es que la gente se volcó hacia López Obrador simple y sencillamente porque Peña Nieto había sido un desastre, había sido un engaño, es decir, desde la perspectiva del votante como un prototípico de ese 53%, simplemente no veían en Peña a una persona que ameritaba continuar con ese mismo proyecto.

Rotarios del Club Ciudad de México, entre ellos el Señor Frank Devlyn (3ro de i. a d.), ex Presidente Mundial; nuestro Director General, Lic. Mauro Jiménez Lazcano, (1ro de i. a d.); Rotario Salvador Padilla Cano (4to. de i. a d.)

¿Quién es AMLO? López Obrador es primero que nada es un priísta, es el último de los priístas, para quienes leyeron el libro de “El último de los mohicanos” es el último de los Priiscanos; es un priísta de los años sesenta que se quedo atorado ahí; él considera que todo lo que ocurrió de 83 en adelante después de la crisis que hace un rato les relataba, lo que decía Don Ernesto Maurer, él considera que todo lo que se hizo y creo que es exacto, lo que México necesitaba y creo que necesita es, fue equivocado, estuvo mal y fue corrupto; y no dudo que haya habido corrupción en muchas cosas, no hay ninguna duda; y todo se resuelve, simplemente regresando a donde estábamos y ese es el “Quid” esa es la esencia; hoy en la mañana, estaba yo viendo la mañanera y estaba hablando del IMSS-Coplamar, un proyecto que inició Echeverría, entonces, refrendo esa alusión de que lo que funcionaba entonces, funciona ahora; tuvo una expresión en la campaña en lo que dijo hace 50 años, la economía crecía, no había violencia y había orden; hoy, hay violencia, la economía no crece y el orden es un enorme desorden; la diferencia es que había una Presidencia fuerte que mandaba; y eso es lo que se ha dedicado a hacer; su proyecto, es un proyecto de centralizar el poder, para  poder decidir por todos, cómo deben funcionar las cosas.

Él sin embargo no es absolutamente nada ideológico, es cero ideológico; es una persona que tiene ideas muy fijas, que es diferente; tiene ideas muy fijas que todas se remiten a cómo funcionaba el país en los años sesenta, incluso los setenta; todo es político, todo es para fines electorales y todo es sobre él; y entonces, no puede admitir que haya una manifestación de la seguridad en 2004, cuando era el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, ni de mujeres este fin de semana, porque es sobre él; entonces, como había una marcha implica que lo están culpando a él y no puede aceptar que es un tema que podía funcionar, no me queda duda que en su fuero interno, su candidato ideal para sucederlo es Claudia Sheinbaum; ésta era la oportunidad maravillosa para ella de convertirse en la líder del movimiento y sin embargo la dejó guardada en la casa porque esto le da que alguien lo rete y esto lo ve como un reto.

Pero el punto fundamental es que no es una persona de izquierda, es un priísta de los años setenta, con las ventajas y desventajas que eso implica; la economía, la seguridad y demás, son resultados de; no son las cosas que él tiene que dedicarse a hacer, si él centraliza bien el poder de manera autónoma, eso va a resultar en mayor crecimiento económico y mayor seguridad, entonces, no tiene que hacer nada en esos términos y por lo tanto él dice, “va requeté bien todo, porque estoy controlando cada vez más cosas”, el problema es que en esta etapa, él no controla todas las variables; se podían controlar las variables, cuando la economía estaba cerrada, cuando México era un país chico, cuando no había las comunicaciones que hay hoy, cuando un aparatito como el que traemos todos en la bolsa, tiene más capacidad de procesamiento de información que la nave  que llegó a la Luna; entonces, con estos rasgos en proporción; entonces, cuando todos tenemos el acceso a la misma información que él tiene, pues no hay manera que él pueda controlar.

Yo recuerdo que visitaba a una persona que esta aquí, en Los Pinos y que pues, controlaba la información porque iban los locutores de la televisión y checaban, qué iban a decir esa noche en los noticieros, hoy en día, a quién le importan, o sea, hay 50 canales de noticias y todo mundo las esta escuchando y recibiendo y viendo en el aparato del teléfono todos los días.

A pesar de todo lo que acabo de decir de López Obrador, esto es algo que no todo el mundo sabe, Cuando se le atora el carro, es una persona que no cambia de ideas, incluso él tiene una frase que utilizó en algún momento que es: “yo siempre pienso lo mismo, pero actuó según las circunstancias”; cuando Bartlett lo mete en un embrollo por los gasoductos y se da cuenta y le hace ver que es una locura lo que esta haciendo Bartlett, lo único que se dedica a hacer por la siguiente una o dos semanas es, cómo me salgo de este agujero y lo resolvió, lo resolvió de una manera en la que le va a costar más al erario, pero no se nota porque le va a costar los siguientes veinte años, en vez de los siguientes quince; veinticinco o treinta, no sé cuantos sean los años originales.

¿Cuáles son los temas del momento? El primer gran tema, es que el país del 2020 no es el país de 1970; la velocidad a la que las cosas ocurren es dramáticamente distinta, el ejemplo que les di hace un momento de Oaxaca y Aguascalientes es determinante; vamos a velocidades distintas, el país va caminando y depende del liderazgo político, del liderazgo empresarial, del liderazgo intelectual, de cómo van a funcionar las cosas en cada lugar, donde se ponen las pilas por no decir el anuncio, funcionan las cosas cuando no simplemente se estancan, no hay alternativa.

Hoy en la mañana estuve viendo en un evento donde el Presidente de Colombia y me impresionó porque su argumento de su Gobierno, de lo que hablo al principio y dijo: “yo llegue para que Colombia crezca y se desarrolle y cambié la Ley Fiscal de esta manera, A, B y C, y quiero escuchar a quienes están en Colombia y a quienes invierten en Colombia y a quienes quisieran invertir en Colombia, qué problemas hay para corregirlos de inmediato; pero lo que estamos buscando es inversión productiva que haga que crezca la economía, vamos a eliminar todos los impedimentos que haya”; ojalá hubiera sido aquí distinto.

Rotarios del Club de la Ciudad de México, atentos a la exposición del Dr. Luis Rubio, sobre la economía y la política nacional; de i. a d. Mauro Jiménez Lazcano, Tere Villanueva, Benito Marín, Enrique Fernández, Salvador Padilla y Eduardo Macías

La cosa es que si López Obrador no entiende que el mundo de hoy es digital; que el mundo de hoy depende de atraer inversión, que el mundo de hoy, los empresarios, los inversionistas tienen mil opciones y que si no se les atiende en lo que son sus necesidades, simplemente pueden ir a otros veinte lugares; veinte lugares antes de venir a México, y a algunos otros donde hay una oportunidad única, porque en América, Estados Unidos y China tienen un conflicto interminable; esto le abre oportunidades fantásticas a México; que si no las aprovechamos y si no creamos las condiciones para que se aprovechen las vamos a perder, una oportunidad más, quizá la última grande que está en el planeta.

Y estos son temas estructurales; tenemos un problema de instituciones, concentrar el poder, implica eliminar cualquier contrapeso; y eso es a lo que se ha dedicado a hacer, eliminar o neutralizar a la CRE, quiere hacer lo mismo con el INE, lo hace con la Comisión Nacional de Hidrocarburos; lo que hemos visto es la facilidad con la que puede eliminar estas instituciones; sugiere que pues no gozaron de un apoyo, de una credibilidad pública amplia, pero cumplieron con una función muy importante que en diferentes mercados específicos tenían consecuencias graves; por ejemplo, la CRE determinaba precios de transferencia entre empresas en el sector energético y el de electricidad, sin ello, no tenemos un mecanismo que funcione, y eso va a hacer que, primero que nada, que no quiera venir nadie, porque no tenemos certidumbre sobretodo de cómo va a funcionar.

De la misma manera al profundizar y fortalecer al Presidencialismo nos regresa a los dilemas que arrojó la expropiación bancaria; el Tratado de Libre Comercio, con Estados Unidos el primero en el 94, porque entró en operación en el 94, fue la respuesta a la expropiación de los bancos; es decir, después de la expropiación en el año 82, el país tuvo una enorme certidumbre por toda la década de los años 80; cuando llega Salinas y se da cuenta de que hay un programa de confianza enorme y busca maneras de resolver programas de confianza e intenta con pactos entre sectores y luego intenta con buscar algún mecanismo constitucional, nada de eso satisface a nadie, porque todo mundo sabemos que llega el siguiente Presidente y puede cambiarlo todo.

Y entonces su primer instinto fue abrirse a los europeos, garantizaban de alguna manera esto, no era una idea muy cuajada pero los europeos que estaban justo en el momento de la unificación europea, cuando después del colapso de la apertura del Muro de Berlín, le dicen: “Tú dedícate a tu mundo, porque aquí no va a funcionar”; y regresando de esa visita allá, decide ir a buscar a los americanos; la idea era: “si no podemos recibir nada aquí que garantice, cómo hacemos que alguien afuera nos ayude a garantizarlo”, y los americanos estuvieron dispuestos a crear un mecanismos que acabó siendo el Tratado, al principio no era una idea muy cuajada pero acabó siendo el Tratado que lo que hizo fue crear un espacio de reglas claras, confiables, predecibles para los inversionistas, los empresarios nacionales y extranjeros que quisieran participar en ese ámbito.

El problema es que el nuevo Tratado yo diría que es mucho más débil en ese sentido que lo que era el anterior y ahora han incorporado todos los temas fiscales que finalmente son mecanismos de intimidación de cadenas que están diseñadas precisamente para que el Presidente pueda decidir a quien castigar y a quien perdonar y eso obviamente no es un elemento que genere certidumbre en ningún mercado. No hay, como muchos dicen que hay moderados y radicales en el Gabinete, no los hay, hay diferencias de grado entre unos y otros; donde hay una diferencia muy importante es entre aquellos miembros de la Coalición de MORENA y cercanos al Presidente López Obrador que solamente creen que el futuro debe depender de que haya elecciones y de que hay algunos ya Secretarios o algunos miembros del Gabinete  o cercanos que están apostando por ser candidato o la candidata que siga y de esa manera ganar en las urnas; hay otros sin embargo que creen que lo que deben hacer es buscar la manera de quedarse en el poder porque la llegada en el poder por ahí me decían, no olvides me dijo, la frase de Fidel Velázquez que “llegamos por las armas y sólo con las armas nos van a quitar”,  hay algunos que piensan así, ahí si hay los moderados y los radicales.

El problema de MORENA es que no es un partido político, es un movimiento y López Obrador tiene una naturaleza tan anti institucional que le hace imposible aprender, le hace imposible construir una institución que incluso le serviría para perdurar y vemos en MORENA los problemas que tuvo en el PRD pero a la máxima expresión, porque son todas las tribus, todos los conflictos internos, los diversos intereses que hay dentro del partido compitiendo entre si.

En el fondo y con esto termino esto, se trata de una rebelión de los políticos contra los tecnócratas; y el problema de esto es que sí hay una situación crítica en salud, en el ámbito financiero, no hay los equipos que podrían ser necesarios o serían capaces de llevar a cabo las acciones que tendrían que emprenderse y esto es algo que es terriblemente preocupante; cuando se da la crisis de 94 a finales de diciembre de 94, Zedillo puede haberse enojado, puede haber hecho un berrinche, lo que sea, pero sabía exactamente lo que había que hacer y tenia al equipo que podía hacerlo; hoy en día no hay nada de eso, ni en salud, ni en finanzas y esto es extraordinariamente delicado, los que saben operar pues no están ahí, y consideren los riesgos que estamos enfrentando: el Coronavirus, el petróleo, la salud, las protestas femeninas, el tipo de cambio y el estancamiento de la economía, y me entretengo un instante en esto.

El estancamiento de la economía, porque a diferencia de la inflación, que a todo mundo afecta y que todo mundo se da cuenta rápido que se va erosionando su poder de compra, el estancamiento afecta de manera distinta a cada quien y no es incongruente, porque el estancamiento afecta; a quien está buscando empleo, no consigue; afecta a quien tiene un restaurante y pues ya no se le llenan las mesas; afecta a los peluqueros que antes tenían personas que iban cada dos semanas y  ahora van cada tres o cuatro, es decir, el estancamiento implica una disminución del gasto gradual según a cada quien “como le va en la feria”, y ese es el fenómeno que estamos experimentando, no hay inversión privada por lo tanto no hay crecimiento y por lo tanto quienes están buscando empleo y quienes están buscando crear algún negocio no pueden hacerlo o no tienen condiciones para llevarlo a cabo.

Y cualquiera de estos podría ser un disparador, de esto que les estoy diciendo que se va a dar contra la pared en algún momento; por otro lado el apoyo popular en las últimas semanas ha venido disminuyendo, de por sí, había una situación insostenible porque él tenía una popularidad, dependiendo de la encuesta a quien le guste entre 65, 66 y 70%; pero su Gobierno, su Gabinete y sus decisiones de política económica, hace ya seis u ocho meses que están y que ninguna ha salido del 25%, entonces, lo que dice esto es que su base dura, lo sigue apoyando en el Gabinete y las políticas públicas, pero el resto de los mexicanos ya no lo apoya en ese sentido; y cuando hay una diferencia tan grande de 40 a 50 puntos entre los diferentes componentes, pues tarde o temprano se van juntando y se están juntando hacia abajo, no hay otra manera.

Las últimas dos semanas ya hemos visto tres o cuatro encuestas que ya proponen, dependiendo contra cuál les gusta, entre 64 o 65; en cincuenta y tantos y cuarenta y tantos; pero si ustedes las ponen juntas, más allá del número exacto, la pendiente, la forma de la curva es exactamente la misma: es decir, no importa donde estaba el punto de partida, la bajada da igual; y la pregunta es si va a ser muy rápida o va a ser poquito a poquito; y sí hace una diferencia grande.

Rotarios de la Ciudad de México, comparten la mesa para escuchar al Dr. Luis Rubio; de i . a d. Omar Contreras, Frank Devlyn, Gustavo Rincón, Carlos Esteva, Juan Eduardo Limón y Joaquín Vizcarra

Y esto se ha estado haciendo evidente por el estancamiento, porque como pudieron ver en el video de Macuspana, cuando estuvo allá, que además es su ciudad, pues la gente le gritó y le dijo que no les estaban llegando los apoyos, que no les gustaba el Gobernador, que no les gustaba el Presidente Municipal; si estas cosas empiezan a ocurrir simplemente porque no se puede pretender que las cosas solitas van a pasar y que van a ocurrir sin que haya quien las está administrando y haciendo funcionar; y peor cuando crece el crimen organizado, sobretodo en la forma de extorsión; la CNTE es el mayor artista de la extorsión en un país, pero lo mismo es cierto de sindicatos, lo mismo es cierto de inspectores, al igual en empresas que las personas y en las casas; lo mismo en el fisco, lo mismo en las empresas grandes o las medianas o las pequeñas, las comisiones de los bancos, los partidos políticos; es decir, vivimos una economía de la extorsión, como dice Luis De la Calle.

Entonces, ¿qué sigue? Primero, que todo, tarde o temprano se va contra la pared y ahí es donde vamos a conocer realmente de qué está hecho; el camino por el que va es insostenible, afortunadamente no ha hecho locura y media, no ha exacerbado los indicadores, sobretodo los fiscales que son los que más rápidamente se deterioran y eso lo que hace es que no haya una sensación de estamos al borde de ningún caos.

Como decía yo antes, el control en el pasado era posible porque era una era industrial y en la era industrial los gobiernos tenían mucho control, y en la era de los servicios, en la era de la información, en la era digital, los gobiernos no tienen control de absolutamente nada; lo que realmente tienen que hacer es administrar la debilidad que tienen los gobiernos para hacer posible que la economía prospere a pesar de los Gobiernos.

Y nuestro problema principal, créanlo, no es la inseguridad, no son las drogas; nuestro problema principal es que tenemos un Gobierno muy débil, un sistema de Gobierno muy débil, no me refiero a la persona del Presidente, me refiero a todo el sistema; tenemos un sistema de Gobierno que nació en los años treinta del siglo pasado y que, ya no funciona en esta etapa; en un país tan grande y descentralizado, con una población seis veces mayor de la que había en los años treinta, pues requiere un sistema de Gobierno de abajo para arriba, necesita Gobiernos Municipales fuertes, con Gobiernos Estatales fuertes que funcionen en coordinación con la Presidencia, como funciona en los países serios.

Si hay países centralizados como Colombia, como Francia que funcionan o más o menos funcionan, a lo mejor unos mejor que otros, pero en nuestra dispersión geográfica y en nuestras características de nuestra frontera, ante el dinamismo que hay en la frontera norte hacen tremendamente difícil que eso vaya a poder funcionar.

Entonces repito, lo de lo inesperado, la pregunta es ¿qué va a ocurrir? ¿cuál es el factor que detone esto? Pero más importante es ¿Cómo va a responder? Y yo creo que hay tres escenarios viendo hacia adelante, y si quieren luego después en las preguntas profundizo; en un escenario es, que cambie, que se dé cuenta que por donde va, no va a llegar; y entonces requiere una cosa distinta, y déjenme decirles, ese es el escenario por mucho, el mejor, porque es un escenario en el que México si necesita reformas, reformas muy importantes, reformas muy profundas, que en los gobiernos anteriores en los últimos treinta años no han querido o podido hacer porque eso chocaba con los intereses que representaban y los limitaban.

La CNTE repito, es un buen ejemplo, no es lo lógico, hay innumerables elementos que impiden que se desarrolle Oaxaca o que se desarrolle Chiapas, por qué no se acaban unos cuantos gasoductos que les faltan cien metros para concluirse, pero hay algún grupo que está manifestando o impidiendo que se forme el último tramo del tubo para que pueda ya entrar en operación, es decir, chantaje puro, extorsión pura; éstas son cosas que él tiene la legitimidad, tiene la capacidad y no tiene ningún compromiso con quienes hicieron las cosas anteriormente, entonces, si cambiara, se haría eso, no creo que vaya a cambiar, estamos hablando les digo, en medio de ideas fijas.

Segundo escenario es que se paralice; es decir, que llegue al punto en el que las cosas si empujan más va a provocar una crisis y entonces llega a la conclusión que es mejor no hacer mucho más, que seguir adelante; yo creo que este es el escenario más probable, y porque lo creo, por una razón muy simple, porque él tiene, y esto es por una conversación que tuve con él hace algunos años, él tiene absoluto pavor de una crisis como la del 95; él en esa ocasión me dijo que esa había sido absolutamente formativa para él, que había sido un aprendizaje enorme de la destrucción que puede experimentar la sociedad y que él no quiere jamás estar asociado con una cosa como esa; entonces, un escenario de crisis financiera de la destrucción de familias, de pérdida de casas, de perdida de coches; en aquella ocasión me dijo de coches, casas, refrigeradores; ese es un escenario que él no quiere estar asociado, entonces, yo creo que es más probable que se pueda paralizar como consecuencia del riesgo de provocar una crisis que cualquier otra cosa.

Y el tercero es que se radicalice; y hay dos maneras en que se pudiera radicalizar, una es, que empiece a hacer todo lo que había dicho que no iba a hacer; a gastar por todos lados, a romper los límites fiscales, a desintegrar el Tratado, a decir que México se sale del Tratado, lo que ustedes quieran, yo no veo eligiendo  hacer eso, por las razones que les acabo de describir, pero si creo que es posible radicalizarlo en el sentido político y en sentido judicial, es decir, que empiece a atacar a todo mundo, que regrese a los “fifís” a los “conservadores”, etc., y que empiece a meter a la cárcel a diversas personas, clarísimamente está creando condiciones para poder meter a la cárcel a la mitad del Gabinete de Peña y en una de esas hasta el propio Peña; eso está haciendo, esta construyendo el andamiaje legal, Lozoya es un instrumento muy bueno a través del cual lo están buscando, no hay que ser un genio para verlo; en consecuencia, me parece que es más probable que acabemos con un Gobierno tremendamente mediocre, pero no un daño dramático a largo plazo, que un Gobierno que provoque una crisis escalofriante que conduzca a un escenario caótico como el que podrían ustedes ver en algunos otros países; nada es eterno y, como dice el dicho: “no hay mal que dure seis años”; Muchas gracias.

Grupo de Rotarios, en la sesión a que fue invitado el Dr. Luis Rubio; el primero de i. a d., Lic. Pablo Limón Mestre; nuestro Director General, de la Revista Macroeconomía, Lic. Mauro Jiménez Lazcano; Licenciada Cristina de Limón Mestre; Francisco Contreras y Engelberto Padilla

Versión estenográfica de la sesión de Preguntas y Respuestas en la Conferencia Magistral del Doctor Luis Rubio, Presidente del CIDAC, del día 10 de marzo de 2020 ante Rotarios de la Ciudad de México

Moderadora. – Damos paso a las preguntas que ustedes han dirigido a Luis; la primera de ellas la hace Arturo Castro, con su preocupación respecto a la política exterior y dentro de ésta política exterior, se refiere a ¿qué vamos a hacer respecto a migración, a derechos humanos? Aquí en su tercer punto, el Tratado de Libre Comercio y las relaciones con Trump y aquí tengo también una pregunta de Fall Perry, que dice precisamente con respecto a Donald Trump, ¿qué beneficios o qué perjuicios podríamos tener con su relación? Y, por último, ¿cuál es nuestra política exterior que se vislumbra hacia Centro América y Venezuela? Esa es la primera pregunta, parte de ella se ha contestado, parte de la que quieras ampliar, gracias, Luis.

Dr. Luis Rubio. – Muchas gracias; López Obrador considera que la mejor política exterior es una buena política interior; eso me lo ha dicho hasta el cansancio, no quiere una política exterior, no quiere tener una política exterior; no quiere viajar a ningún foro, no quiere ir a ningún otro país, yo dudo que vaya a salir mucho del país, de hecho, sino hubiera sido por Trump, la persona más aburrida de este mundo hubiera sido Marcelo Ebrard, el Secretario de Relaciones Exteriores, estaría encerrado en su oficina, esperando a que algo pasa; las circunstancias fueron tales que Trump obligó al Gobierno mexicano a actuar y a cerrar, a sellar la frontera del sur que México nunca había querido hacer, con todas las implicaciones de violaciones de derechos, de mandar a la guerra a soldados, porque bueno, al final de cuentas son soldados, sin instrucción, sin capacitación, sin formación para lidiar con un problema que es tremendamente difícil de resolver; y la verdad es que no ha habido ningún avance, ni ninguna comprensión de que esto tiene que resolverse de una manera distinta.

La única solución a Centroamérica y por tanto a la migración, es un desarrollo acelerado, un crecimiento de la economía acelerado en esos países, y no es distinto a lo que pasa en otros lugares, pero, lo que pasa es que eso no puede ocurrir si no hay condiciones de seguridad, condiciones de estabilidad que permitan resolverlo; la solución de largo plazo es un Plan para Centroamérica, en el participarían México, algunos países caribeños, quizá Colombia, pero en el fondo los que van a tener que financiarlos si van a querer que se haga algo van a ser los americanos; no están ni dispuestos a hacerlo; no pues si, pero los americanos al final no están indispuestos en la medida en la que haya un plan que funcione y yo no he visto que haya un plan que funcione, estamos en un círculo vicioso.

Yo repito, lo de Venezuela yo no creo que sea un modelo para México, puede haber algunas formas, algunos programas que López Obrador le copié a Chávez más que a Maduro; el tema de Trump, es un tema distinto, no hay duda que López Obrador hace todo lo posible por no entrar en conflicto con Trump; en ese sentido, es el único contrapeso que tiene, entonces, por eso hay muchos mexicanos que piensan que el escenario menos malo para México irónicamente es que Trump se reelija, simplemente porque eso limita las opciones de López Obrador, los demócratas en esa lógica serían más fáciles de convencer, más fáciles de mediatizar y por lo tanto le darían más cancha para hacer cosas. Ustedes decidan lo que crean que es mejor.

Moderadora- – Aquí tenemos una pregunta, pero desgraciadamente quien la hace, se olvidó de poner su nombre; ¿es cierto que AMLO nació en El Salvador en el año 1949 y no nació en Tabasco? Si puedes contestar eso, te vamos a comprar una esferita de elección de la suerte y demás…

Dr. Luis Rubio. – Déjame ver esa esferita primero; este, no, no tengo idea, lo dudo porque él tiene un hermano mayor que nació en Tabasco, sus papás tenían una tienda en el sur de Veracruz; yo no creo que sea probable esa idea, y en el peor de los casos, que diferencia hay, ese es el mismo argumento que se utilizó en los Estados Unidos, que Trump utilizó para tratar de desacreditar a Obama, que no nació en Estados Unidos, que era Musulmán y demás; a lo único que lleva es a mayor polarización y a una discusión de cosas que no son importantes, es entrar en un juego de no hacernos los mismos para no hacer por el país para no hacer la misma ola.

El Club Rotario de la Ciudad de México aplaude a la rotaria Mercedes Aragonés Ruipérez que expresa los principios fundamentales del rotarismo mundial, y la función que ha realizado aquí esa institución civil, que cumple cien años de servicio en México; de i. a d. Mesa de Honor: Sandra Blanco, Susana Gómez y Canalizo, Juliane Radecke Joswig, Luis Rubio F, David F. Bortolussi, María Cristina Arrieta, Angélica de la Vega, Paulina Artega y Valeria Sánchez

Moderadora. – Gracias; Omar Contreras Madalá, nos pide: ¿habrá crecimiento económico de México para este año? ¿hasta cuánto podrá llegar el tipo de cambio? ¿Qué debe hacer México para poder crecer económicamente?

Dr. Luis Rubio. – Entre los economistas hay el chiste de “si movemos el tipo de cambio o el cambio de tipo”; qué se necesita, se necesita inversión, y la inversión requiere de condiciones para que la gente se sienta cómoda para invertir; el otro día presencié en un debate que participé y que llevó a cabo un periódico, en el que una persona cercana a López Obrador y además creyente de López Obrador, decía: “es que es increíble que los empresarios no están invirtiendo cuando el país necesita inversión, necesita crecimiento, necesita crear empleos, necesita crear riqueza”; y la otra persona le contestó: “bueno, evidentemente sí, pero hay muchas casas y tu dices que hacer, hacemos a donde hacer, tú quieres hacer una casa, por qué no pones tu casa; no, porque hay mucha incertidumbre, bueno, por las mismas razones, los empresarios; no están invirtiendo porque no hay reglas del juego claras; y en lugar del Presidente, elimina los pocos elementos que estaban diseñados para generar certidumbre, para hacer creer que era una limitante real, todos sabemos que los presidentes desde de hecho, de Salinas en adelante se sintieron; o sea, cumplían porque se sentía que era importante cumplir, no porque tenían el pleno poder para dejar de cumplir; pero López obrador lo que hizo fue eliminar esas limitantes y con eso elimina cualquier fuente de certidumbre que hay y así, como tomó muchos años resolver el problema de la expropiación de los bancos, va a tomar muchos años restaurar la confianza

Al final de cuentas, nadie está peleado con su dinero, ya sea ahorros, sea inversión, sea fuera lo que fuera, y todos en lo personal buscamos cómo cuidamos nuestras cosas; y unos lo hacen comprando propiedades, otros lo hacen comprando dólares, otros lo hacen guardando dinero debajo del colchón, cada uno lo va a hacer a su manera y a su estilo y no son distintos los empresarios de los ciudadanos comunes y corrientes; por su ahorro quieren estabilidad económica.

Moderadora. – Muchas gracias; respecto a esta pregunta que nos hace Pablo Limón, ya hablaste al final de tu exposición de ella, no se si querrá añadir algo con la situación actual, de concluir su mandato, ¿cómo visualizas terminará económica y políticamente su sexenio?

Dr. Luis Rubio. – Estamos en un momento difícil para predecir algo así, porque está tan cambiante el ambiente y volátil que cualquier cosa es posible; si uno quiere encontrar el tipo de disparadores potenciales para que volemos adelante hay todos los que quieran y algunos se van a agudizar, por ejemplo, la razón por la que el tipo de cambio está estable no tiene nada que ver con López Obrador, no tiene que ver con nosotros como ciudadanos, tiene que ver con la información de las tasas de interés que el Banco de México tiene; la razón de las tasas de interés o sea, en México las tasas son del 7% y en Estados Unidos, no llega ni a uno en el estimado en diez años, está en 9 punto 50 y algo, apenas en el de la semana pasada; entonces hay 6 y medio puntos de diferencia entre una y la otra, eso hace muy atractiva para grandes fondos de inversión de comprar papel gubernamental, comprar CETES o lo que fuera; en el momento en que esas tasas empiecen a contraerse, la diferencia se empiece a contraer, va a dejar de ver atractivo de comprar esos bonos y ahí, los dos subgobernadores que ya fueron nombrados por López Obrador, están insistiendo sistemáticamente en disminuir las tasas, que es como darse un tiro en el píe; entonces ese tipo de cosas, son muy delicadas, incluso, no las cosas grandotas, pero las cosas chicas pueden hacer influencia muy alta y no tienen que ver directamente con él, hay demasiados mitos desafortunadamente en el grupo que él comanda, o que son asociados o cercanos a él.

Entonces, yo creo que, si él no deja de mantener los dos candados que les mencioné al principio; en rigor, la cobardía, es que acabemos el sexenio; un sexenio mediocre, en el que la economía en el mejor de los casos se mantenga en donde estaba, no crezca gran cosa, pero tampoco haya una catástrofe ni una crisis mayor, ni nada por el estilo; yo creo que no es un escenario imposible, pero va a requerir mucho cuidado en generar incluso eso, gracias.

Moderadora. – Y por último Luis, Víctor Hernández pregunta: ¿A quién dejaría Usted del Gabinete de AMLO?

Dr. Luis Rubio. – La verdad es que da igual, porque él es el que decide todo, es su estilo, cuando estaba en el Gobierno del DF, también era lo mismo; había una persona en el Gabinete del DF que también está en este Gabinete al que le hablaba de Usted y con el que tenía relación, le acreditaba líneas generales de funcionamiento; a todos los demás los trataba como sus empleados y así lo mismo funciona aquí, tengo un amigo Secretario que me dice: “que nunca ha tenido una chamba –palabras de él– en la que sus prioridades se las redefinen cada 24 horas en la mañanera”; entonces, no puede funcionar un Gobierno de esa manera; entonces, realmente no importan quien esté a cargo mientras el que decide todo es una persona; entonces, no es quien yo quisiera, da igual, no hace ninguna diferencia, les puedo dar los mejores nombres, pero eso no resuelve el problema; a mi lo que me asusta del Gobierno es que si nos encontramos en una situación crítica, lo que les decía yo de Zedillo.

Zedillo, él y su gobierno o quien haya sido cometió errores importantes que le costaron la devaluación en el 94 y la crisis que le siguió en todo el año del 95, pero sabía cómo enfrentarla; ahorita, no hay ni el estado anímico para hacerlo, ni el equipo para llevarlo a cabo; entonces, es riesgo ahí, y no es el gasto de la operación, es en cualquier cosa; los financieros lo tratan por el déficit fiscal, no es una cosa por lo menos catastrófica por lo menos en este momento, pero cualquier cosa puede ocurrir, y puede ocurrir de la manera más inesperada porque puede venir de cualquier lado, cualquier circunstancia ya les di algunos ejemplos que pudieran ser disparadores y que son impredecibles.

Les agradezco muchísimo la oportunidad. Muchas gracias.

Moderadora. – Muchas gracias y le pedimos a nuestro Presidente David pueda hacer la entrega de un reconocimiento muy merecido y les doy las gracias.

Presidente del Club. – Al Doctor Luis Rubio, en nombre de este Club le hago entrega de nuestro libro desde 1921 hasta el año 2006; y también antes de que se retire le tenemos un pequeño reconocimiento por escrito por su ponencia, deseándole el mejor de los éxitos.

Presídium de la reunión del Club Rotario de la Ciudad de México en la sesión en la que participó el politólogo Luis Rubio; de i. a d. Sandra Blanco, Susana Gómez y Canalizo, Juliane Radecke Joswig, Dr. Luis Rubio F., David F. Bortolussi, María Cristina Arrieta, Angélica de la Vega, Paulina Arteaga, Valeria Sánchez Mero de pie: Mercedes Aragonés Ruipérez
Etiquetas
Mostrar más

Articulos Recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close