DestacadasEntrevistaInternacional

La Pandemia y la Política Internacional

México Necesita un Plan de Recuperación Económica Nacional

Conferencia para Radio Universidad Autónoma de Tlaxcala del Lic. Mauro Jiménez Lazcano, transmitida el 27 de julio de 2020

 

Agradezco cumplidamente al señor doctor José Guadalupe García, Director de Radio Universidad Autónoma de Tlaxcala, esta oportunidad tan valiosa que me da, para tener contacto con ustedes; tanto con la comunidad universitaria como con la comunidad tlaxcalteca de los diversos sectores de la sociedad; así que nuevamente muchísimas gracias señor doctor José Guadalupe García por su amable hospitalidad.

Y paso yo pues a expresarles unas breves reflexiones sobre la realidad actual nacional e internacional; unos minutos de charla sobre observaciones de la actualidad mezcladas con algunas experiencias que su servidor ha tenido.

Les recuerdo que soy el licenciado Mauro Jiménez Lazcano economista de la Universidad Nacional Autónoma de México de la Escuela Nacional de Economía y que he tenido una larga trayectoria de periodista y economista en los últimos 55 años; y la reflexión que quiero ofrecerles hoy a ustedes es sobre a dónde nos llevará a la pandemia en materia de política internacional.

En el siglo pasado, se registraron cambios sumamente profundos en las relaciones internacionales, que incluyeron, la Primera y la Segunda Guerra Mundiales y luego la creación de la ONU; la Guerra Fría; la caída del Muro de Berlín y la desintegración de la Unión Soviética, país gigantesco; la desintegración de Yugoslavia, de Checoslovaquia y así, el surgimiento de nuevos países una reconfiguración mundial.

En los años de mediados de los 90s de la última década del siglo pasado, de pronto surgió la idea de Samuel P. Huntington, un maestro maravilloso de las universidades de Estados Unidos y un especialista mundial en la sociología internacional y observó que venía el Choque de Civilizaciones y la reconfiguración de un nuevo orden mundial; y diciendo eso, de pronto, al iniciarse el siglo XXI, vino la guerra de Irak que marcó una nueva etapa en la vida de la Humanidad; el surgimiento del islamismo, como una potencia muy grande y un choque con Occidente; una reconfiguración que es exactamente en la que estamos pero al mismo tiempo que se levantaba otra gran potencia internacional que es la República Popular China y todo lo que significa; de tal suerte que se terminó la bipolaridad, se terminó la Guerra Fría y surgieron nuevos polos de desarrollo económico, militar y político; que es en lo que estábamos, cuando llegó la pandemia.

Y la pandemia, está planteando a mi juicio, también una reconfiguración internacional, por qué lo digo; de pronto surgen ciertas fricciones entre China y los Estados Unidos y las relaciones entre ambos países iban muy bien tanto en lo económico como en lo político, pero, China había ganado mucha ventaja en lo económico, había logrado una acumulación enorme de reservas monetarias en dólares.

Durante 50 años China había constituido la Gran Fábrica del Mundo y de abastecimiento de todo tipo de productos a los Estados Unidos de otros países occidentales principalmente Estados Unidos y había logrado China una acumulación de reservas fenomenal que alcanza los 1.07 trillones que representan el 5% de la deuda externa norteamericana de 23 trillones de dólares, que ahí tiene y que, pues constituyen una deuda gigantesca para los Estados Unidos; cada dólar que existe en el mercado mundial, como ustedes saben representa un dólar que debe los Estados Unidos; que lo debe pagar; o sea, todo aquel que tenga un dólar en su poder, puede llegar a Texas o a California y pedir una hamburguesa; o sea, hay una deuda de la economía norteamericana sobre cada dólar que posee cualquier ciudadano mundial en cualquier país del mundo; así que, esas reservas que tiene China, sí significa una deuda gigantesca de los Estados Unidos hacia ese país

Y de repente oímos decir al presidente Trump: “el virus que vino de China”, el virus chino, como si quisiera establecerse un reclamo, una reclamación hacia China y también se conoce que, empresas particulares y despachos de abogados, han empezado a idear y se han interpuesto ya ante ciertos jueces norteamericanos, demandas económicas, por el daño que ha podido causar la pandemia a intereses norteamericanos o a personas de los Estados Unidos, que se han visto afectadas tanto por el lado de defunciones, como por la enfermedad, como por pérdidas económicas y todo eso; sí representa cierta fricción que de pronto puede aumentarse sobre todo ahora que vienen las elecciones en Estados Unidos del 3 de noviembre y que, pues concretamente el Presidente Trump necesita de ciertos mecanismos que le puedan hacer recuperar las pérdidas en votos que la propia enfermedad, la pandemia, le ha estado quitando entre la población norteamericana.

Así que, dada esta situación, si es muy interesante repasar, cómo una enfermedad como ésta, puede afectar las relaciones internacionales de ahora y en lo futuro según los resultados que vayan habiendo sobre todo en la democracia norteamericana y la democracia norteamericana que ahora por este mismo fenómeno está viendo que la figura arrolladora que fue Trump, está perdiendo puntos y en nuestros días ya está 15% de puntos abajo de su contrincante demócrata que es Joe Biden, que había sido Vice Presidente en tiempos del presidente Obama; así que, vienen cambios políticos y vienen cambios internacionales en varios aspectos; en la economía mundial, se necesita una nueva conformación de colaboración mundial, la Unión Europea que se había estado digamos fracturando, y que sobretodo, ya la Gran Bretaña se estaba ya saliendo de plano de la Unión Europea, con el Brexit; de pronto, hay ciertas fuerzas que tienden a unificar más sólidamente a la Unión Europea, porque se necesitan planes conjuntos de reconstrucción de la economía europea; así que, pues las potencias de ese continente europeo están reflexionando y están actuando para poder unir fuerzas y sacar adelante a esta región económica, política, social tan importante como es Europa.

Sacarla adelante del desastre económico de la paralización; de la caída de la economía que está sufriendo todo el mundo; al mismo tiempo, los Estados Unidos están lanzando una gran cantidad de dinero de dólares al aire, para reconstruir su propia economía y todo este lanzamiento de dinero representan deudas; representa una reconformación de las finanzas públicas de Estados Unidos de las finanzas europeas y de lo que vendrá y la forma en que tendrá que sacarse adelante a la economía internacional.

Y aquí es donde también entramos nosotros; nuestro país, obviamente por más que en una forma u otra se esté paliando la situación, haya recursos, algunos créditos masivos para pequeñas empresas; para productores personales como taxistas, dueños de restaurantes, etc., si hay un esfuerzo gubernamental por tratar de auxiliar a esta población que está siendo dañada, pero, son esfuerzos que a “ojos vistas” como se dice, no son suficientes, se necesita más; se necesita ir más adelante con el sector privado, con las empresas grandes, medianas, pequeñas, tanto industriales, como agrícolas, como de servicios, en fin, para establecer un programa de acuerdo con el propio Gobierno Federal y los gobiernos de los estados que pueda sacar adelante al país: Necesitamos un Plan Nacional de Rescate, bien estructurado, que incluya a todos los sectores, con financiamientos adecuados para salvar de la quiebra a las empresas y a todas las unidades productivas del país.

Los mismos gobiernos de los Estados, están haciendo un frente; los gobernadores, para establecer mecanismos fiscales, están pidiendo una reforma fiscal que permita a los Estados mismos tener mayores recursos para sacar adelante a sus propias entidades; a los municipios; en el caso de la ciudad de México, a las alcaldías; en fin, se necesitan mecanismos fiscales económicos de gran tonelaje que permitan relanzar la economía mexicana hacia arriba, porque la caída hoy día que estamos hablando; pues ha sido en el segundo trimestre de este año del 21% (IGAE), que es una caída fenomenal, es algo muy grande, de imprevisto, o sea, cayó la quinta parte de la producción nacional en el segundo trimestre.

Entonces, sí tenemos que ver, cómo sacar al país adelante y tiene que haber un esfuerzo conjunto del Gobierno Federal; de los gobiernos de los Estados; de las economías municipales y regionales y también, de todos los sectores de la economía nacional; de las grandes empresas; medianas empresas; de las Pymes y miPymes, que son las pequeñas empresas y tanto de las empresas más mínimas como de las medianas y mayores; todos tenemos que participar en ese esfuerzo para poder sacar adelante al país y mientras tanto, sí tenemos que estar muy atentos viendo cómo se reconforma la economía internacional.

Nosotros por lo pronto ya firmamos o reconfirmamos un viejo Tratado de Libre Comercio, que teníamos desde el año de 1994 y que se firmó el 30 de noviembre de 2018, en el último día del sexenio pasado en Buenos Aires lo firmó el Presidente Peña Nieto, con el Presidente Trump y el Primer Ministro Trudeau, en Buenos Aires, firmaron el TMEC, que fue reconfirmado por el presidente Andrés Manuel López Obrador y por el Presidente Donald Trump y el Primer Ministro Trudeau; todo eso es un buen paso; es un paso adelante porque sí, nuestra región de América del Norte, Canadá, Estados Unidos y México, sí estamos representando hoy un poco menos de la tercera parte de la economía mundial, y habíamos representado antes una fracción mayor.

Pero la economía mundial estuvo creciendo antes de la epidemia, sobretodo China y de tal manera que nuestra proporción en el mundo como región internacional ha estado decayendo un tanto; pero tenemos recursos muy importantes para salir adelante, por ejemplo, tenemos los grandes recursos humanos y naturales de nuestro país; la gran industria de servicios; de automotriz; de producción, la gran industria minera; la gran industria agrícola que hay en México, el desarrollo comercial, la gran industria del turismo de nuestro país que se une a la economía gigantesca de Estados Unidos, que tiene todas las posibilidades de crecer y de aumentar con una cantidad de trabajadores gigantesca y con un alto nivel de tecnología que es la que aportan los Estados Unidos; una tecnología de punta en todos los aspectos y, lo que aporta Canadá, que son grandes recursos económicos naturales y minerales; de organización, también tecnológica y que tiene la economía canadiense también una perspectiva muy grande, tiene un gran potencial de crecimiento; así que, todos juntos si lo hacemos bien, si logramos realmente un ambiente armonioso y de colaboración económica, de división del trabajo, de una integración económica, como se planteó desde un principio cuando en 1994 se firmó y se estableció el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y que ahora ha sido ratificado en el TMEC, pues podremos seguir adelante y continuar el crecimiento de nuestro país; tenemos que estar atentos, viene una reconfiguración mundial y vienen fricciones políticas, diplomáticas, económicas, que va a traer consigo la pandemia misma; el mundo nos dirá si está dispuesto a colaborar, a unir sus fuerzas y eso lo va demostrar el uso que se de y la forma en que se distribuyan las vacunas y las medicinas para la pandemia

Así que, hay que estar atentos y luchar por una armonía internacional y por una colaboración internacional; México es un país que es muy escuchado en el mundo y debemos mantener nuestro nivel de presencia internacional; es muy importante que analicemos cada uno de estos puntos que se han propuesto en esta revisión tan esquemática “a vuelo de pájaro” que hemos hecho, pero que, a cada quien nos corresponderá ir poniendo un granito de arena tanto como esfuerzo, como en el análisis político, democrático y económico de nuestro país; pues muchísimo gusto y nos vemos pronto, nos oímos, mejor dicho; hasta luego.

Etiquetas
Mostrar más

Articulos Recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close