“El Doctorado Honoris Causa se Otorga por Servicios a la Humanidad”: Dr. Omar Olvera de Luna

135

De i. a d., Dr. José Luis Martínez Bahena, Director General del Instituto Nacional de Derecho Marítimo, A.C.; Dr. Ricardo Vázquez Contreras, Rector del Instituto Internacional de Ciencias Jurídicas y Filosóficas, S.C.; Doctor Honoris Causa, Mauro Jiménez Lazcano, nuestro Director General de Revista Macroeconomía; Doctor Honoris Causa, Omar Olvera de Luna; Doctor Honoris Causa, Arend Antonio Olvera Escobedo; Dr. Pavel Rodríguez Quezada, Presidente del Colegio de Posgraduados en Ciencias Jurídicas, Auxiliares e Interdisciplinarias, A.C.
Foto Mario Virrueta / Macroeconomía.

Palabras del Doctor Omar Olvera de Luna al recibir el grado de Doctor Honoris Causa por parte del Instituto Internacional de Ciencias Jurídicas y Filosóficas, S.C., en comunión con el Colegio de Posgraduados en Ciencias Jurídicas, Auxiliares e Interdisciplinarias, A.C. y el Instituto Nacional de Derecho Marítimo, A.C., 13 de diciembre de 2019

 

Doctor Omar Olvera de Luna. – Perdón la interrupción el dar la espalda y el tratar de dirigirme a todos. Hablar de Doctor Honoris Causa es significar lo que primero hice; es servir a la humanidad, servir, es la función principal de ser doctor; el doctor no es el que tiene una licenciatura, doctor, no es el que tiene una profesión, doctor, no es  el que es un técnico, doctor, no es el que debe tener un arte; para ser doctor es vivir con honestidad en la vida; el doctorado que primero se otorgó fue en 1462 y no existían los temas para presentar un examen doctoral y llegar a estos grados.

Hoy me lleno de medallas y cada una de ellas ha representado cuatro años de estudio; ocho doctorados, una maestría, una licenciatura, quiere decir  que no he dejado de estudiar, para qué, para servir a la humanidad; pero ser doctor honoris causa, es más noble que tener tantos doctorados; es poder llegar a la felicidad, a la felicidad del pueblo, de llegar a entregarle lo que necesitan; cuando dicen: “el doctorado es algo que hay que adquirir en un aula sentado”, no; yo lo reflexiono con el Doctor Raúl Cervantes Ahumada, el Doctor Cervantes Ahumada, doctor en Derecho, que murió el 4 de abril de 1997, él era doctor ex oficio, nunca estudió, sino que el rector le otorgó el grado de doctor a él y a otros profesores para crear en la Facultad de Derecho los estudios de Doctorado, quiere decir que no se requiere estudiar para que sean reconocidos con el grado de Doctor y sobretodo el señalar Honoris Causa quiere decir que tiene una virtud y una razón de ser.

Cuántas veces se pregunta uno, por qué Doctor Honoris Causa, por una trayectoria tan limpia de trabajo, de esfuerzo a la humanidad; yo me preguntaría, cuánta información ha dejado el Licenciado Mauro y cuánta comunicación ha sembrado y ha caído en tierra fértil, eso es parte de la vida; él ha logrado dejar el grano en la tierra fértil y ha dado frutos y seguirá dando frutos.

Qué podría decir de Arend Olvera, compañero de generación, compañero de pupitre, que hemos estudiado juntos desde el 61a 65; Ar, es toda una institución, dar cincuenta años de clases en forma ininterrumpida en la Facultad de Derecho, quisiera ver quien se puede galardonar de decir: “tengo generaciones y generaciones de alumnos que han abrevado de mi sabiduría”, y como dice Enrique Rodo en el libro de Ariel, “el que enseña, aprende dos veces”; quiere decir que has aprendido cien años, en la enseñanza de cincuenta años; creen ustedes que no deba ser merecedor del nombramiento de Doctor Honoris Causa, creen que alguien se hubiera atrevido a objetar su designación y su nombramiento y más que todo, debemos leer el texto, que los señores que presiden hoy el rector de éste Instituto Internacional de Ciencias Jurídicas y Filosóficas y los demás rectores que están aquí presentes, es leerlo con detenimiento.

El Dr. Ricardo Vázquez Contreras, Rector del Instituto Internacional de Ciencias Jurídicas y Filosóficas, S.C, impone el birrete de Doctor Honoris Causa al Doctor Omar Olvera de Luna.
Foto Óscar Jaime Molina / Macroeconomía.

Yo quiero leerlo con detenimiento, se los entregó, pero yo quisiera leerlo, porque esto dice el Instituto Internacional de Ciencias Jurídicas y Filosóficas, el Instituto Nacional de Derecho Marítimo, y ustedes dicen por qué de Derecho Marítimo, pues señores porque este planeta no debería de llamarse planeta Tierra, sino planeta Agua; de 510 millones de kilómetros cuadrados, 369 son de agua y 141 de tierra, les están reconociendo a este sistema, además el Colegio de Post Grado de Ciencias Jurídicas Auxiliares e Interdisciplinarias, y aquí viene lo más interesante, otorgan el Titulo de Doctor Honoris Causa, otorgan un Título, y dirían, “¡ha¡ es cualquier titulo”, no; es un Titulo Constitucional, Articulo 37 y habla precisamente en su fracción cuarta, que se trata de un Título Literario, que se trata de un Título Científico y no es necesario que demuestren más que la trayectoria de su historia que es la que escribe y es la que dice la verdad absoluta; por eso la ciencia política de la que hicieron referencia y dieron datos históricos, esa ciencia política no debe olvidarse de que lo que representa un doctorado, la ciencia política puede ser populista, absolutista, puede tener de carácter liberal, conservador, etc.; pero lo que debe ser, es de carácter científico, qué es lo de carácter científico, lo que dijo Aristóteles  en su libro de la política: “la política debe dar felicidad”, la política debe darle a cada quien lo suyo, debemos tener a un México complacido que no tenga que traspasar muros, al contrario, nosotros no vamos a elevar más altos; porque nosotros somos más ricos, en historia, y en todos los minerales y en el cultivo; lo que necesitamos es vivir honestamente.

Este nombramiento de Doctor Honoris Causa que a veces dicen: “no tiene el prestigio y la fama que debe tener”, sí señores, sí tiene la fama y el prestigio; en primer lugar hay que pensar que el 8 de septiembre de 1944, la Universidad Nacional Autónoma de México dictó el Primer Reglamento sobre el uso de la Toga; la Toga no es una vestimenta nada más de lucir, de acuerdo con este Reglamento tiene su razón de ser; se ha entregado un Birrete y a lo mejor para quienes conocen esto, seré repetitivo, pero para quienes no lleguen a esta idea de este reglamento, que fue escrito por la Universidad Nacional Autónoma de México, el 8 de septiembre de 1944, este Birrete que se coloca uno y que fue colocado por el señor Rector Ricardo Vázquez Contreras, si ustedes observan este Birrete, sino tienen borla, habla de una Licenciatura, si tiene borla, habla de una Maestría, si tiene los cuatro puntos cardinales habla de un Doctor Honoris Causa y el mío tiene un color amarillo, y tendría que hablar de una presunción que no lo quiero señalar, pero esta presunción, es que quiere decir que hay  varios doctorados y que por eso se pone un color distinto; pero el color rojo representa a la humanidad, la ciencia de la humanidad.

Distinguidas personalidades entre el público asistente a la ceremonia de otorgamiento de grado de Doctores Honoris Causa a los señores: Omar Olvera de Luna, Arend Antonio Olvera Escobedo y Mauro Jiménez Lazcano; entre los asistentes notamos a familiares y amigos de los Doctorados.
Foto Óscar Jaime Molina / Macroeconomía.

Cada Facultad tiene su color, no es un color arbitrario, tenemos que usar este color y en la Muceta, llevamos también los colores que tienen los significados, los militares, tiene las singladuras, y si hablamos del ejército, se llega al General de División y si hablamos de los de la Fuerza Aérea, se llega al General de Ala, pero si hablamos de los de la Armada de México, tienen el Grado de Almirantes; nosotros también tenemos grados, la sociedad tiene grados, nunca  se debe de olvidar que primero se hizo el hombre, que la Universidad; el hombre por sí mismo es una cosa universal.

Y nosotros recibimos este reconocimiento, que en Estados Unidos, el primer doctorado se dio en1872; esta Túnica que se lleva abajo, se entregaba a los santos para distinguirlos de los demás santos, porque Doctor, quiere decir enseñar; el doctor es el que enseña, el que ha dejado una tradición, el que ha dejado un camino; el buen líder no es el que tiene seguidores, es el que hace mejores líderes y eso debe ser el Doctorado, el que enseña, el que tiene en todos los idiomas; la palabra en inglés Doctor, Tutor en francés y “Doktor” en alemán con “k”; y esta palabra de enseñar, se lleva consigo cuando se le otorga a uno esta parte emblemática de ser un Doctor Honoris Causa, y es Honoris Causa, porque tiene una razón de ser y lo va a hacer con honor, como aquí ya lo mencionaron mis compañeros que me antecedieron en el uso de la palabra, agradeciendo a sus seres queridos toda la participación que han tenido en su vida.

El humano nace de lo humano, ese es la trayectoria que se tiene, es de la humanidad; cuando se habla en este país de Derechos Humanos, estamos importando lo que no es verdad; el 10 de junio de 2011, se reforma en la Constitución, en el Título primero, capítulo primero  y se le puso el nombre elegante de ombudsman, Derechos Humanos y Garantías; señores, estos son del uno al artículo 29 y a lo mejor el 123, apartado A y apartado B; pero yo me pregunto del 10 de junio de 2011, hacia atrás que es 1917, eran inhumanos; siguen siendo humanos, díganme en qué ha cambiado del Articulo uno al Artículo 29, en nada; y saben qué, hemos retrocedido, porque dice Derechos Humanos, a ellos los vamos a proteger y todos nos sentimos contentos; la Ciencia Jurídica y el darnos una toga de esta naturaleza, nos hace ser más estudiosos, por qué razón, porque hay que demostrarle a los holandeses que ya no soy el Quetzalcóatl, yo no hablo con Eliot, ni “tora ni ranfetta deloira cantenfiches” ni de aquellos extranjeros, sino es un mexicano, bajito de estatura, moreno y ese no tiene ojos azules y entonces no hay que hacerle caso.

Doctor en Derecho Omar Olvera de Luna, y Doctor Honoris Causa.
Foto Óscar Jaime Molina / Macroeconomía.

Pero nada más imagínense en esto que les voy a señalar y no quiero prolongar más el uso de la palabra; el Derecho Humano deja fuera del tintero a las Personas Morales, ellos no son humanos, son entes jurídicos; Artículo 25 del Código Civil Federal y habla de sus fracciones, de la nación, los Estados, de las entidades, el municipio y en la Fracción Tercera habla de las sociedades mercantiles y, entonces las sociedades mercantiles, ¿no tienen derechos?

De acuerdo con el artículo 2 de la Ley General de las Sociedades Mercantiles, tienen personalidad jurídica, entonces, ¿dónde los voy a proteger?, para acudir hoy en día a protegerlos tengo que irme al Artículo 6 de la Ley de Amparo; Fíjense ustedes que no todo lo que importamos del extranjero es lo que debe recibir México; si tuviéramos que importar todo lo que está en el extranjero, tomemos exactamente la legislación de Estados Unidos y pasémoslo a nuestro país y nos vamos a convertir en primera potencia mundial; Empezando por la Constitución: 136 Artículos, se cumplieron 100 años, de los 136 Artículos, 16 Artículos son los que no han sido tocados, 120 Artículos, todos reformados y el 73 el más tocado de todos los Artículos; había uno que habría que celebrarle meses, porque lo acababan de modificar, no tenía cien años, tenía meses de haber nacido.

Entonces el investir esta Toga, este Birrete, esta Muceta, esta Medalla que se van acumulando y se va llenando uno de responsabilidades; cada vez que me hacen esta distinción me siento más obligado a seguir estudiando; el primer día que no estudio, pienso que nadie lo sabe; el segundo día que no estudio, yo sé que no he estudiado, pero el tercer día que dejo de estudiar, pienso que todo mundo sabe que no he estudiado.

Yo voy a honrar esta distinción y les ruego me disculpen la espalda pero, dirigirme a todos ustedes, dirigirme al Doctor Ricardo Vázquez Contreras; al Doctor Pavel Rodríguez Quezada; al Doctor José Luis Martínez; es para mi un honor el que ustedes me hayan concedido esto y agradecer también al público al cual nos debemos, a los seres queridos que hoy nos acompañan y que a mi en lo personal me acompañan seres queridos; me siento alagado y me siento con el compromiso de seguir adelante; no se si logre todavía seguir escribiendo obras, pero el libro de Contratos Mercantiles que mencionaron de 1982 ha servido ahora en el mundo para tener la Cátedra Obligatoria de Contratos Mercantiles.

Y mi obra fue decretada la primera escrita en materia de Contratos Mercantiles, en 82 la escribí, en 84 convencí a la Facultad de Derecho de la UNAM que fuera una materia obligatoria y hoy casi en todo el mundo es una materia obligatoria; ese es mi compromiso, dejo mi palabra con ustedes y espero que el día que me vaya de este mundo haya cumplido con esta investidura que me dieron el día de hoy y estoy muy agradecido con todos ustedes y lo diría como Pedro Vargas: “Muy agradecido, muy agradecido y muy agradecido”; Gracias.

El Doctor Honoris Causa Omar Olvera de Luna, en su brillante exposición sobre el significado de ese doctorado como un símbolo de los servicios brindados por una persona a la Humanidad.
Foto Mario Virrueta / Macroeconomía.

 

Doctor Honoris Causa Omar Olvera de Luna

 

 – 60 años de servir a México dando cátedra en la UNAM y otras universidades.

 

Versión de la Síntesis de la Biografía de la Trayectoria profesional, personal, pública y social del Doctor en Derecho, Omar Olvera de Luna leída durante la Magna Ceremonia del Otorgamiento del Grado Honorífico de Doctor Honoris Causa en Reconocimiento a la Trayectoria, Mérito y Aportación a la Humanidad del Instituto Internacional de Ciencias Jurídicas y Filosóficas, S.C., en comunión con el Colegio de Posgraduados en Ciencias Jurídicas, Auxiliares e Interdisciplinarias, A.C. y el Instituto Nacional de Derecho Marítimo, A.C., 13 de diciembre de 2019

 

Doctor en Derecho, Omar Olvera de Luna:

Mexicano por nacimiento, primero de julio de 1943, Hombre que cuenta con estudios profesionales de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, desde el año de 1961; obtuvo el grado profesional de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en el año de 1962; obtiene grado también profesional por la Facultad de Derecho por la UNAM en el año de 1968; estudios de postgrado en la Pacific Western University en 1998, Doctor en Derecho; estudios de postgrado en la Atlantic International University en 1999, Doctor en Derecho Marítimo; estudios de postgrado en la Atlantic International University en 2001 como Doctor Honoris Causa.

Estudios de postgrado en el Instituto Internacional del Derecho del Estado, diplomado en Docencia Universitaria del año 2007; estudios de postgrado por el Instituto Internacional del Derecho del Estado, diploma en, Poder Judicial y Sistemas Jurídico–Políticos, 2008.

También cuenta con una obra jurídica muy amplia y reconocida y, por mencionar algunas de ellas: En el año de 1981 publica: “Manual de Derecho Marítimo2, México, Editorial Porrúa; obra jurídica del año de 1982: “Contratos Mercantiles”, Editorial Porrúa; obra jurídica publicada del año de 1983, “Sociedades Mercantiles”, México, Editorial UNAM; obra jurídica publicada ya en el Siglo XXI, 2012 concretamente, “Derecho Marítimo, reformas y actualización”; obra jurídica también publicada en el mismo año de 2012, “Contratos Marítimos y el Comercio Exterior”.

Conferencista en múltiples universidades de México y en el mundo, ha dictado cátedra durante más de cincuenta años en la UNAM y diversas instituciones educativas; abogado postulante con una trayectoria por más de cincuenta años como litigante, postulante y representante legal de diversas instituciones, empresas nacionales y extranjeras.

Sin lugar a duda su trayectoria es amplia; es abundante, pero si me lo permiten haré mención de temas importantes de su formación personal y profesional. El Doctor Omar Olvera de Luna, es trilingüe, políglota, discúlpenme la expresión ya que maneja el idioma francés, italiano, alemán y evidentemente el Castellano.

Forma parte de los Claustros Doctorales; miembro fundador obviamente, Notario Público del Distrito Federal; aspirante, examen del CCI del 6 de diciembre de 1976 en la Facultad de Derecho; diploma por más de quince años por Trayectoria Docente recibió en el año de 1985; en el año de 1994 la UNAM le otorga Diploma por más de 25 años como Catedrático de esta Máxima Casa de Estudios.

Sin lugar a duda la UNAM sigue reconociendo la trayectoria del Doctor Omar Olvera de Luna, y le otorga un Reconocimiento como Miembro Distinguido de la Sociedad de ex Alumnos de la Facultad de Derecho en el año 2007; En la Facultad de Derecho reconocen la trayectoria por más de 30 años como docente de la Facultad de Derecho; un hombre sin lugar a duda reconocido y respetado; la misma Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la UNAM le entrega Reconocimiento por su participación como jurado del Concurso de Oposición para Profesor de Derecho Marítimo en el año 2008.

Y si me lo permiten, para no ampliar más esta lectura y sí hacer la aclaración, que a partir del día de mañana esta Institución publicará en su plataforma y en su página web, toda y cada una de las etapas, formación, profesional, personal y social de nuestro hoy galardonado, Doctor Omar Olvera de Luna; debo mencionar que también es Catedrático de Derecho Mercantil y Marítimo en diversas instituciones con reconocimiento nacional así como la Universidad Anáhuac, la Panamericana, La Salle  y la Universidad de Estudios de Post Grado en Derecho.

Catedrático de Instituto Internacional del Derecho del Estado, así como de la Facultad de Derecho por más de 30 años. Quiero que recibamos con un fuerte aplauso a nuestro hoy doctorado, al Doctor Omar Olvera de Luna.




Agregar un comentario