“El destino de México es la libertad y la democracia”, expresó el Lic. Mauro Jiménez Lazcano al recibir el grado de Doctor Honoris Causa de tres Instituciones Académicas

162

Otorgaron la distinción Instituto Internacional de Ciencias Jurídicas y Filosóficas, S.C., en comunión con el Colegio de Posgraduados en Ciencias Jurídicas, Auxiliares e Interdisciplinarias, A.C. y el Instituto Nacional de Derecho Marítimo, A.C.

En una ceremonia celebrada en las instalaciones del Instituto Internacional de Ciencias Jurídicas y Filosóficas, S.C., del Colegio de Posgraduados en Ciencias Jurídicas, Auxiliares e Interdisciplinarias, A.C. y el Instituto Nacional de Derecho Marítimo, A.C., el Lic. Mauro Jiménez Lazcano, Director General de nuestra Revista Macroeconomía, fue investido con el grado de Doctor Honoris Causa, atendiendo a su trayectoria profesional de periodista y economista.

Entre el numeroso público que asistió al acto, estuvieron académicos, periodistas, juristas, maestros de varias materias, así como representantes de algunos clubes rotarios de la Ciudad de México.

El Doctor Ricardo Vázquez Contreras Rector del Instituto Internacional de Ciencias Jurídicas y Filosóficas, S.C., hizo una exposición de la hoja de vida del Lic. Mauro Jiménez Lazcano y le impuso la venera correspondiente, la muceta y el birrete.

Con alegría, celebran el nombramiento de Doctor Honoris Causa del Lic. Mauro Jiménez Lazcano, su esposa, Profesora Margarita Romero Luelmo y su hijo Lic. David Jiménez Romero; en primer termino su nieta, licenciada Paula Jiménez Guzmán y su nuera la Maestra Alejandra Guzmán de Jiménez.
Foto Óscar Jaime Molina / Macroeconomía.

AGRADECIMIENTO A LOS INTEGRANTES DEL PRESIDIUM Y A LOS ASISTENTES

El ahora investido Doctor Honoris Causa, Lic. Mauro Jiménez Lazcano, agradeció al presídium y a los asistentes su reconocimiento y dijo el siguiente discurso

 

Palabras del Lic. Mauro Jiménez Lazcano al recibir el grado de Doctor Honoris Causa por parte del Instituto Internacional de Ciencias Jurídicas y Filosóficas, S.C., en comunión con el Colegio de Posgraduados en Ciencias Jurídicas, Auxiliares e Interdisciplinarias, A.C. y el Instituto Nacional de Derecho Marítimo, A.C., 13 de diciembre de 2019.

Excelentísimos señores:

Dr. Ricardo Vázquez Contreras, Rector del Instituto Internacional de Ciencias Jurídicas y Filosóficas, S.C.;

Dr. Pavel Rodríguez Quezada, Presidente del Colegio de Posgraduados en Ciencias Jurídicas, Auxiliares e Interdisciplinarias, A.C.;

Dr. José Luis Martínez Bahena, Director General del Instituto Nacional de Derecho Marítimo, A.C.;

Dr. Julio Jiménez Martínez;

Dr. Omar Olvera de Luna;

Dr. Arend Antonio Olvera Escobedo;

Estimadísimas doctoras y doctores, maestros, licenciados y académicos presentes;

Señoras y Señores.

En el presídium de la ceremonia: Dr. José Luis Martínez Bahena, Director General del Instituto Nacional de Derecho Marítimo, A.C.; el Rector Dr. Ricardo Vázquez Contreras, Rector del Instituto Internacional de Ciencias Jurídicas y Filosóficas, S.C.; el Dr. Pavel Rodríguez Quezada, Presidente del Colegio de Posgraduados en Ciencias Jurídicas, Auxiliares e Interdisciplinarias, A.C., entregando los diplomas correspondientes al ahora Doctor Mauro Jiménez Lazcano y Doctor Arend Antonio Olvera Escobedo.
Foto Óscar Jaime Molina / Macroeconomía.

Vengo ante ustedes con alegría, con humildad y modestia a recibir este alto grado de Doctor Honoris Causa que me otorgan y que comparto con mi esposa Profesora Margarita Romero Luelmo, aquí presente, porque gracias a ella y con ella he podido realizar mi carrera profesional; brindo homenaje en esta trascendente ceremonia, a mis padres Mauro Jiménez Mora y Sara Lazcano González, que dieron todo por mí; y agradezco el apoyo de mis hijos Gabriel y David Jiménez Romero, que han sido mi fuente de inspiración y el motor que me ha impulsado en mi tarea.

Brindo homenaje a mis maestros de la Escuela Mier y Pesado para varones, entre ellos a los maestros Antonio Polincanti Castillo, Vicente Pérez González, Fernando Flores y Eduardo Gorráez; de la Secundaria 1, especialmente a la maestra Socorro Huitrón, Leopoldo Sánchez, María Edmeé Alvarez y Francisco Sánchez Castel; de la Escuela Nacional Preparatoria No. 1, a Francisco “Pancho” Liguori, y decenas más; de la Escuela Nacional de Economía de la UNAM, especialmente a mi preceptor Alonso Aguilar Monteverde, a Juan Brom; a mi maestro del periodismo doctor Antonio Lara Barragán y a mi maestro de vida Ministro Santiago Montiel.

También a mis amigos y compañeros de escuela y universitarios, que compartieron conmigo los bellos momentos de la juventud, como el maestro y licenciado Jesús Muñoz Domínguez y el doctor Arend Antonio Olvera Escobedo, aquí presentes.

Festejando el Doctorado Honoris Causa de Mauro Jiménez Lazcano: de i. a d. Profra. Norma Monteagudo; Lic. Adolfo Montoya Jarquín; Lic. Alfonso Corona Tapia; y el Lic. Alfonso Corona Estrada.
Foto Óscar Jaime Molina / Macroeconomía.

Pienso que en este momento se me reconoce más que sabiduría o ciencia, un largo trabajo cotidiano de periodista y economista, que se extiende a lo largo de 60 años ininterrumpidos de estudio y esfuerzo: muchas gracias a todos ustedes.

En este lapso del que hablo he visto evolucionar a nuestro país desde el observatorio del periodismo y en periodos cortos desde la interioridad que llega a conocer el funcionario público; y “México, no se ha hecho en un día”, parafraseando el dicho Romano.

He sido testigo del deslumbrante avance de nuestro país en poco más de medio siglo, y de sus lapsos trágicos; y al mismo tiempo contemplado el derrumbe y desaparición de países tan importantes como la Unión Soviética que visite entonces, de Yugoslavia, del Mariscal “Tito” y otros.

Fui testigo de la apertura de las relaciones entre México y la República Popular China, en tiempos de los presidentes Luis Echeverría Alvarez y Mao Tse-Tung; presencié los acuerdos para a devolución del agua del Río Colorado a México, por parte del Presidente Richard Nixon y el capitolio de Estados Unidos; asistí a la devolución de Hong Kong, por parte del Reino Unido de Gran Bretaña a la República Popular China.

Y en el curso de mi tarea, lo mismo me toco visitar países con dictaduras militares, con regímenes socialistas y comunistas, populistas, monarquías, y democracias plenas.

Todo ello ha enriquecido mi experiencia sobre el desarrollo humano y la evolución de la política y los regímenes gubernamentales de América, de Europa, de Asia y Africa; y con todo, he llegado a la convicción de que nuestro país es cada día más grande y su destino es el progreso permanente dentro de un sistema de libertad y democracia.

De México, he conocido y entrevistado a presidentes y expresidentes desde Lázaro Cárdenas, Emilio Portes Gil, Abelardo L. Rodríguez, Miguel Alemán, Adolfo Ruíz Cortines, Adolfo López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Alvarez, José López Portillo, Miguel De la Madrid Hurtado, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón Hinojosa, Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador; a algunos de ellos los vi desenvolverse en los avatares nacionales e  internacionales, bajo presiones que siempre existen tanto económicas como políticas, incluyendo lo que fue la guerra fría y lo que es hoy la guerra económica mundial.

La Profesora Margarita Romero Luelmo y la Profesora Marta Isabel Díaz y March, en la ceremonia del Doctorado Honoris Causa de Mauro Jiménez Lazcano y Arend Antonio Olvera Escobedo.
Foto Mario Virrueta / Macroeconomía.

He conocido por azares del trabajo y la profesión que escogí a Jefes de Estado, primeros ministros y altos funcionarios públicos como el Presidente Richard Nixon, de los Estados Unidos, Charles De Gaulle, la Reina Isabel II, Mao Tse-Tung y el Primer Ministro Chou En-lai, de la República Popular China, y al actual Presidente Xi Jinping; al Papa Pablo VI; al Sha de Irán Mohammad Reza Pahlevi; Fidel Castro Ruz, Georges Pompidou, Presidente de Francia, Pierre Trudeau, Primer Ministro de Canadá padre del actual Justin Trudeau; la Troika de la Unión Soviética Leonid Brezhnev, Alekséi Kosyguin y por Nikolái Podgorni, la troika de la Unión Soviética, país que ya no existe y se desintegro en Republicas Independientes; al Mariscal Josip Broz “Tito”, libertador de Yugoslavia, país que ya no existe; al General Juan Domingo Perón y a la Presidenta Isabelita María Estela Martínez de Perón, al Emperador Hiroito, de Japón; a Bill Clinton; a Janio Quadros y Joao Goulat, al General Ernesto Geisel, todos de Brasil; al Primer Ministro Jawaharlal Nehru, padre de Indira Gandhi, también Primera Ministra de la India, y a su hijo Rajiv Gandhi, también Primer Ministro de ese gran país; al Presidente Anwar el-Sadat de Egipto, al Presidente John Kennedy, en su visita a México; al Presidente Léopold Sédar Senghor, de Senegal; a Julius Nyerere, de Tanzania, a Golda Mayer de Israel; al Jeque Fahd bin Abdulaziz, Rey de Arabia Saudita; al líder palestino Yasir Arafat; a Willy Brandt, de Alemania; a Salvador Allende, a Luiz Inacio “Lula” Da Silva y otros varios Jefes de Estado o de Gobierno.

En muchos de ellos llegué a percibir su preocupación y amor por su patria, por el progreso nacional y por la paz mundial.

Ningún Jefe de Estado procura daño para su pueblo, sería una aberración humana imperdonable; todos buscan lo mejor para su país y para la buena convivencia internacional, en lo general, a excepción de los fenómenos negativos mundiales.

En la celebración de los Doctorados Honoris Causa de Arend Antonio Olvera Escobedo y Mauro Jiménez Lazcano, numerosos amigos entre los que se cuentan: el Dr. Ricardo Vázquez Contreras, Rector del Instituto Internacional de Ciencias Jurídicas y Filosóficas, S.C.; el Dr. José Luis Martínez Bahena, Director General del Instituto Nacional de Derecho Marítimo, A.C.; el periodista Juan Arvizu; la doctora Patricia López del Club Rotario Plateros Centro Histórico; el Ing. Alejandro Hernández Hernández y en el extremo derecho, el Rotario Jesús Paredes.
Foto Mario Virrueta / Macroeconomía.

Pero en el mundo actual, en pleno siglo XXI, las mentes superiores, tienen que buscar la paz y el entendimiento nacional e internacional.

Por eso decimos hoy, con la experiencia y conocimiento que nos ha permitido la vida que el único camino posible para México es la libertad y la democracia; hemos tenido imperios y dictaduras, invasiones extranjeras, que hemos superado con unidad y amor a la patria; hemos tenido revoluciones y alzamientos; y hoy, afortunadamente, nuestras diferencias las resolvemos  por la vía de elecciones democráticas y de la aplicación de la ley, la Constitución y el Estado de Derecho, que es la única vía del progreso.

Con gran esfuerzo, la nación mexicana se ha dado la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sobre la cual han jurado sus cargos todos los integrantes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial Federales, los gobernadores y alcaldes.

Hemos logrado el establecimiento de una democracia moderna y la vigencia de la libertad, los derechos humanos y del ciudadano.

Hemos creado instituciones democráticas y autónomas reguladas por las leyes respectivas, como el Banco de México, el Instituto Nacional Electoral, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación; y otros más.

Las instituciones tienen que permanecer vigentes.

México no puede detener su progreso ni su competitividad a nivel mundial; debemos mantener nuestro lugar entre las primeras potencias del mundo.

Con la Constitución y sus leyes derivadas, y el Estado de Derecho, seguiremos adelante.

1- El Doctor Honoris Causa, Lic. Mauro Jiménez Lazcano, con su hijo el licenciado David Jiménez Romero.
2- El Doctor Honoris Causa, Mauro Jiménez Lazcano con su esposa, Profesora Margarita Romero Luelmo.
Fotos Mario Virrueta / Macroeconomía




Agregar un comentario