Necesarios “Frenos y Contrapesos”, en el Sistema Democrático Republicano de Poderes

82

En la medida que ha avanzado la presente Administración Pública se han ido debilitando o diluyendo los “frenos y contrapesos”, del sistema democrático republicano de nuestra nación.

La Suprema Corte de Justicia está ya muy disminuida y la Cámara de Diputados sólo obedece a una voz, de tal manera que es el Senado de la República el último bastión de equilibrio democrático que queda en el sistema republicano mexicano.

Inclusive, los factores políticos representados por los gobernadores de los Estados de la República también se han debilitado, de tal suerte que el Ejecutivo poco a poco ya no encuentra frenos ni contrapesos, como lo plantea la teoría política.

 

RESTAURAR EL EQUILIBRIO POLÍTICO NACIONAL ES EL NUEVO RETO

La nación mexicana ha avanzado a niveles democráticos muy importantes, de tal suerte que ya nadie duda del ejercicio y eficacia del voto popular, como se demostró en las elecciones de julio de 2018; el Instituto Nacional Electoral es una garantía inatacable, al igual que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

El sistema político mexicano también se había dado una serie de organismos equilibradores del Poder Ejecutivo, como el mismo Banco de México y muchos otros institutos de trasparencia, de evaluación, de comercio y competitividad; el mismo INEGI, pero que en las circunstancias actuales se han visto disminuidos en presupuesto y por lo tanto, en su eficacia y acción, de tal suerte que los famosos “checks and balances” se han ido desapareciendo del mapa democrático mexicano, dejando vía libre al Poder Ejecutivo.

Al margen de partidismos, esta desviación del sistema democrático mexicano no es sana y debe restaurarse el equilibrio político de los poderes nacionales, a fin de que el país camine dentro de un Estado de Derecho efectivo, un ámbito de libertad plena y un equilibrio interior que sirva para mantener el rumbo de la nación hacia el progreso en el marco de la globalización y la libertad económica y social.




Agregar un comentario