Ángeles Wolder trae a México El reflejo de nuestras emociones

118

A través del uso del cine como una funcional herramienta del sistema de  descodificación biológica, el lector podrá ver reflejada su propia historia y descubrir así cuál es el conflicto que ha modelado su camino de vida, para que, en caso de que lo desee, pueda escoger otra manera de vivir.

Son más de 200 películas que utiliza la prestigiada especialista  Ángeles Wolder en su más reciente libro El reflejo de nuestras emociones nos propone conocer la Descodificación Biológica de los sentimientos. La autora tiende un puente entre el cine y las emociones, y nos invita a detectar los fotogramas que más nos afectan —es decir, aquellos sentimientos que han quedado congelados en nuestra vida— para que tomemos conciencia de las sensaciones corporales que nos provocan. Es  un innovador recurso de trabajo reflexivo el que a través de un recorrido por películas de distintas épocas y nacionalidades podamos configurar un mapa de nuestra dinámica emocional.

Localiza en el emocionario el tema que desees trabajar y remítete a las películas que mejor lo reflejen. Volver a ver las historias de cine que más te conmueven y prestar atención al lenguaje de tu cuerpo te conectará con tu propia historia.

Por diferentes razones, desde pequeños aprendemos a callar nuestras emociones, a no expresar lo que nos pasa, y menos aún delante de los demás. Tal aprendizaje acaba convirtiéndonos en expertos en reprimir lo que nos duele, nos provoca miedo, ira, tristeza o desesperanza, todos ellos sentimientos complejos que guardamos celosamente en nuestro interior. La represión continúa hasta que algo despierta estas dolorosas vivencias y nos permite integrarlas.

Afortunadamente contamos con un recurso formidable para obrar el milagro de reconectar parcelas de nuestra historia que han quedado bloqueadas en el tiempo. Esa herramienta es el cine. El reflejo de nuestras emociones te propone conocer la Descodificación Biológica de tus sentimientos a través de más de 200 películas en las que podrás ver reflejada tu propia historia y descubrir así cuál es el conflicto que ha modelado tu camino de vida, para que, en caso de que lo desees, puedas escoger otra manera de vivir.

La Descodificación Biológica nos permite comprender los conflictos que hemos vivido y descubrir las huellas que han dejado en nosotros. Con ese fin, nos enseña a escucharnos con atención para descifrar el idioma de nuestro cuerpo.

La autora también autora de El arte de escuchar el cuerpo, dirige el Instituto Ángeles Wolder y es licenciada en Kinesiología (Fisioterapia) por la Universidad de Buenos Aires, Profesora en Enseñanza Universitaria en la Universidad de Belgrano y Licenciada en Antropología Social y Cultural en la Universitat Autònoma de Barcelona. Tiene estudios de Máster en Ergonomía y Psicosociología e inició el contacto con las terapias a través de los estudios de Sofrología (1994), Programación Neurolingüística (1995), Hipnosis Erikso – niana (1996), Constelaciones Familiares (2001), Nueva Medicina Germánica (2007), Biodescodificación (2007), TIPI (2012) y Neurobiología (2017).

Ángeles Wolder es un referente en el sector de la Descodificación Biológica y su trabajo es reconocido en todo el mundo. Cuenta con más de 30 años de experiencia docente y desde hace más de una década se centra en comprender y observar cómo el ser humano y la humanidad gestiona los conflictos emocionales.

La Descodificación Biológica Original, además de ser un acompañamiento terapéutico, también es una forma de pensar sobre el origen de lo que nos disgusta en la vida o lo que nos enferma.

A menudo creemos que la causa de los males está en factores externos: en la genética, en la mala suerte o en los otros, y depositamos en el exterior lo que nos hace daño o nos molesta. Otorgamos así la culpa de lo que nos pasa en el interior a los eventos externos, como si nosotros no tuviéramos ninguna responsabilidad sobre lo que nos ocurre.

Esta nueva relación con los síntomas vira la mirada hacia el interior y nos dice que, para que un síntoma se manifieste, la persona tiene que haber atravesado un conflicto biológico que no se ha podido descargar. Es una vivencia estresante, inesperada, dramática, sin solución y sin expresión lo que nos obliga a reaccionar de alguna forma para hacer frente al peligro.

No dejamos nada de lado ya que todo sirve, tanto lo que consideramos bueno como lo malo. De todo se aprende y en cada proceso escogemos la respuesta más adecuada para sobrevivir. Pasamos por eventos que causan heridas y por otros que nos enriquecen. Agradable o desagradable, todo estuvo y todo estará, ya que nuestras vivencias perduran en nuestros descendientes igual que nosotros transportamos memorias ancestrales. La vida está llena tanto de momentos difíciles como de momentos maravillosos.

Todo lo vivido queda en nuestro cuerpo, el cual actúa como un reservorio de instantes con alguna nota emocional, y es precisamente la activación del cuerpo, donde se guardan emociones y sensaciones, lo que permite descodificar.

Es una vía directa a la sanación y el crecimiento personal. Cine y descodificación Reímos, sufrimos, lloramos y nos emocionamos por lo que les sucede a los protagonistas. Les comprendemos o empatizamos con ellos y a la vez removemos las vivencias propias, lo que facilita el otorgarles un nuevo sentido.

Sin embargo, a pesar de que no estamos dentro de la película, el impacto que tiene sobre nuestro cerebro es similar a vivir nosotros mismos la experiencia, ya que real, imaginario, virtual o simbólico, para el inconsciente es lo mismo.

A través del nuevo libro de Ángeles Wolder, El reflejo de nuestras emociones descubriremos la Descodificación Biológica y damos sentido no solo a lo que experimentamos cuando vemos una imagen que nos impacta, sino que comprendemos por qué nos remueve lo que nos da la posibilidad de revisar nuestros conflictos emocionales.

Comprendemos la lógica de las vivencias y el porqué de las reacciones, resultados y desenlaces de cada una de ellas para no tropezar dos veces con la misma piedra. Esta comprensión nos permite evolucionar y externalizar nuestras tensiones para evitar repeticiones inútiles que ya no nos llevan a ningún aprendizaje y solo nos anclan en el pasado.

La presentación editorial de El reflejo de nuestras emociones se llevará a cabo el próximo miércoles  25 de septiembre a las 19:00 h, en la librería Mauricio Achar (Gandhi), ubicada en Av. Miguel Ángel de Quevedo 171 , colonia Del Valle, Ciudad de México.




Agregar un comentario