“Cuauhtémoc Cárdenas abrió los espacios de la democracia mexicana”, dijo la Presidenta del Senado Mónica Fernández Balboa

89

SENADORA MÓNICA FERNÁNDEZ BALBOA: Muy buenos días.

Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, bienvenido a este Senado de la República.

Honorables senadoras, honorables senadores, señores legisladores; Presidente de la Junta de Coordinación Política; coordinadores de los grupos parlamentarios del PAN, del PRD, DE Movimiento Ciudadano, obviamente de Morena, representantes de los partidos del PRI, de todos los partidos, Encuentro Social y el PT.

Bienvenidas distinguidas invitadas, distinguidos invitados, sean todos bienvenidos a esta Casa del Federalismo.

La ocasión que hoy nos convoca llena de dignidad a este Senado de la República. Esta representación nacional rinde un homenaje a una persona indispensable para comprender la dinámica política de nuestro país en los últimos 33 años.

La figura del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano es al mismo tiempo remembranza presente y horizonte de la democracia mexicana.

Remembranza por el legado del general Lázaro Cárdenas del Río, que definió en buena medida el Siglo XX Mexicano. Presente por su lucha por actualizar y reivindicar el nacionalismo mexicano.

Horizonte, porque su esfuerzo sentó los fundamentos sobre los que el ansia transformadora de una sociedad más abierta, más democrática y más plural. encontró una ruta al cambio en un rumbo de institucionalidad.

A Cuauhtémoc Cárdenas correspondió enfrentar una simetría histórica: encabezar un proyecto democrático popular, surgido de las calles y de las plazas públicas contra los excesos del partido en el poder.

Su lucha política abrió los espacios de la democracia mexicana, señaló los desvíos de los principios de la Revolución, pero planteando, sobre la crítica, nuevos objetivos políticos y sociales por los cuales valía la pena luchar.

En 1988, su participación en la elección presidencial de ese año marcó un parteaguas en la historia política del país. Sacudió los cimientos de un sistema político que no daba para más.

Ofreció a la izquierda una alianza que dejara atrás el divisionismo y la marginalidad electoral; y proyectó un programa nacional frente al proyecto neoliberal imperante en ese momento.

Su programa planteaba un compromiso con la legalidad como principio ético y reconocía la necesidad de la unidad de las fuerzas progresistas, sustentada en las raíces históricas del cardenismo, extendiéndolas hasta las más variadas expresiones sociales, políticas e ideológicas, que se sumaron a la lucha por la democracia.

Muchas y muchos de los que estamos hoy aquí, atendimos su llamado para luchar por la transformación democrática del país y dimos forma a ese esfuerzo político transformador.

Su liderazgo fue indispensable en tiempos de transición, impulsó una identidad común construida a partir de principios tales como la defensa de la soberanía del estado laico y la responsabilidad social del Estado en el combate a la desigualdad, principios que hoy comparte el actual Gobierno y las fuerzas políticas del país.

Fue bajo ese liderazgo que hace poco más de 33 años México inició un lento pero sostenido proceso de ampliación de la vida democrática que consumó una de sus etapas históricas más importantes en el proceso electoral realizado el año pasado.

Por eso, al inaugurar la Sala Cuauhtémoc Cárdenas, en este Recinto, el Senado de la República, a través de Movimiento Ciudadano, honra la vocación libertaria y democrática de un líder indispensable para entender la evolución del México contemporáneo y que siempre será referente para unificar las visiones distintas que pudiéramos tener sobre el país.

Siempre con base en principios nacionales y progresistas que nos son comunes y teniendo como ideología la vocación de servicio a las mayorías del país.

Felicidades a esta Iniciativa de Movimiento Ciudadano y hago votos para que esta reunión sea el primero de muchos encuentros de esta Legislatura, con el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas.

Felicidades y bienvenido.




Agregar un comentario