“Oportunidades de negocio en el Sur de California”: Audrey Rivera Gómez

132

Por Dra. Audrey Rivera Gómez

La llamada zona metropolitana del sur de California comprendida por los condados de Riverside, San Bernardino y la ciudad de Ontario (zona metropolitana conocida como Inland Empire), ha sido favorecida por el auge económico de los Estados Unidos, pero también por sus propias ventajas comparativas.

Por ejemplo, el precio por hectárea cuadrada en esta zona es de los más bajos de toda la entidad, por ello el sector intermodal ha desplazado a la agricultura. Vastas zonas del Inland Empire acogen a grandes centros de distribución de mercancías que se ven favorecidos por la logística que conecta el Aeropuerto Internacional de Ontario, los puertos marítimos de Los Ángeles y Long Beach, las carreteras interestatales 10 y 5 (que fluyen de Este a Oeste y de Norte a Sur), la conexión con el estado de Baja California, y una gran red ferroviaria que moviliza miles de furgones por día.

Riverside y San Bernardino han encontrado en los grandes centros

Dra. Audrey Rivera Gómez

comerciales la dinámica fundamental del mercado interno. Estos centros comerciales normalmente ofrecen diversos servicios que obligan al consumidor a transitar por sus explanadas donde pululan restaurantes de comida rápida, comida regional, tiendas de conveniencia, supermercados, comercios donde venden televisores, colchones, ropa, juguetes, artículos deportivos, equipos de fotografía, etc.

Inland Empire no ha dejado de crear empleos desde que esta región tocó techo durante la Gran Recesión de 2010 cuando se crearon 200,000 nuevos empleos. Desde entonces las nóminas salariales experimentan un incremento interanual del 2.5% superior a los condados vecinos de Los Ángeles y San Diego.

La tasa de desempleo, después de haber alcanzado durante la crisis económica un 16%, hoy está por debajo del 4%. Las universidades públicas y privadas son el centro focal de miles de estudiantes que buscan especializarse en administración de operaciones, finanzas, logística, medicina, odontología, etc, con el fin de ubicarse en los miles de empleos que constantemente ofrecen hospitales, clínicas especializadas, centros de distribución, compañías de transporte, etc.

Un alto ejecutivo de una importante empresa de la zona, me comentaba que un conductor de tráiler tiene un ingreso anual de 100 mil dólares. Esto refleja las dimensiones que alcanza el crecimiento de los centros de distribución y transporte. En San Bernardino se localiza la monumental bodega de Amazon que ofrece salarios de 16.50 dólares por hora a trabajadores sin experiencia.

El Inland Empire es considerado por altos ejecutivos del sector empresarial como el centro de distribución más importante del comercio electrónico (e-comerce) de los Estados Unidos. La demanda de productos de China, a pesar de las disputas comerciales que inundan los encabezados de los periódicos, parece imparable y el complejo portuario de Los Ángeles y Long Beach son el centro de importación de toda Asia.

Inland Empire también destaca porque su economía ha impulsado a toda California, cuyo producto interno bruto (PIB) en 2018 fue de 3.5%, superior al índice de crecimiento a nivel nacional que se ubicó en 2.8%.

Inland Empire tiene hoy 16.1% más puestos de trabajo, que los condados de Los Ángeles, Orange y San Diego, que registraron tasas 5.6%, 6.6 % y 10.6 %, respectivamente. Estados Unidos experimentó un aumento del 7.7% en el mismo período.

Oportunidades para México

Un recorrido por los centros comerciales de las ciudades de San Bernardino y Redlands conectados por la autopista interestatal I-10, donde se ubican suburbios de clase media, media alta y opulenta, nos deja ver las oportunidades de negocios que existen. Sin lugar a duda, empresarios mexicanos pueden incursionar en la venta de productos mexicanos al menudeo, desde ropa, muebles, aparatos electrodomésticos y comida.

Comercios como Curacao, en el centro comercial Tri-City Center, muy popular entre los consumidores hispanos, podría verse beneficiado con el manejo de la mercadotecnia de empresas mexicanas como Elektra o Coppel. Tiene un formato de organización muy semejante a los comercios mexicanos, pero su mercancía no está apegada a la idiosincrasia latina. Sin embargo, es popular, pero se vería enriquecida su orientación comercial con la llegada de las tiendas mexicanas.

Otros casos semejantes son los comercios de El Super y The Ranch Market en las ciudades de San Bernardino y Redlands, que se especializan en la venta de productos mexicanos. Sus consumidores son en su mayoría de origen mexicano y su formato de venta es muy semejante al de la Comercial Mexicana e Hipermart. Los empresarios mexicanos podrían incursionar en este sector e introducir mercancía nacional de alta calidad y buen servicio al cliente.

En el campo gastronómico también existen nichos de oportunidad para abrir restaurantes que ofrezcan tacos cien por ciento mexicanos, moles regionales, carnitas, repostería típica, etc, que están en gran demanda pero que no se encuentran debido a que la mayor parte de los restaurantes mexicanos sirven comida Tex-Mex.

En resumen, la zona de Inland Empire, está en apogeo y permite que los empresarios mexicanos con visión puedan incursionar o exportar productos mexicanos y beneficiarse de las oportunidades de este mercado pujante.




Agregar un comentario