Mayor probabilidad de estabilizar producción con mayor incentivo fiscal para Pemex

188
  • Análisis Económico BBVA.

Arnulfo Rodríguez / Carlos Serrano

Pemex firmó hoy una carta compromiso con tres instituciones financieras para refinanciar USD 2,500 millones de su deuda. También renovó dos líneas de crédito por USD 5,500 millones, ampliando el plazo de tres a cinco años. La renovación y el refinanciamiento corresponden a líneas de crédito comprometidas con vencimientos hacia finales de 2019 y principios de 2020. De acuerdo con un comunicado de Pemex, el acuerdo mencionado se sitúa como la operación bancaria más grande de una empresa de energía en Latinoamérica, así como la operación bancaria más grande en la historia de la empresa petrolera. Es importante mencionar que la administración anterior de Pemex había dejado firmada esas líneas de crédito de USD 8,000 millones y que la renovación pretende ampliar el plazo y reducir el costo financiero.

En otro anuncio dado a conocer por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, se aligerará la carga fiscal a Pemex al permitirle que pueda subir el techo de un promedio de 150,000 a 400,000 barriles diarios para los cuales ya no pagará el Derecho por Utilidad Compartida (DUC) en relación a las migraciones de asignaciones a contratos petroleros. Lo anterior permitirá que algunos campos vuelvan a ser operados después de que el DUC imposibilitara

que fueran rentables. Así, Pemex accederá a mejores condiciones fiscales para los campos que decida migrar a este régimen, el cual es producto de la Reforma Energética.

El comunicado de Pemex también señala que el incentivo fiscal significará una reducción de al menos 30,000 millones de pesos hacia el final del ejercicio fiscal del presente año. Esta disminución en la carga fiscal coadyuvará a que Pemex pueda asignar más recursos a las actividades de exploración y producción petrolera, contribuyendo adicionalmente a la mejora de su balance financiero.

Consideramos que las medidas anunciadas hoy son positivas ya que ayudarán a bajar la presión de corto plazo sobre las finanzas de Pemex. Asimismo, la posible mayor asignación futura a la exploración y producción petrolera de los recursos liberados con la menor carga fiscal, abonará a la estabilización en la plataforma de producción petrolera. No obstante, para resolver el problema estructural de los relativos bajos niveles de inversión de Pemex en las actividades de exploración y producción petrolera, sugerimos que se reactive lo más pronto posible el modelo de negocio a través de farmouts.




Agregar un comentario