Líderes Internacionales de trabajadores se reunieron en México en favor de la justicia social

91

La Conferencia Internacional sobre Seguridad, Salud y Medio Ambiente del Trabajo, realizada el pasado 4 de octubre por el Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México, fue organizada en torno a varias fuentes referenciales que tienen un objetivo común ¡La Justicia Social!  Uno de ellos es el 80 Aniversario del SUTGCDMX, otro es el el primer centenario de la Organización Internacional del Trabajo  (OIT), que decir de la Agenda 20/30 y los 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible, compromisos que toda organización sindical comprometida con los cambios que están ya presentes en el mundo del trabajo, los debe asumir en términos dialécticos, es decir razonando objetivos en torno a la justicia, y a través del diálogo social, enriquecer conceptos y visiones sobre un quehacer que nos convoque a intercambiar determinadas preocupaciones y conocimientos y así participar responsablemente en lar construcción de un mundo distinto.

La Seguridad Social y la Salud en el Trabajo son un bien preciado por los asalariados, pero existe un desfase entre las leyes y su vínculo con la realidad. por lo tanto es necesario entender que: El mundo se encuentra en momentos de transformación y los países que tengan la capacidad a adaptarse a las nuevas formas de evaluar los sistemas de salud serán los que tendrán un mejor desempeño. La transformación tiene un componente tecnológico importante por lo cual estas características tienen que analizarse a detalle, no son mundos separados el de la tecnología y la salud.

Que el trabajo decente es un término que debe resolverse a partir de la condición fundamental para superar la pobreza, la gobernabilidad democrática y desarrollo sostenible.

Que en el trabajo se puede encontrar la solidaridad en la colectividad pero también se puede encontrar la muerte. El trabajo debe tener el derecho a controlar su propio destino, a la intervención social, a las formas nuevas de organización laboral.

Consideramos que la precariedad en el trabajo es el insulto más grande para la salud de los trabajadores. Y que la inteligencia artificial amenaza con sustituir a la inteligencia humana, por lo cual la tecnología se vuelve una amenaza si no se garantizan las condiciones mínimas para el trabajo.

Para quienes lo histórico es una perspectiva que influye en lo cotidiano, la búsqueda de nuevos espacios es un acontecer natural que le permite captar orígenes y concatenar acontecimientos. Las diversas lecturas debidamente tamizadas, iluminan una practica que hace posible una nueva forma de razonamiento sobre lo cotidiano, en la que el esclarecimiento permite salirse de los estrechos preconceptos que la hacen funcionar. Bajo la Dialéctica sindical, esto constituye una nueva manera de resistencia a lo dado como un “molde condicionante”, o a las aplicaciones que tienden a perpetuar lo establecido o aceptar al mundo como hecho consumado.

No es ocioso señalar que: El concepto de la justicia social fue respaldado como centro de las políticas públicas, en los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 incluyendo como punto 8 al trabajo decente. Dimensiones de la sostenibilidad en dónde el trabajo es parte central de la justicia social.

El Lic. Florentino Castro López, Director General del ISSSTE, en su mensaje y declaratoria inaugural de la Conferencia Internacional sobre Seguridad, Salud y Medio Ambiente del Trabajo, con la presencia de dirigentes sindicales de varios países del mundo y funcionarios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
Foto Mario Virrueta / Macroeconomía.

Los trabajadores y trabajadoras, incluso aquellos más aptos para adaptarse al cambio, se quejan en todo el mundo de un sentimiento creciente de inseguridad. Las instituciones y reglas creadas hace 50 años en muchos países, a menudo gracias a campañas lanzadas por los sindicatos para equilibrar la insistencia de los patrones de poder contratar y despedir de conformidad con los cambios en el mercado, con la necesidad de los trabajadores de una seguridad en los ingresos y del empleo a fin de construir una vida decente, han sido desmantelados por la reforma laboral.

Las consecuencias de la inseguridad en el mundo de trabajo para las familias y comunidades incluyen el debilitamiento de la cohesión social. La delincuencia, el consumo de las drogas, la ruptura en las familias, el estrés, los suicidios; la presencia de falsos redentores de los trabajadores, las políticas fundamentalistas que afirman tener una respuesta simple para disipar los temores de la gente, son todos síntomas de la creciente inseguridad que sufren las personas y las comunidades. Su origen está en la incapacidad de la gente para manejar su propio futuro y los nuevos escenarios de intervención en lo social que se encuentran atravesados por una serie de rasgos que necesario analizar, como la minimización del Estado por la influencia del capital en el mercado transnacional.

Actuamos porqué nos enfrentamos a la angustia impuesta de un mundo en el cual los referentes tradicionales han perdido su eficacia, ante una supuesta “modernidad” que para nosotros significa  retroceso, privatización de los servicios públicos y precariedad. En efecto, frente a disyuntivas simplistas,que culpan a los trabajadores, “como protagonistas primarios o su medio inmediato”, de ser poseedores de privilegios contemplados en sus derechos, se pueden entrever las verdaderas causas en la pérdida de referentes tales como el Estado, las instituciones o las caras visibles de la credibilidad: políticos, jueces, interlocutores, falsos redentores. Todos adolecen de una inconsistencia pertinaz para el hombre medio, incrédulo incluso de su propia perspectiva como ciudadano. Por lo tanto pretendemos dar un rostro humano a la mal llamada “modernización”.

De todo ello trato la Conferencia Internacional sobre Seguridad, Salud y Medio Ambiente del Trabajo, realizada el pasado 4 de octubre por el Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México.

Esta exitosa Conferencia Internacional, estuvo enmarcada por aspectos relevantes: Inaugurada por el Director General del ISSSTE Lic. Florentino Castro López con un conceptuoso mensaje; el mensaje del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Dr. José Ramón Amieva; el saludo del Sr Helmut Schwarser en representación de la Sra. Gerardina González Directora de la oficina de la OIT para México y Cuba; El Señor Jose Alberto Prieto en representación del Embajador de la República de Cuba; así como la participación de académicos, expertos en el tema, dirigentes de organizaciones sindicales, trabajadores mineros representantes del Senador Napoleón Gómez Urrutia, ex legisladores y legisladoras, trabajadoras y trabajadores miembros del SUTGCDMX;

Conferencia enriquecida por dos video conferencias una, desde la ciudad de Ginebra Suiza sede de la Organización Internacional del Trabajo. Dictada por el Actuario Alejandro Bonilla García. Presidente de la Asociación de Ex Funcionarios Internacionales para el Desarrollo (Greycells) Ginebra Suiza. Ex Coordinador de Políticas e Investigación. Sector de la protección Social de la OIT. Y otra desde la Ciudad de Buenos Aires Argentina. Dictada por el Dr. Carlos Aníbal Rodriguez.  Ex Ministro de trabajo,  ex Ministro de educación Experto de la OIT en Medicina del Trabajo, Desarrollo y Trabajo Decente. Ambos personajes con un envidiable currículum internacional.

A nosotros nos preocupa y así lo hemos manifestado la Crisis de Estado, la crisis de la mal llamada modernidad, la cual también la concebimos como un proceso que nos puede permitir explorar nuevos horizontes donde es posible entenderla o combatirla, incluso desde otro lenguaje, pero es necesaria una comprensión para establecer orígenes que nos haga entender el fenómeno de lo que se ha llamado modernidad como texto y contexto.

Pero nuestra experiencia nos aconseja revisar el pasado, preguntando, ¿qué se ha destruido y a cambio de qué?. Una perspectiva que al tiempo que cuestiona, propone un nuevo camino, una nueva dimensión social en todos los aspectos del desarrollo sostenible, estrategias basadas en los trabajadores y en el lugar de trabajo, como prioridad sindical. Una perspectiva sindical que al tiempo que cuestiona, también propone un cambio para avanzar, no para retroceder, esto es propio de la naturaleza humana, aunque hay quienes se empeñan en desconocerla, defendiendo un saber o ignorancia que les impide mirarse frente a un espejo.

1.- Dr. Héctor San Román, Ideólogo del Sindicalismo Mexicano, en su discurso ante los dirigentes sindicales internacionales y de la Organización Internacional del Trabajo, reunidos en nuestro país para afrontar los nuevos problemas de los trabajadores en el mundo.
2.- El Mtro. Juan Ayala Rivero, Secretario General del Sindicato Unico de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México, advirtió que es permanente la lucha de los trabajadores de México por su mejoramiento y adquiere nuevas dimensiones ante los nuevos problemas que plantea la realidad actual.
Fotos Mario Virrueta / Macroeconomía.

Hemos transitado diez y ocho años del siglo XXI cargados de ironías políticas, unos claman el triunfo de la democracia pero sin darnos cuenta que se satura el significado y el contenido de la misma con valores del mercado, el neoliberalismo ha dañado, las prácticas, la cultura, a los individuos y las instituciones de la democracia entendida como el gobierno del pueblo.

Somos parte de una ciudad donde se han dado, o están dándose ahora, una serie de novedades no carentes de consecuencias y estrechamente interrelacionadas, que crean un escenario nuevo y sin precedentes para las elecciones individuales o de grupo, y que representan una serie de retos nunca antes vistos.

Estamos conscientes de que una serie de cambios sociales, políticos y económicos intervinculados marcan un momento crucial en la historia de ocho décadas de nuestra organización sindical. El objetivo de una serie de foros, reuniones, conferencias que hemos llevado a cabo en tiempos recientes es centrar nuestra atención  sobre la magnitud y el significado de los desafíos a los que nos enfrentamos en la medida que la mal llamada “modernidad” al acelerar su ritmo, va trastocando los derechos humanos y sindicales que forman parte esencial del futuro del trabajo. Este ejercicio de analizar nuestra realidad apoyados por académicos, expertos internacionales, activistas sindicales, del mundo del trabajo, nos permite establecer una fuerte red de información a fin de ofrecer propuestas de acción dirigidas a mejorar nuestras relaciones laborales, dejando atrás todo aquello que con el tiempo ha pasado a convertirse en un pesado lastre,

Los objetivos básicos del sindicato en cuanto a dignidad y justicia, un trabajo decente y el fin de la desigualdad siguen siendo tan importantes como siempre, por lo tanto deberemos examinar nuestras políticas y métodos de organización. Es menester un examen objetivo y riguroso de lo que el sindicato deberá hacer para seguir respondiendo a las necesidades cambiantes de sus miembros en un mundo del trabajo en mutación.

El cometido fundamental del SUTGCDMX es promover y defender los derechos e intereses de los trabajadores agremiados, impulsar la relación internacional entre sindicatos, organizar conferencias y foros nacionales e internacionales, marcando el respecto a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo y representarlos con dignidad en el contexto laboral internacional.

Sus principales ámbitos de actividad hoy incluyen los siguientes temas: Trabajo Digno, Salud, Seguridad Social, Envejecimiento poblacional, Juventud, Pensiones, Medio Ambiente, Derechos Humanos, Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo; Asuntos Políticos, Económicos y Sociales, Desigualdad, Pobreza, Medio Ambiente del Trabajo; Equidad y Lucha contra la discriminación; y Solidaridad internacional. Por ello nos preocupan declaraciones como el reciente informe del Banco Mundial: “En un mundo en el que la desigualdad ha estado aumentando durante más de tres décadas y los derechos de los trabajadores están constantemente bajo amenaza, es frustrante ver que si bien el banco finalmente reconoce la importancia de los derechos laborales en la nueva política de seguridad, dos semanas más tarde los socava, mediante la publicación de una agenda protegiendo descaradamente a las empresas en el “World Bank’s  World Development  Report 2019. (WDR 2019.)»

Cambios basados en el análisis de las fuerzas y flaquezas de nuestra estructura, también en los principales desafíos previstos para el inicio de la cuarta transformación, para la cual la participación de los trabajadores del campo y la ciudad es fundamental como el potencial para construir una relación que deberá consolidarse en base al respeto, pues los servicios de calidad están directamente relacionados con la calidad de nuestra relaciones laborales. El diálogo social entre el sindicato y las autoridades es factor clave para mejorar las condiciones de trabajo, un buen índice en la productividad y un aumento de las oportunidades para el Trabajo digno.

Lo dijimos en la Conferencias sobre Dialéctica Sindical « El nacimiento del sindicalismo fue para equilibrar las fuerzas del asalariado frente al poder económico con el derecho de huelga. Es obvio que el paradigma ideológico dominante en el escenario mundial, al mismo tiempo que concede todas las libertades a las fuerzas del mercado, limita el espacio para el accionar regulador del Estado y, neutraliza el reconocimiento de legitimidad a la acción de las organizaciones sindicales».

1.- El Dr. Helmut Schwarser, en representación de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), entregó un saludo de ese organismo mundial a los trabajadores de nuestro país, en esta nueva etapa que se abre para México y el Mundo.
2.- Mtro. Carlos Reta Martínez, Presidente del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP), quien señaló ante los dirigentes sindicalistas del mundo reunidos en nuestro país, el papel definitivo que deben y pueden realizar los gobiernos para el bienestar de los trabajadores del país, tanto los del sector privado como los del sector público.
Foto Mario Virrueta / Macroeconomía.

«Tenemos que imaginar y construir lo que podríamos ser para desembarazarnos de esta especie de doble imposición política consistente en la individualización y la totalización simultánea de las estructuras del poder moderno»  Esa relación asimétrica constituida entre autoridad y obediencia, situación estratégica que se da en una determinada sociedad. (Michel Foucault, 1926-1986)

Desde nuestra participación en lo social, nos hace posible identificar, construir o reconstruir lazos de significación que cruzan diferentes grupos sociales y desde ese espacio podemos elaborar respuestas estratégicas para formular razones que desarmen los discursos estigmatizantes sobre determinados problemas, lo que implica, en principio, una posibilidad de reducción del padecimiento de los o las trabajadoras afectadas por esas formas del discurso. En otras palabras, desde un dispositivo, por ejemplo gremial, es factible llevar adelante este tipo de participaciones, cuyo horizonte se vincula a la reducción del padecimiento de aquellos que son estigmatizados desde los discursos dominantes vigentes, teniendo en cuenta que las representaciones en la esfera individual son un producto de los imaginarios sociales que impiden ver lo propio, lo que se tiene, aquello que la crisis fragmentó o tal vez ocultó. Esto es el motivo de nuestro acercamiento con grupos académicos y de expertos para hacer análisis objetivos y puntuales que nos den respuestas coherentes, coordinadas para un posterior consenso.

Una característica fundamental de la democracia es la celebración de elecciones libres y justas en las cuáles todos los ciudadanos, mujeres y hombres, pobres y ricos, tienen un mismo voto para partidos y candidatos que compiten para ser gobierno y ganar espacio legislativos. No obstante, la democracia va más allá de las elecciones. Es una cultura de tolerancia, debate y diálogo basado en el respeto de la libertad de expresión, de reunión y asociación y la no discriminación.

Quizás la característica más esencial de la democracia que funciona no es que la mayoría ocupe el gobierno, sino que los derechos de las minorías y de aquellos que cuestionan al gobierno sean respetados y protegidos por el sistema legal y un poder judicial independiente. La otra cara de este juego político es que las agrupaciones que se ubicaron en la oposición, acepten también trabajar en pos del cambio por medios no violentos y dentro del proceso democrático. Consideramos que si bien la polémica es un arma útil en la contienda política, es también mala consejera para gobernar.

Y dentro del mundo del trabajo, es también cierto que: El respeto de la libertad sindical es un requisito esencial para la democracia en pleno funcionamiento. Es a través de la libertad sindical que los derechos sindicales cobran vida, se hacen reales, toman forma y mueven el mundo. La libertad sindical es el vínculo entre un pensamiento y una acción, entre un murmullo y un movimiento.

En la mayoría de los países, los sindicatos figuran entre las organizaciones no gubernamentales más representativas y más numerosas. Lo que caracteriza a los sindicatos es que son financiados, controlados y legitimados por sus miembros. Enraizados en la vida cotidiana de las trabajadoras y trabajadores, los sindicatos son la médula de la democracia.

No obstante, en el mundo existen muchos modelos constitucionales diferentes para la democracia. Cada uno ha emergido en una historia particular de enfrentamientos y debates para responder a las necesidades de un país específico. Ninguno es perfecto y todos de tanto en tanto necesitan ser cambiados para responder a las nuevas necesidades y desafíos. Por ello la experiencia muestra que todas las democracias dignas de ese calificativo están fundadas en el respeto de ciertos derechos humanos básicos y universales y esos derechos básicos están codificados en una serie de instrumentos internacionales, entre ellos:

El Dr. José Ramón Amieva, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, con el Mtro. Juan Ayala Rivero, Secretario General del Sindicato unico de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México, durante la Conferencia Internacional sobre Seguridad, Salud y Medio Ambiente del Trabajo.
Foto Mario Virrueta / Macroeconomía.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos;

* Los pactos de la ONU sobre derechos civiles y políticos y sobre derechos económicos, sociales y culturales;

La Declaración de Filadelfia de la OIT, los convenios claves y la Declaración sobre los principios y derechos fundamentales en el trabajo.

Estas normas internacionales son universalmente aplicables independientemente del nivel de desarrollo. Allí donde son observadas, los pueblos son tratados por el Estado como ciudadanos. Allí donde no lo son, los pueblos siguen siendo sujetos que deben obedecer las órdenes de gobernantes que no pueden elegir o señalar responsables. Como lo explicó el Premio Nobel Amartya Sen, durante el siglo XX, la pregunta clave, para la democracia ha pasado de ser si el pueblo de un país está «maduro para la democracia» a sí un Estado ha «madurado a través de la democracia» para su pueblo. Los trabajadores podemos agregar; es vital «gobernar obedeciendo».

Por último Como actores sociales debemos ser protagonistas y quienes asumamos el trabajo socio político para poder replantear nuestro horizonte. Retomando el sentido de la intervención en lo social es volver al camino del protagonismo, lo cual concierne en primer lugar a los destinatarios, esto quiere decir a los trabajadores en una práctica de intervención, pero en realidad abarca mucho más: incluye a todos aquellos que consistentemente apuestan al destino del trabajador en tanto ente social.

 

Por el Dr. Héctor San Román, Vicepresidente de la Conferencia Internacional sobre Seguridad, Salud y Medio Ambiente del Trabajo




Agregar un comentario