Realidad y Consecuencias del USMCA

127

Dr. Jorge Navarro Lucio

Estocolmo, Suecia. El nuevo acuerdo comercial trilateral entre México, Estados Unidos y Canadá, conocido por sus siglas en inglés como USMCA, impide la posibilidad de que cualquiera de las tres economías recurra a la manipulación monetaria para impulsar sus exportaciones.  Este acuerdo que firmarán, antes del 30 de noviembre, los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump así como  el Primer Ministro Justin Trudeau sienta un precedente crucial para normar las futuras relaciones comerciales con otros países. ¿Por qué? Porque, el Capítulo 33, sobre Políticas Macroeconómicas y Cuestiones Monetarias, compromete a los tres países dejar que las fuerzas del mercado fijen el tipo de cambio y no se haga por medio de políticas públicas.

Este Capítulo es una clausula de adhesión al Convenio Constitutivo del Fondo Monetario Internacional que impide la manipulación de los tipos de cambio con el fin de ajustar sus balanzas de pagos y lograr ventajas competitivas.

Como se sabe algunos países utilizan esta medida monetaria, de manipular el tipo de cambio, con el objeto de abaratar sus mercancías, hacerlas más competitivas en el mercado internacional. Una política monetaria muy socorrida por algunos países asiáticos, como lo hacía China, que disminuía el valor real de los costos de producción a través del tipo de cambio para tener una ventaja competitiva frente a otras economías.

Después de la traumática experiencia con las depreciaciones competitivas de las décadas de 1920 y 1930, hubo consenso en que se necesitaban normas internacionales para desalentar esas políticas. Esta fue la principal motivación por la cual el Fondo Monetario Internacional estableció que cada país miembro se comprometía a evitar la manipulación del tipo de cambio para evitar un ajuste efectivo de la balanza de pagos o para obtener una ventaja competitiva desleal sobre otros países.

Sin embargo, algunos países, sobre todo los que orientan sus economías a la exportación, manipulan sus monedas bajo las “reglas del FMI”, que les permite “fijar”, “flotar” o adoptar una amplia gama de regímenes de tipos de cambio intermedios. Además, permite a los países intervenir en los mercados de divisas cuando lo crean necesario a fin de contrarrestar las condiciones desordenadas del mercado. Esto lo pueden hacer a través de las tasas de interés o por medio de la venta o compra de divisan en el mercado.

Otros países, como Suecia, que no son parte de la zona Euro, devalúan su moneda como medida de fijar el tipo de cambio y mantener tasas de interés cero y así evitar que la burbuja de las bienes raíces explote. La corona sueca cae en función de las fuerzas del mercado y permite mantener un superávit en su balanza de pagos, tanto en la cuenta corriente como en la de capital.

A pesar de la clausula que impide la manipulación de los tipos de cambio, el FMI no ha dado señales que esté dispuesto a hacerla cumplir, en los últimos 30 años, sólo ha habido dos casos Suecia en 1982 y Corea del Sur en 1987, cuando el FMI estuvo dispuesto a enviar una misión especial (la llamada “consulta suplementaria”) para investigar un problema de tipo de cambio.

En cuanto al Capítulo 33 de la USMCA (quizá este acuerdo se denomine en español como MUSCA –Mexico United States Canada Agreement-) , afirma que las partes se comprometen a cumplir con la clausula del FMI. Los requisitos de transparencia e información del Capítulo exigen la divulgación pública de datos mensuales sobre los saldos de las reservas internacionales y la intervención en los mercados de divisas, los datos trimestrales de la balanza de pagos -incluidas las exportaciones e importaciones- y otros datos que el FMI hace públicos.

Además, establece un Comité Macroeconómico entre los tres países que se reunirá al menos una vez al año para supervisar su aplicación. Si una de las partes considera que las políticas y medidas de otra parte violan los compromisos en materia de políticas o presentación de informes, puede iniciar un proceso de consultas bilaterales e inconformarse. Pueden negociar para resolver las controversias en eta materia o en su caso invitar a representantes del FMI a participar si las partes no llegan a un acuerdo.

La USMCA cuenta con un mecanismo de resolución de disputas que permite la presentación de los alegatos para cualquier con el supuesto de incumplimiento de las obligaciones de transparencia y presentación de informes. Pero, no prescribe claramente, el Capítulo 33, las cuestiones de fondo como las medidas de los bancos centrales u otras instituciones como la Reserva Federal de Estados Unidos que constantemente intervienen en los mercados cambiarios a través de inyectar más dinero vía emisión de bonos del Tesoro, elevar las tasas de interés o comprar y vender divisas.

En cuanto a este Capitulo, México tiene la ventaja que ya aprobó el Tratado de Asociación Transpacífica y el Acuerdo (trilateral) reconoce explícitamente la importancia de dichas políticas para el comercio. La estructura del Capítulo 33 y gran parte de su lenguaje hacen eco de la Asociación Transpacífica (TPP). Por ejemplo, los requisitos de transparencia y presentación de informes de la USMCA difieren mínimamente en cuanto a que ambos formatos exigen el establecimiento de un comité macroeconómico para las discusiones multilaterales anuales de las políticas de las partes y designan al FMI como árbitro independiente.

Quizá una diferencia significativa entre el Capítulo 33 de la USMCA y la redacción del TPP es que el Capítulo 33 está incluido dentro del texto central de la USMCA, lo que significa que ciertos compromisos bajo el acuerdo son legalmente exigibles. En contraste, con el TPP establece tal medida en los acuerdos paralelos ya que se omitió toda referencia al marco de aplicación del TPP.

Tanto México como Estados Unidos y Canadá tienen regímenes de tipo de cambio flotante y desde esa perspectiva cumplen con los requisitos de transparencia y presentación de informes conforme lo exige el Capítulo 33, pero hay mucha cancha para operar la manipulación de las monedas.

México utiliza una medida monetaria para incrementar o disminuir el circulante, el llamado corto o Sistema de Saldos Acumulados, el cual tiene como objetivo disminuir la inflación recortando el monto de billetes en circulación. Pero también es un mecanismo efectivo para mandar señales de alerta  a los mercados internacionales de divisas y obligar a los especuladores a comprar el billete verde (dólar), lo cual obliga a la depreciación del peso.

Esta práctica también se puede utilizar en Canadá o en Estados Unidos, el acuerdo no cuenta con medidas regulatorias o supervisión sobre políticas monetarias a través de manipuleos como tasas de interés o reducción del circulante. Cada vez que Estados Unidos incrementa las tasas de interés, como medida antiinflacionaria, los mercados emergentes sufren tremendas devaluaciones.

México se ha salvado de sufrir una fuerte devaluación, como consecuencia del incremento de las tasas de interés en Estados Unidos, debido a que el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador ha mandado señales positivas a los mercados. Se sumó al USMCA, MORENA tiene mayoría en el Congreso (asegura que el Acuerdo se apruebe), nombró con anticipación a la mayor parte de su gabinete, el negociador comercial del Presidente Electo, Dr. Jesús Seade, fue observador activo en el proceso de negociación y coadyuvó a destrabar el Acuerdo, hay una transición institucional, pacífica y ordenada; no se incrementarán los impuestos, se disminuirá el gasto corriente, se aumentará el gasto gubernamental en inversión de bienes públicos, se impulsará la educación vocacional, etc.

 

Por el Dr. Jorge Navarro Lucio

 

 




Agregar un comentario