Remesas llegarán a 33,000 md (+9.0%) en 2018, y a 35,000 md (+6.0%) en 2019

140

BBVA Bancomer y el Consejo Nacional de Población (CONAPO), presentaron el Anuario de Migración y Remesas 2018, un documento de análisis e investigación sobre la migración como un fenómeno global, el impacto económico de las remesas en México y el mundo, así como los temas que permiten dar seguimiento al comportamiento de los migrantes.

De acuerdo con el documento, las Naciones Unidas estima que hay 257.7 millones de migrantes en el mundo en 2017, de los cuales 124.6 millones son mujeres (48.4%) y 133.1 millones son hombres (51.6%); de ellos, 56% tiene entre 20 y 49 años de edad. El volumen de migrantes internacionales en 2017 con respecto al año 2000 creció en 85 millones, lo que representa un incremento de casi 50% en un periodo de 17 años. Las principales regiones de origen de migrantes son: Europa Oriental y Asia Central, Sur de Asia, y América Latina y El Caribe, mientras que las de destino son Europa Occidental, Estados Unidos y Canadá. México es el segundo país con más migrantes en el mundo con cerca de 13 millones, superado solo por India con 16.6 millones.

Conforme a lo pronosticado por el Banco Mundial las remesas han retomado su crecimiento en 2017, tras el retroceso que sufrieron en 2015 y 2016. Se estima que a nivel global en 2018 las remesas alcanzarán los 616 mil millones de dólares, y en 2019 podrían aumentar 4.0% y llegar a 640 mil millones de dólares. 75% de las remesas mundiales van a economías de bajo y medio nivel de ingreso. México continúa siendo el cuarto receptor de remesas a nivel mundial, superado solo por India, China y Filipinas. En 2017, se estima que Nepal fue el país con mayor dependencia de remesas (31.2% del PIB), seguido de Kirguistán (30.4%), Haití (29.4%), Tayikistán (26.9%) y Liberia (26.1%).

Se estima que en 2016 y 2017 la dependencia de México de las remesas fue de 2.7% de su Producto Interno Bruto (PIB), situándolo en uno de sus mayores niveles de dependencia, similar a lo observado en 2006. Se estima que hay 1.6 millones de hogares que dependen de estos recursos. La entidad con el mayor porcentaje de hogares que reciben remesas fue Zacatecas (16.7%), seguida por Michoacán (15.8%) y Nayarit (13.2%). En 2016 había cerca de medio millón de micronegocios en hogares receptores de remesas: a) 39.3% en actividades comerciales, como abarrotes y minisúpers; b) 33.4% en servicios, como restaurantes, fondas y estéticas; y c) 27.4% industriales, como en alimentos procesados y prendas de vestir. En 2018 se estima que las remesas crecerán 9.0% y llegarán a 33,000 millones de dólares.

En 2017 se presentó un incremento con respecto al año anterior de 66% en los solicitantes de refugio, pasando de 8 796 a 14 596 solicitantes. Esta cifra es 11 veces mayor a la que se observó en 2013. La mayor parte de las solicitudes de refugio al gobierno de México son de personas originarias de: Honduras (4,272 solicitudes), Venezuela (4,042), El Salvador (3,708), Guatemala (676), Cuba (796), y Haití (436), entro otros. En el mundo hay 17 millones de asilados, principalmente por los conflictos internos en Siria, Afganistán, Sudán, Congo y Somalia.

Las últimas estimaciones indican que en 2017 el número de mexicanos en la Unión Americana ascendió a 12.2 millones, su máximo histórico. Sin embargo, es un nivel muy similar al observado en los últimos 10 años, en los que oscilaba entre 11.5 y 12.0 millones de mexicanos, por lo que es difícil poder concluir que este aumento sea sostenido. Siete de cada 10 migrantes mexicanos no tienen ciudadanía y se estima que 5.6 millones de connacionales son no documentados. 22.1% de las mexicanas migrantes están ocupadas en labores ligadas a la salud y educación, 17.6% en la hostelería y esparcimiento y 14.3% en actividades profesionistas y administrativas; mientras que 29.7% de los hombres lo hace en la construcción, 13.2% como profesionistas y administrativos y 12.2% en hostelería y esparcimiento.

Solo 20% de los migrantes mexicanos tiene algún grado de estudios de nivel licenciatura o superior, mientras que entre los hijos con padre y/o madre mexicanos (2da generación) y los descendientes de mexicanos (3ra generación), esta cifra llega a cerca de 50%. Es decir, pueden aspirar a niveles educativos más altos y así a una mayor movilidad social. A pesar de estos avances y tras varias generaciones, los niveles educativos de los estadounidenses de ascendencia mexicana son menores al promedio nacional en ese país.

En 2018 habrá más presupuesto a seguridad fronteriza y mayor riesgo y costo para migrar a EE.UU. El presupuesto presidencial de EE.UU. para 2018 se incrementó respecto a 2017, los recursos del ICE, encargados de las deportaciones al interior ascendió a 7,942 millones de dólares (+21.6); y del CBP, quienes están en puestos fronterizos y de aduanas, a 16,388 millones de dólares (+29.4%). Además de estos incrementos, se propone destinar 2.9 mil millones de dólares para “inversiones críticas en la seguridad fronteriza de primera línea” de los cuales 1.6 mil millones de dólares estarían destinados a la reparación y ampliación del muro fronterizo con México. Se estima que el costo para contratar un guía o “coyote” para internarse en EE.UU. pasó de una mediana de $67,408 mil pesos (4,109 usd) en el tercer trimestre de 2015, a $106,855 (5,997 usd) en el tercer trimestre de 2017.

A pesar del ambiente hostil antiinmigrante en EE.UU., el número de deportados mexicanos ha mantenido una tendencia descendente desde 2010. Desde la campaña y durante su administración, Donald Trump amenazó con deportaciones masivas de migrantes no documentados. En 2017, el presidente Trump señaló que aumentó las detenciones de mexicanos no documentados en ese país, pero en ese año hubo 167 mil eventos de deportación, 24% menos que en 2016. Sin embargo, en 2017, 16.1% de los mexicanos deportados dejó uno o más hijos menores de 18 años en EE.UU., mientras que en 2016 la proporción fue de 11.3%; es decir, ha aumentado la proporción de separaciones familiares por agentes migratorios.

Hace justamente un año, el 5 de septiembre de 2017, la administración Trump anunció el término de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en ingles), que otorga a dreamers un estatus migratorio documentado y permiso de trabajo. 690 mil jóvenes beneficiarios del programa, de los cuales 548 mil son de origen mexicano (79.4%), perderían su estatus migratorio regular y volverían a ser no documentados. El 9 de enero de 2018, un juez federal en California ordenó una medida cautelar para proteger a los beneficiarios de DACA, por lo que pueden seguir solicitando su renovación. A la fecha, los jóvenes dreamers viven en la incertidumbre y están protegidos solo por esta medida cautelar, hasta que se resuelvan los recursos legales correspondientes. A un año, el congreso no ha llegado a acuerdos para protegerlos.

En la Encuesta Intercensal 2015 se contabilizaron un millón de personas nacidas fuera de México, de los cuales 581 mil (57.7%) nacieron en EEUU y tienen padre y/o madre mexicanos. De estos, 84% tienen 15 años o menos (488 mil niños y jóvenes). No se tiene el año exacto, pero por los grupos de edades, la mayoría llegó a México entre 2005 y 2015. Estos niños y jóvenes, que pueden aspirar a la doble nacionalidad, enfrentan muchos retos de integración personal, cultural, comunitaria, educativa y laboral, entre otras problemáticas.

En 2017 fueron detenidos 83 mil menores migrantes en EEUU, la mitad acompañados y la otra mitad sin compañía; esto es 19.1% menos respecto a 2016, que registró más de 100 mil detenciones. La mayoría de los menores no acompañados provienen de Guatemala (35.8%), El Salvador (22.1%) y Honduras (18.8%); y también de México (21.4%). 57.2% de los menores no acompañados y 66.0% de los acompañados detenidos en EE.UU., atraviesan por Tamaulipas y son aprehendidos en la zona de Rio Grande Valley. 30.0% de los detenidos y referidos a albergues son niños menos de 15 años de edad, el resto tiene entre 15 y 17 años.

En diciembre de 2018 se podría firmar el pacto por una migración segura, ordenada y regular, lo que representaría un posible hito para la migración mundial. Todos los miembros de las Naciones Unidas se encuentran en pláticas para su adopción, salvo la administración del presidente Trump que declaró que no lo firmará aún sin conocer su contenido final. BBVA Bancomer formó parte de la delegación oficial mexicana en las Naciones Unidas para la discusión de estos temas en abril de 2018. Este acuerdo mundial: a) Preserva la soberanía nacional, pues cada país definirá su política migratoria; b) Promueve la migración segura, al reducir los riesgos y peligros de la migración irregular; y c) Fomenta la movilidad laboral, al crear mecanismos para que migrantes puedan integrarse a economías con déficit laboral.




Agregar un comentario