El pueblo de México no puede equivocarse

47

En este momento el pueblo de México se encuentra en una encrucijada y no puede equivocarse; en la soledad de la casilla cada ciudadano y ciudadana expresarán con libertad y precisión que país quieren en los próximos años para sus familias: una nación que continúe con el progreso que entre todos hemos logrado y que nos ha dado desarrollo económico, social y educativo; o votar para dar un frenón al país, que termine con la libertad económica, la libertad política y el modo de vida democrático que llevamos, para conducirnos a ser una nueva Venezuela de América Latina y del mundo, es decir, un país en el atraso, sin economía libre, en la escasez y el aislamiento internacional.

Es cierto que la nación mexicana enfrenta hoy muchos problemas de diversos tipos, como la inseguridad en diferentes regiones, y la desigualdad social y económica que se agudiza en franjas marginales de las ciudades; pero nadie puede negar el enorme progreso que tiene hoy nuestra patria.

Somos hoy día la nación latinoamericana de mayor desarrollo económico y social, mucho más allá de Brasil y Argentina, que enfrentan sus peores crisis en lo económico, en lo social y en lo político; y ya no se diga de la verdadera pesadilla que vive Venezuela y que están sufriendo otros países como Perú y Ecuador, así como las naciones centroamericanas, con excepción de Costa Rica.

Hemos desarrollado la infraestructura económica portuaria, de comunicaciones terrestres, aeroportuaria y turística más asombrosas de toda América Latina, como lo demuestra el gigantesco comercio internacional que realizamos, especialmente con los Estados Unidos, con país con el que sostenemos un intercambio anual de 650 mil millones de dólares mucho más de un millón de dólares por minuto durante todos los días del año; los puertos de Veracruz, Manzanillo, Mazatlán, Coatzacoalcos, Salina Cruz, Ensenada, Altamira, Acapulco, Puerto Madero, Progreso,  Isla del Carmen, Campeche, Playa del Carmen, La Paz y los demás, tienen el movimiento económico y las capacidades más grandes de toda su historia.

Estamos construyendo el ferrocarril interurbano más moderno del siglo de América Latina, entre la Ciudad de México y Toluca; y hemos arrancado la construcción de la segunda obra de infraestructura más grande del mundo en la actualidad, que es el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, que tendrá capacidad para recibir cada año a 120 millones de pasajeros, cifra gigantesca, comparada con la capacidad del actual aeropuerto que ya esta saturado al recibir “solamente a 30 millones de pasajeros al año, lo que da una idea del movimiento económico y turístico de nuestro país.

Es cierto que nuestra nación enfrenta actualmente muchos problemas; pero todos los países que crecen y avanzan los tienen, incluidas las superpotencias; pero como decían los antiguos, “no hay peor ciego que el que no quiere ver”, y en este caso, sectores obnubilados por la propaganda negativa de las redes sociales se niegan a aceptar las evidencias del avance nacional.

Macroeconomía hace un llamado a los ciudadanos objetivos y de pensamiento claro, para que en la soledad de la casilla electoral no se equivoquen, al escoger el destino de progreso y libertad que quieren realmente para nuestro país, sus hijos y sus familias.

 

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano, Director General de la Revista Macroeconomía.




Agregar un comentario