Rotarios del “Club Plateros Centro Histórico” y la Asociación de Contadores de México, AC. llevan bienestar a ancianitas de la Casa Hogar “Voluntarias Vicentinas”

104

Los representantes del Club Rotario Plateros Centro Histórico, encabezados por el C.P. Felix Araiza Borboa y la Asociación Mexicana de Contadores Públicos, Colegio Profesional en el Distrito Federal AC, dirigidos por el Presidente Francisco Castro Lomelí; acudieron a la Casa Hogar de las Damas Vicentinas, en la Merced, con víveres para el sostenimiento de la misma. Foto Erasmo Martínez / Macroeconomía

Mediante una serie de acciones caritativas, el Club Rotario Plateros-Centro Histórico y la Asociación de Contadores de México, AC. llevan bienestar a ancianitas.

Las dos instituciones que tienen una vocación de ayuda a los más necesitados, se han acercado al “Hogar para Ancianos Nuestra Señora de Guadalupe”, para llevarles vituallas y actividades de labores que puedan proporcionarles medios económicos para mejorar su calidad de vida.

Esa Casa Hogar, que está administrada por “Voluntarias Vicentinas” recibió con alegría a un grupo numeroso de rotarios del Club Plateros- Centro Histórico y de la Asociación Mexicana de Contadores Públicos, quienes aportaron diversos víveres y establecieron programas periódicos de acercamiento y avituallamiento.

Al mismo tiempo, la señora Claudia Cruz ofreció establecer un programa de labores entre las ancianitas con capacidades actuales, a fin de crear objetos artesanales que les puedan proporcionar recursos económicos para mejorar su calidad de vida.

Tanto la administradora de la Casa Hogar como las propias ancianitas, que viven en una casa construida en el siglo XVI, agradecieron a los rotarios y a los contadores públicos su buena disposición y generosidad, ya que quienes habitan esa Casa Hogar, que son unas decenas de ancianitas, necesitan: “confianza, compañía, seguridad, tranquilidad, superación y sobre todo ‘dar y recibir amor’”.

El Rotario Claudio Cruz ofrece a las ancianitas y a la principal cuidadora de la Casa Hogar de las “Voluntarias Vicentinas”, Sra. María Elena Peña, una dotación permanente de agua de beber y otros víveres necesarios. Foto Erasmo Martínez / Macroeconomía

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano, Director General de la Revista Macroeconomía. 




Agregar un comentario