China toma el liderazgo mundial; Xi Jinping, comparado con Mao Tse-tung, es reelegido Presidente por 5 años más

75

Deslumbrante Crecimiento de China

Comentarios al Artículo de Helmut Matt, de la Revista China Hoy publicado en la Revista Macroeconomía de México

Del triunfo de la Revolución China logrado apenas el Primero de Octubre de 1949, con el gran líder y Presidente Mao Zedong, al momento actual, bajo la presidencia de Xi Jinping, la evolución de la República Popular China ha sido deslumbrante y veloz, tanto que personas como yo que conocimos Beijing y Shanghái en el año de 1972, no podríamos comparar esas ciudades como las vimos entonces, con lo que ahora son, llenas de rascacielos y vialidades rápidas de segundos y terceros pisos y de líneas de metro extendidas y eficaces, incluyendo trenes de alta velocidad, de más de 400 kilómetros por hora.

Realmente como dice el autor Helmut Matt, las grandes ciudades de China pasaron de ser “Campo de Escombros a Potencia Económica”.

Pero todo se ha logrado con el gran esfuerzo, trabajo y sacrificio del pueblo chino que ahora empieza a ver los frutos de esta moderna y “Larga Marcha”, en este caso económica, tecnológica y política.

Vista panorámica del Distrito Central de Negocios de Beijing

El pueblo chino se ha organizado desde entonces en una forma disciplinada y eficaz, de tal suerte que está convirtiendo la escasez en prosperidad, y avanza para obtener la equidad económica entre la población.

Ha logrado China desarrollar ahora más de cuarenta grandes ciudades de alta productividad y donde se tiene un nivel de vida razonable a nivel mundial; el objetivo es lograr una urbanización más intensa y generalizada, sin despoblar el campo, a la vez que se mantiene un alto nivel tecnológico en la producción rural.

Como decía el Presidente Mao Zedong en 1949, y después el gran líder moderno Deng Xiaoping en 1978, China debe caminar “Con los Dos Píes”; es decir, con la más elevada ciencia y tecnología, sin olvidar a los grupos humanos del campo y de mayor atraso.

Deng Xiaoping desarrollo la idea de “Un País y Dos Sistemas”, para decir que, por una parte, debía China abrirse al mundo y al capitalismo y, por otra parte, mantener el desarrollo y una economía planificada en la economía interna.

Ahora China, bajo el Presidente Xi Jinping, se abre al mundo, pero intensifica su atención hacia la economía interna, para que la población tenga mejores y mayores satisfactores, que compensen el trabajo y esfuerzo desarrollado durante estos últimos setenta años.

 

Gran éxito en lo interno y lo externo de Xi Jinping en su Primer Quinquenio de Gobierno en China 

Comentarios al artículo de Wu Sike de China Hoy, publicado en la Revista Macroeconomía, de México

Lo más impresionante que ha logrado el Gobierno del Presidente Xi Jinping, desde hace cinco años en que fue elegido Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCH) ha sido la estabilización de la economía de ese gigantesco país, en un crecimiento acelerado, pero no exagerado, de 7.2 por ciento anual, manteniendo a la vez un nivel de empleo razonable, con un desempleo que no va más haya del 5 por ciento, y una inflación anual del 2%.

Ese nivel de progreso logrado en el último Quinquenio presidido por Xi Jinping es muy apreciable por cuanto es tres veces mayor al crecimiento mundial (2.5 %) y casi el doble del crecimiento de los países emergentes en desarrollo (4.0 %).

Vista panorámica del Bund de Shanghai. CFP

En lo externo, el Gobierno del Presidente Xi Jinping se ha esforzado por mostrar una política pacifista a nivel mundial y de colaboración entre todos los países; en ese mismo tema se ha pronunciado por una solución negociada y pacífica en la Península Coreana, a pesar de los niveles de crisis a que se está llegando.

Se deja ver claramente en el artículo de Wu Sike que el interés de la República Popular China en estos últimos cinco años ha sido en lo interno, llegar a un nivel de desarrollo que permita a la gran población del país llegar a un nivel de comodidad razonable en forma modesta y equilibrada, y en lo internacional, contribuir con los países menos desarrollados del planeta con créditos e inversiones productivas que permitan avanzar más rápidamente a los países atrasados de Asia, de África y América Latina, por medio de la política denominada Una Franja y Una Ruta para Cooperación Internacional.

A nosotros como mexicanos, nos gusta esa tendencia y esperamos que así se mantenga en los próximos años a corto plazo, como garantía de paz y desarrollo global.

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano, Director General de Revista Macroeconomía.

 




Agregar un comentario