El precio futuro del Oro

113

Los chinos anunciaron que ya perfeccionaron un esquema, que se implementaría formalmente en el mercado hacia fines del año, mediante el cual los países que venden petróleo a China aceptarían la moneda china, el yuan, en pago por su petróleo; y para lograr este trato, los chinos añadieron un incentivo: los yuanes que reciban los exportadores de petróleo serían intercambiables por oro. El oro que se entregaría a los exportadores de petróleo tendría ‘fuente’, es decir, sería ‘adquirido’, fuera de China.

De esta forma, los exportadores de petróleo ofrecerían los yuanes en su poder a los Bullion Banks de Londres, a cambio de oro.

Por lo que sabemos, el plan consiste básicamente en eso.

A continuación, mi punto de vista sobre esta situación:

Los Bullion Banks son las entidades que controlan el precio del oro mediante la venta de contratos a futuro, es decir, ‘oro en papel’. A través de estos contratos, los Bullion Banks prometen entregar oro a un precio determinado, a los especuladores que compran esos contratos, aunque la intención de estos especuladores es obtener sólo una ganancia en dólares, mediante su apuesta a que el oro subirá, y no pretenden recibir el oro físico.

A veces los especuladores logran ganancias, pero la mayoría de las veces pierden, porque los Bullion Banks pueden mover hacia abajo el precio del oro en cualquier momento y limpiar a los especuladores que estaban con posiciones ‘largas’ en oro. Este juego ha sucedido durante años.

Supongo que los Bullion Banks no desearán recibir yuanes, a cambio de entregar oro físico. Primero convertirán los yuanes a dólares, y el único probable proveedor de esos dólares tendría que ser el Banco de China que, por cierto, quiere reducir su tenencia de dólares. De esta forma, los Bullion Banks podrían ofrecer oro a cambio de dólares.

Esta operación mata dos pájaros de un tiro: los exportadores de petróleo consiguen su oro en Londres y China reduce su tenencia de dólares, lo cual desea hacer.

En mi opinión, aquí es donde comienza lo divertido.

Primero, la cantidad de oro que los Bullion Banks tienen que entregar significará para ellos una presión inusual. Los Bullion Banks están acostumbrados a controlar el precio del ‘oro en papel’, de tal forma que dificultan mucho la entrega del oro físico, a los tenedores de estos contratos.

Sin embargo, conforme el esquema chino entre en operación, esta situación cambiará: un nuevo comprador de grandes cantidades de oro físico habrá aparecido en escena. Los acontecimientos tomarán un curso muy desconcertante para los Bullion Banks. ¡Un curso que nunca antes ha visto ningún gerente de esos bancos!

En segundo lugar, la cantidad de petróleo que compra China es enorme. China es el importador de petróleo más grande del mundo, ocho millones de barriles al día. Arabia Saudita vende a China cerca de un millón de barriles al día, a cambio de dólares. Si solamente Arabia Saudita decidiera aceptar yuanes y cambiarlos por oro, estamos hablando de cerca de un millón de veces $50 dólares por barril =$50 millones de dólares diarios; al precio actual de $1,315 dólares por onza, esto significa 38,023 onzas de oro -1.183 toneladas- que Arabia Saudita retiraría del mercado diariamente.

El valor de millones de barriles de petróleo tendría que equilibrarse respecto a una cantidad muy limitada de oro disponible. 1,183 toneladas diarias significa que Arabia Saudita estaría tomando del mercado 431.8 toneladas de oro cada año, y hay que considerar que ellos no son el único país exportador de petróleo que China desea atraer: si otros exportadores de petróleo también aceptaran el yuan en pago, para convertirlo a oro, muy fácilmente podrían incrementar el movimiento de oro físico de Londres a Hong Kong o Shanghai, a 1,000 toneladas anuales o más, además del oro que Londres entrega a otros compradores normalmente.

Inevitablemente, desde la primera operación que se realice bajo el esquema chino se producirá un notable incremento del precio del oro. Cuando los exportadores de petróleo ofrezcan los yuanes en su poder a los Bullion Banks en Londres, éstos convertirán los yuanes a dólares, y el precio en dólares que se ofrece para conseguir oro tendrá que incrementarse de inmediato, junto con el precio del oro en yuanes.

Un precio ascendente del oro en dólares y en yuanes, significa que los exportadores de oro reciben una cantidad descendente de oro a cambio del petróleo que entregan.

Conforme los países exportadores de petróleo vean que cada día consiguen menos oro por su petróleo, todos se apresurarán a vender su petróleo más rápidamente, antes de que consigan menos oro. Los países exportadores de petróleo se amontonarán para vender su petróleo a cambio de yuanes, para obtener el oro.

Para equilibrar la enorme masa de hidrocarburos que recibe China, contra una cantidad muy limitada de oro disponible en Londres, será necesario que el oro se dispare de precio en yuanes y, necesariamente, también en términos de dólares.

En efecto, el yuan sufrirá una tremenda devaluación frente al oro, al igual que el dólar. No puedo imaginar a qué precio finalmente se estabilizará el comercio entre oro y el petróleo, pero creo que tendrá que ser en muchos miles de dólares por onza.

Tal vez el gobierno chino considera que la devaluación del yuan es favorable para China -me reservo una opinión al respecto. En cuanto a una enorme devaluación del dólar frente al oro – dejo las consecuencias a la consideración del lector.

¿Realmente China llevará a cabo este esquema de intercambio ‹petróleo – yuan – oro›?

Habrá que ver y esperar.

 

Por Hugo Salinas Price




Agregar un comentario