Los avances en el último quinquenio

196

El tiempo pasa imperceptiblemente. Cinco años han transcurrido desde que Xi Jinping fuera elegido secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh), en el XVIII Congreso Nacional del PCCh en 2012, para liderar al pueblo chino. Hemos vivido un quinquenio extraordinario en el proceso de desarrollo del país en un ambiente de vitalidad y prosperidad.

Ante la compleja situación interna y externa, China ha fijado con precisión la etapa histórica en la que se encuentra su economía y ha creado un marco sistemático de políticas para que el país mantenga un crecimiento entre mediano y alto, y avance hacia una producción manufacturera de mediana y alta gama. En la cooperación internacional, ha dado nuevos pasos, planteando ideas novedosas e iniciativas en la gobernanza mundial y aumentando aún más su influencia internacional. Todas las causas de China han llegado a un nuevo punto de partida.

Desarrollo económico y social

Sustentado en los grandes logros obtenidos después de la fundación de la República Popular China, especial-mente con la reforma y apertura, y en función de la situación actual del desarrollo económico, el cuerpo dirigente, bajo el liderazgo de Xi Jinping, estableció el estado de “nueva normalidad” de la economía. Por esa razón, se han tomado medidas prácticas para que el crecimiento económico acelerado disminuyera su avance a un ritmo entre mediano y alto. Continuamente se ha ajustado y optimizado la estructura económica convirtiendo a la innovación en la fuerza propulsora. Con la reforma estructural como eje se han creado políticas que establecen nuevos conceptos de desarrollo como la innovación, la coordinación, el desarrollo respetuoso con el medio ambiente, la apertura y los beneficios compartidos. Ciñéndose a la idea básica de procurar avances a partir de la estabilidad, la economía china ha logrado un progreso constante, el empleo sigue aumentando, los precios se mantienen básicamente estables y la balanza de pagos ha mejorado continuamente. Nuevos avances se han alcanzado en la optimización de la estructura económica, el cambio del modelo de desarrollo y el descubrimiento de una nueva energía motriz de desarrollo.

China mantiene estabilidad en la creación de empleos y los precios. Entre 2013 y 2016, según investigaciones realizadas en 31 ciudades del país, el desempleo se mantuvo generalmente en un 5 %; el índice de precios al consumidor (IPC) subió anualmente un 2 %, lo que representa un crecimiento muy flexible; y el PIB se incrementó anualmente un 7,2 %, cifra superior al promedio mundial de 2,5 % y al de los países en desarrollo, de un 4 %, en el mismo periodo. Esta es una situación muy excepcional. El PIB de 2016 registró 11,2 billones de dólares, el segundo mayor del mundo. Y el 30 % de la tasa de contribución al crecimiento económico mundial entre 2013 y 2016, fue la primera del mundo. China sigue siendo la fuerza motriz de la economía mundial.

El estatus internacional y la influencia de China han mejorado significativamente.

Después de la celebración del XVIII Congreso Nacional del PCCh, el Comité Central del PCCh ha lanzado una serie de nuevas ideas y estrategias en el campo de la diplomacia, con el fin de crear una nueva situación diplomática. Estas importantes ideas y estrategias, en torno a temas como la paz y el desarrollo, han promovido la creación de una comunidad de destino común y el establecimiento de una nueva relación internacional centrada en la cooperación de ganancia compartida. China presentó la Iniciativa de la Franja (Franja Económica de la Ruta de la Seda) y la Ruta (Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI). Con dicha iniciativa propuso desarrollar la cooperación con los países circundantes y otros en vías de desarrollo bajo los principios de justicia, confraternidad, sinceridad, beneficio mutuo e inclusión, y estableciendo lazos amistosos entrañables.

La puesta en práctica de estas ideas, no solo tiene que ver con el desarrollo chino, sino que es un programa para resolver problemas con la paz, el desarrollo y la gobernanza en el mundo, y ha sido ampliamente reconocido por la comunidad internacional.

Promover un nuevo concepto de seguridad y mantener la paz duradera es el objetivo de la diplomacia china. En los últimos cinco años, el país ha exhortado en muchas ocasiones a que todas las partes establezcan un concepto común de seguridad integral, de cooperación y sostenible, y ha enfatizado que este nuevo concepto debe corresponder a la tendencia de la globalización, el desarrollo pacífico, la cooperación y la ganancia compartida.

La humanidad está en una etapa de grandes transformaciones, reformas y ajustes, en la que la interconexión e interdependencia entre los países van fortaleciéndose. la mentalidad de la Guerra Fría y la política de fuerza todavía existen, y de vez en cuando ocurren guerras regionales. Del mismo modo, amenazas no tradicionales, como el terrorismo, las crisis de refugiados y el cambio climático, continúan extendiéndose.

China ha desempeñado un papel activo en cuestiones importantes relacionadas con la seguridad regional e internacional, como gran potencia responsable. Por ejemplo, ante los ensayos con armas nucleares de Corea del Norte, China propuso la suspensión de los mismos y de los ejercicios militares a gran escala de EE. UU. y Corea del Sur. Igualmente ha promovido activamente la desnuclearización en la península coreana y el establecimiento de un mecanismo de paz en la región.

En cuanto a los asuntos de Oriente Medio, China ha promovido una resolución de manera pacífica, a través del diálogo y la consulta, planteando la idea de “buscar una salida por medio del desarrollo” y una “propuesta de cuatro puntos” para resolver el asunto palestino. En el tema del Mar Meridional de China, defendemos la idea de que los países interesados resuelvan sus diferencias mediante negociaciones y consultas, sobre la base de que China y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (AN-SEA) salvaguardan conjuntamente la paz y la estabilidad en la región.

Frente a los problemas de seguridad no tradicionales, China defiende los principios de respeto a la paz y la soberanía, el beneficio mutuo y la gobernanza común, y propone convertir las aguas internacionales, las regiones polares, el espacio exterior e Internet en nuevos campos de cooperación, en lugar de una arena de competencia. El nuevo concepto de seguridad que plantea China, diferente a conceptos del mundo occidental como los de “juego de suma cero” o “un solo ganador que se lleve todo”, se basa en los principios de igualdad, beneficio mutuo y coexistencia pacífica, y refleja la combinación perfecta entre la filosofía tradicional china y el espíritu de nuestra época.

 

Contribuir al desarrollo del mundo

El presidente Xi presentó el nuevo concepto de desarrollo, cuyos rasgos son “equidad, apertura, integralidad e innovación”, para impulsar la recuperación y el desarrollo saludable de la economía mundial. “Frente a los múltiples desafíos y dificultades, tenemos que sostener fuertemente la llave del desarrollo. Solo con el desarrollo se pueden eliminar las causas de los conflictos. Solo con el desarrollo se pueden satisfacer las aspiraciones de una vida mejor para el pueblo”, señaló.

La apertura al exterior de China se ha ampliado y profundizado continuamente. Durante cinco años consecutivos, el volumen de introducción de capitales foráneos se ha mantenido entre los tres mayores del mundo. la estructura de inversión al exterior se ha optimizado. Cuando China promueve la facilidad de inversión externa, previene con eficacia los riesgos. El volumen total de comercio de bienes y servicios extranjeros está a la vanguardia del mundo y las 11 zonas de libre comercio de China siguen desplegando su función como “campo experimental”. El concepto chino de innovación tiene una perspectiva global y la noción de ganancia compartida es muy sincera. Con la Iniciativa de la Franja y la Ruta, el Gobierno chino construye una plataforma abierta de cooperación, en la que todos los países puedan desplegar su potencialidad, alcanzar la integración económica, vincularse al desarrollo y compartir los frutos.

Después de su presentación en otoño de 2013 por el presidente Xi, la iniciativa innovadora de la Franja y la Ruta se está convirtiendo en una realidad paso a paso. Se trata del bien público más importante que China ha aportado al mundo hasta hoy. Más de 100 países y organizaciones internacionales del mundo han respondido positivamente y participan activamente en el plan. Un gran número de proyectos emblemáticos de parques industriales y puertos están en construcción. la escala de inversión ha alcanzado más de 4000 millones de dólares y se han organizado una gran variedad de proyectos culturares de cooperación. En los últimos años, la comunicación sobre políticas y la conectividad de instalaciones entre los países a lo largo de la Franja y la Ruta se han fortalecido continuamente. las facilidades comerciales han aumentado, el financiamiento sigue intensificándose y la comunicación entre los pueblos también.

La lista de 270 logros de la Franja y la Ruta, presentada por China en el Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional celebrado este verano, ha aumentado eficazmente la confianza de todas las partes en la profundización de la cooperación. la Franja y la Ruta se ha expandido de Asia a Europa, África, América latina y Oceanía. Su realización permitirá compartir prosperidad entre los países participantes.

En los últimos cinco años, China viene construyendo activamente un círculo de amigos en todo el planeta, con la meta de mantener la paz y el desarrollo mundial. Con los principios de “entablar el diálogo y no la confrontación” y “establecer una asociación en lugar de una alianza”, China procura cooperar con todos los países, en busca del beneficio mutuo. El país ha establecido asociaciones de diferentes formas con 95 países y organismos internacionales. Sosteniendo adecuados conceptos de justicia e interés, China siempre será un amigo confiable de los países en desarrollo, con la disposición de prestar asistencia tecnológica, capacitar recursos humanos y compartir experiencias propias.

Después de la celebración del XVIII Congreso Nacional del PCCh, el socialismo con características chinas ha obtenido enormes logros y ha mostrado su vigor, lo que indica un nuevo camino hacia la modernización para los países en desarrollo. El XIX Congreso Nacional del PCCh, que se celebrará el 18 de octubre, planificará la construcción, en todos los aspectos, de una sociedad modestamente acomodada, e impulsará a fondo la modernización socialista con características chinas. El pueblo chino está convencido de que, con los nuevos conceptos y estrategias de gobernanza, establecidos después del XVIII Congreso Nacional del PCCh, se hará realidad el sueño chino del gran renacimiento de la nación, y la reforma y el desarrollo de China seguirán alcanzando nuevos logros. El desarrollo y la apertura de China aportarán al mundo más oportunidades y conocimientos.

Por Wu Sike




Agregar un comentario