“Mexicanas y mexicanos:

Desde hace poco menos de 36 horas, Gobierno y sociedad hemos enfrentando con entereza y solidaridad la emergencia provocada por el sismo que afectó la zona centro y sur del país.

La prioridad sigue siendo salvar vidas y dar atención médica a quienes la necesiten.

Hasta el momento, se ha rescatado con vida a más de 50 personas de los escombros de edificios derrumbados en la Ciudad de México.

Los equipos de auxilio trabajan para ubicar y rescatar a las personas que hasta este momento se reportan como extraviadas en Puebla y en la Ciudad de México.

Sólo en la Ciudad de México más de mil 900 personas han recibido atención médica en instalaciones de salud; la mayoría de ellas ya han sido dadas de alta.

Se han restablecido los servicios afectados. La Comisión Federal de Electricidad ha restituido el servicio eléctrico a 95 por ciento de los casi cinco millones de usuarios afectados.

El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México ya, también, opera con normalidad.

Hemos habilitado albergues en las entidades afectadas, que tienen capacidad para recibir a toda la población que así lo requiera.

A los familiares y amigos de las personas que lamentablemente perdieron la vida en la Ciudad de México, en el Estado de México y en los estados de Guerrero, Morelos, Oaxaca y Puebla, les reitero mis condolencias.

La sociedad mexicana entera está con ustedes. Los acompañamos en su dolor.

Al mismo tiempo que atendemos la emergencia, estaremos trabajando conforme a las siguientes tres etapas:

Primera. Apoyo a la población damnificada, incluyendo la operación de albergues, la provisión de alimentos y el restablecimiento total de los servicios públicos básicos.

Segunda etapa. Elaboración de un censo exhaustivo de los daños materiales, el cual será la base para los trabajos de restauración y reconstrucción.

Tercera. La reconstrucción, que requerirá inicialmente llevar a cabo la demolición de edificios con daños estructurales irreparables y la remoción de escombros.

En esta etapa será necesario la participación activa del sector privado y de la sociedad en su conjunto, durante las semanas por venir.

Nuevamente, hago un reconocimiento a los voluntarios que están auxiliando incondicionalmente a quien lo necesita.

Información sobre las opciones para canalizar esta ayuda está disponible en redes sociales y sitios de Internet, incluyendo las páginas gob.mx y comoayudar.mx

Quiero reiterar que hemos apoyado, y lo seguiremos haciendo, la reconstrucción en los estados de Chiapas y Oaxaca, y ahora también en Morelos, Puebla, Estado de México, Guerrero y la Ciudad de México.

En nombre de nuestro país, agradezco los miles de mensajes de solidaridad y de aliento, provenientes de todas partes del mundo.

México ha aceptado la ayuda técnica y especializada que nos han ofrecido diversos países, en particular: España, Estados Unidos, Israel, Japón, y otras naciones de la región latinoamericana que tienen reconocida experiencia en la respuesta a desastres naturales como los que enfrentamos.

También agradezco, en nombre de México, la solidaridad y el apoyo de las empresas que están haciendo donaciones, o permitiendo el uso sin costo de sus instalaciones y servicios en beneficio de la población afectada.

Reitero a los habitantes de las zonas afectadas que no están solos. Trabajando juntos vamos a salir adelante.

Como me he comprometido, seguiré informando oportunamente del avance en la atención a este desastre.

Ante la fuerza de la naturaleza, todos somos vulnerables, y por eso, todos somos uno cuando se trata de salvar una vida o ayudar a una víctima.

Si algo distingue a los mexicanos, es la generosidad y la fraternidad.

Les pido que sostengamos la mano que hoy todos le estamos dando a México.

Muchas gracias”.