El Fondo Monetario Internacional ratifica la disponibilidad para México de una Línea de Crédito Flexible por 86 mil millones de dólares

74

El 22 de mayo de 2017, el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó su evaluación sobre el cumplimiento de México de los requisitos para mantener el acuerdo bajo la Línea de Crédito Flexible (LCF) y reafirmó que el país continúa cumpliendo con los criterios de acceso a los recursos de la LCF. Las autoridades de México han manifestado su intención de seguir considerando el acuerdo como una medida de carácter precautorio.

El acuerdo vigente por dos años que tiene México por un monto de DEG 62,389 millones (aproximadamente US$ 86 mil millones [1]), fue aprobado por el Directorio Ejecutivo del FMI el 27 de mayo de 2016 (ver el Comunicado de Prensa No. 16/250). El primer acuerdo de la LCF para México fue aprobado el 17 de abril de 2009 (ver el Comunicado de Prensa No. 09/130), y renovado el 25 de marzo de 2010 (ver el Comunicado de Prensa No. 10/114), el 10 de enero de 2011 (ver el Comunicado de Prensa No. 11/4), el 30 de noviembre de 2012 (ver el Comunicado de Prensa No. 12/465) y el 26 de noviembre de 2014 (ver el Comunicado de Prensa No. 14/543).

Al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo sobre México, el Primer Subdirector Gerente y Presidente Interino del Directorio Ejecutivo, David Lipton, emitió la siguiente declaración:

“Desde la aprobación de la Línea de Crédito Flexible, la economía de México ha mostrado resiliencia ante los episodios de volatilidad en los mercados financieros. El país continúa enfrentando riesgos externos elevados relacionados con la incertidumbre sobre el futuro de las relaciones bilaterales con Estados Unidos, particularmente en materia comercial. No obstante esta incertidumbre, el crecimiento moderado continúa y los mercados cambiario y de deuda soberana han continuado funcionando adecuadamente. A pesar de que algunos factores temporales han llevado a la inflación por encima del objetivo, las expectativas de inflación de mediano plazo permanecen bien ancladas.

Esta resiliencia refleja políticas y marcos de política económica muy sólidos, con el tipo de cambio desempeñando un papel clave como amortiguador de choques. Hacia adelante, las autoridades han reafirmado su compromiso con el plan de consolidación fiscal, que habrá de poner a la deuda pública como porcentaje del PIB en una trayectoria descendente, así como con el mantenimiento de expectativas de inflación bien ancladas, la reconstitución gradual de las reservas internacionales y una supervisión sólida del sistema financiero interno. Se espera que la implementación de la amplia gama de reformas estructurales incremente el crecimiento de mediano plazo.

El acuerdo bajo la Línea de Crédito Flexible, para el cual México continúa cumpliendo con los requisitos de calificación, desempeñará un papel importante en apoyo a la estrategia macroeconómica de las autoridades, al otorgar un seguro adicional frente a riesgos extremos y al apuntalar la confianza del mercado. Las autoridades continúan dando al acuerdo un carácter precautorio y han expresado su intención de reducir el nivel de acceso bajo cualquier posible solicitud de acuerdos futuros bajo la LCF, siempre y cuando se dé una reducción en los riesgos externos que afectan a México”.




Agregar un comentario