El mercado dejó de temerle a Trump

344

En el marco de la puesta en operación de la Administración del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a cien días de su ejercicio, y luego de media centena de Ordenes Ejecutivas en diferentes rubros que han puesto en crisis a diferentes sectores económicos, políticos, comerciales, migratorios, laborales y legislativos, entre otros, el nerviosismo presentado en los mercados ha desatado choques externos en varias economías en el orbe mundial.

Tal ha sido así que el mundo ha enfrentado vaivenes en la economía tanto en lo particular como en lo global.

En cuanto a la economía mexicana, esta ha sido en varias ocasiones presionada por las continuas declaraciones del Presidente Trump sobre todo en los renglones de la moneda nacional y su valor real, que dicho sea de paso ha sido una de las más afectadas por el nivel de recurrencia de otras economías y pese a estar como ha sido señalada sobrevaluada, la que mayor fortaleza ha mostrado ante este constante ataque por parte tanto de la grave especulación que genera el nerviosismo en inversionistas, como del mercado cambiario de particulares.

Sin embargo, el Peso ha mantenido una verdadera vuelta a sus niveles que había mantenido antes de la elección de Trump, y cada vez es mas tangible cómo este ha sabido responder a estos embates, respaldado en parte por los fundamentales económicos que ha desarrollado por los políticas hechas tanto de la Presidencia como del Banco de México.

Cabe recordar que esos fundamentales son pilares hechos a partir de una política económica, una política monetaria y las reformas estructurales que han permitido a la economía mexicana salir avante ante una serie de hechos que en otra época ya hubiera arrastrado a una situación de crisis económica y desestabilización en la economía de millones de personas.

Esta fortaleza, no ha sido fácil lograrla, ya que, como siempre, ha habido voces de sectores que piden otro tipo de acciones que comprometerían su desarrollo, si las acciones tomadas no muestran resultados en el corto plazo.

De un periodo que podría considerarse con niveles de volatilidad, el Peso mexicano ha sabido leer y sobretodo reaccionar ante los mensajes emitidos desde Washington y su Presidente, a tal grado que, lo que en otras ocasiones lograban generar lapsos de reacción negativa, estos han sido sorteados con menos temor e incertidumbre.

Todo esto ha dado un perfil de fortaleza, confianza y mejoras, sobretodo en los niveles de inversión que llega a nuestro país y que siguen sumando millones de dólares que los inversionistas colocan en sectores productivos del mercado mexicano.

Basta ver cómo economías de otros países ven en nuestro país un buen destino de inversiones, de colaboración económica y desarrollo de mercados.

Parece ser que cada vez es más tangible cómo el mercado ha dejado de temerle a Trump y hacer a un lado los sobresaltos que sólo dañan lo que con tanto afán se construye en nuestro país y que se refleja en una sola palabra: Confianza.




Agregar un comentario