A pesar de todo, México creció 2.7% el Primer Trimestre

283

La fortaleza económica de México es tan grande: su infraestructura, su fuerza de trabajo y sus riquezas naturales, su industria, el comercio y servicios, que creció 2.7% en el Primer Trimestre de este año de 2017.

Contra todo pronóstico, la fuerza del país se impuso y dio lugar a que la Calificadora Moody´s reconociera un grado de inversión A-3, con tendencia negativa, y esto último, aclaró Alberto Jones, Director de esa calificadora en México, por la incertidumbre que produce todavía la indecisión de Donald Trump sobre la continuación o revisión del TLCAN.

Los analistas económicos quedaron gratamente sorprendidos al observar que México creció más que en los cinco trimestres pasados, con excepción del tercero correspondiente a 2015, que aumentó el PIB un poco más en 2.8%.

En el análisis económico, tanto Moody`s como la Secretaria de Hacienda y el INEGI reconocieron que el principal motor del crecimiento del país es la producción y el consumo internos, tanto en el sector industrial como en el comercio y servicios, y con un comportamiento sensacional de la producción agrícola que creció 11%.

Los jaloneos de Donald Trump habían constituido una seria advertencia para los analistas, que estuvieron muy cautos en los meses anteriores, pronosticando un crecimiento un poco mayor al 1% para este primer trimestre; pero cuál no seria su sorpresa al comprobar que México está creciendo al 2.7% del PIB.

También hay que anotar el sesgo que tomaron las exportaciones nacionales debido a la devaluación del Peso en los meses anteriores, que se reflejó en una mayor demanda del exterior.

En especial, la industria automovilística se lleva la medalla de oro, al producir 3.5 millones de automóviles de promedio anual, de los cuales 1.5 millones serán adquiridos nuevos por los consumidores mexicanos.

Las amenazas del actual Presidente norteamericano Donald Trump contra México, tanto en lo que se refiere a la construcción del muro en la frontera, como a la cancelación del TLCAN, realmente sirvieron para que los productores y consumidores nacionales se pusieran “las pilas” y voltearan hacia el interior del país, para fortalecer la producción y la demanda internas, lo cual se ha logrado también, y por otro lado, lógicamente, ha disminuido la afluencia de turistas mexicanos a Estados Unidos, y ha disminuido por tanto, el nivel de compras de mexicanos en esa nación.

Tan negativa ha resultado la idea de Trump tanto en lo del muro, que ha sido calificada por la ex Secretaria de Estado Madeleine Albright como una estupidez, y que ha hecho gritar al Senador John McCain, en relación con la pretendida cancelación del TLCAN, en el sentido de que con ello, “el Presidente Trump está devastando la economía de mi estado” (Arizona).

Así que: con Trump y sin Trump, con muro o sin muro, y con TLCAN y sin TLCAN, México seguirá adelante.

LIC. MAURO JIMÉNEZ LAZCANO

DIRECTOR GENERAL REVISTA MACROECONOMIA




Agregar un comentario