Mirar hacia China

169

Ante la hasta hace poco impensable animadversión del Gobierno actual de los Estados Unidos hacia México, ha llegado el momento de mirar hacia China.

Hace 45 años, el entonces Presidente de nuestro país, Lic. Luis Echeverría Alvarez, abrió las relaciones diplomáticas con la naciente República Popular China, en un acuerdo con el histórico Presidente Mao Tsé-tung, cosa que hoy reconoce y honra el Gobierno del gigante asiático, gobernado en estos momentos por el Presidente Xi Jinping.

Esas relaciones, relativamente nuevas, se han estrechado ahora bajo la guía del Presidente Enrique Peña Nieto, quien brindó una calurosa recepción en el año de 2013 al Presidente Xi Jinping, lo que ha llevado a los dos países a ampliar su comercio hasta un nivel actual de 50,000 millones de dólares anuales; pero el potencial del comercio y la inversión entre los dos países es mucho más grande.

Hasta hace pocos meses, nadie imaginaba un conflicto diplomático grave entre los Estados Unidos y México; funcionarios y presidentes de ambos países iban y venían a cada momento de un país a otro; todavía recuerdo la brillante intervención del Presidente Barack Obama, en el Museo de Antropología de la Ciudad de México, cuando estableció un programa de becas para 100,000 jóvenes de nuestro país y de otras naciones de América Latina que quisieran ir a estudiar a los Estados Unidos de América, en ese momento todavía uno de los países más democráticos del mundo.

Pero ahora ya no es así; Estados Unidos lamentablemente está entrando a una etapa de caos dictatorial, que lo empuja a una debacle cultural y democrática antes inimaginable.

Por eso es tiempo de volver los ojos hacia China; ahí está un país amigo, con dirigentes deseosos de estrechar relaciones con México, en momentos en que esa nación se ha convertido en gran potencia económica emergente.

México y China tienen mucho por delante, como comprobamos ahora quienes fuimos testigos en 1972, el 14 de febrero, de ese histórico acontecimiento que fue la apertura de relaciones diplomáticas entre nuestros dos grandes países.




Agregar un comentario