México saldrá adelante pese a las amenazas de Trump

751

                  Nuestro país saldrá adelante, pese a las amenazas de Trump, quien ha basado su campaña electoral en el anuncio de la construcción de un muro en la frontera con México y de una política anti inmigrante, enfocada hacia los mexicanos.

En primer lugar, pensamos nosotros que el pueblo norteamericano no se dejará llevar por la demagogia desquiciada del señor Donald Trump, quien ha expuesto una política de odio y temor hacia los chinos, los musulmanes, los mexicanos y contra los dirigentes políticos de su propio país, como el Presidente Barack Obama y la Candidata Demócrata Hillary Clinton, sino aun con referencia a dirigentes republicanos que no se han sumado a sus desastrosas ideas políticas entre los que se cuentan incluso los ex presidentes Bush, padre e hijo, los excandidatos presidenciales republicanos con los que compitió, a quienes insultó y sobajó.

El pueblo norteamericano no se puede equivocar tan grandemente eligiendo “a una persona no apta para dirigir a los Estados Unidos de América”, como lo han calificado numerosos dirigentes políticos y medios de comunicación norteamericanos, como lo hizo el señor Michael Bloomberg, ex alcalde de Nueva York y una de las personas más acaudaladas de los Estados Unidos, con capitales tan grandes o mayores que los que puede tener el señor Trump, advirtiendo que: “su elección sería arriesgada, temeraria y radical”.

El ex Secretario de la Defensa Nacional de los Estados Unidos, señor Leon Panetta, declaró abiertamente a la opinión pública norteamericana que la elección del señor Trump “sería peligrosa”, para el manejo de la diplomacia y los asuntos de seguridad nacional y de guerra de los Estados Unidos.

Nosotros, en la Revista Macroeconomía, como observadores de los asuntos nacionales y mundiales, consideramos que la política de aislamiento con México y con muchos otros países que propone el señor Donald Trump es anacrónica, está fuera de tiempo y de la realidad mundial, y podría crear grandes desequilibrios económicos internacionales inconvenientes para todos, incluyendo los propios Estados Unidos de América.

Por eso nos parece que la diplomacia que ha puesto en práctica el Presidente de México, licenciado Enrique Peña Nieto con el Presidente Barack Obama, de colaboración, comercio y amistad entre México y los Estados Unidos, es la mejor y debe prolongarse en el tiempo.

Los nexos que unen a México con los Estados Unidos, y que hoy se han convertido en el volumen del comercio más grande de la historia entre las dos naciones, equivalente a 560 mil millones de dólares anuales, o sea, la fabulosa cantidad de un millón de dólares por minuto de los 365 días del año, no se pueden romper por el capricho de un hombre, aunque este se convirtiera, cosa imposible, en un dictador de los Estados Unidos de América.

La amistad y la relación económica, comercial, tecnológica y cultural entre México y los Estados Unidos va mucho más allá de los alcances que pueda tener ahora o después un hombre desquiciado y caprichoso, voluntarista, quien cree que todo lo puede hacer por haber acumulado una fortuna que por cierto no es ni con mucho la mayor del mundo ni menos de los Estados Unidos.

México es más grande que cualquier voluntarismo extranjero que, como el de Donald Trump, ahora nos amenaza. No llegará porque el pueblo norteamericano manifestará una vez más, su sabiduría política.




Agregar un comentario