“México continúa creciendo gracias al mercado interno”: SHCP

167

Muy buenos días. Con el gusto de saludarlos en esta conferencia.

El día de hoy el INEGI dio a conocer el dato del primer trimestre de 2016, el dato fue un dato favorable, fue un crecimiento del 2.8% en cifras desestacionalizadas. Este crecimiento es mayor al registrado durante el mismo periodo del año anterior, es mayor al que se observó durante 2015, y también es similar a las estimaciones más recientes por parte de los analistas.

El crecimiento se explica principalmente por el buen desempeño del mercado interno, en particular el consumo y la inversión, y vale mucho la pena señalar que este crecimiento se da en un entorno internacional adverso y volátil como lo voy a describir a continuación:

El dato de crecimiento anual que publica hoy el INEGI a cifras sin desestacionalizar fue del 2.6%; la desestacionalización en este trimestre es importante por la diferencia en el mes en el cual ocurrió Semana Santa entre 2016 y 2015.

En 2016 Semana Santa sucedió entre el 21 y el 27 de marzo, en 2015 ocurrió entre el 30 de marzo y el 5 de abril. Esto significa que hubo menos días laborales durante el primer trimestre de 2016 comparado con el primer trimestre de 2015; es por eso que la cifra desestacionalizada es del 2.8% a tasa anual, y del 0.8% a tasa trimestral.

Por sectores, todos los sectores, los tres sectores, tuvieron un crecimiento positivo, es una evolución balanceada, el sector agropecuario a tasa sin desestacionalizar tuvo un crecimiento del 3.1%; a tasa anual la producción industrial 0.4%, y los servicios 3.7%.

¿Cómo se compara este crecimiento con otros datos que tenemos? Este 2.8% de crecimiento en el primer trimestre de 2016 en términos desestacionalizados es mayor al del mismo periodo del año pasado, es decir, al del primer trimestre de 2015 que fue del 2.6% anual desestacionalizado; es mayor al crecimiento del PIB de 2.5% durante 2015, y es mayor también al crecimiento observado en el cuarto trimestre de 2015, es decir, en el último trimestre del año pasado, que fue de 2.4%.

Y ahora quisiera poner este dato, el 2.8% que observamos el día de hoy, en contexto en el entorno internacional y en las fuentes de crecimiento que generaron este dinamismo en la economía mexicana.

Déjenme pasar primero al entorno internacional. En el entorno internacional desafortunadamente estamos experimentando un entorno externo adverso, con una volatilidad elevada en los mercados internacionales; la volatilidad se ha dado, yo les diría, se vio de manera significativa durante el primer trimestre de este año, persiste al día de hoy, se da por varios factores, una, un menor ritmo de crecimiento a nivel mundial; segundo, una caída adicional en los precios de las materias primas, particularmente el precio del petróleo.

Tercero, el inicio del ciclo de alza de tasas de interés por parte de la Reserva Federal en los Estados Unidos, y la incertidumbre sobre su velocidad a la cual se dará este cambio de política en los Estados Unidos que genera mayor volatilidad.

En consecuencia con esto, el Fondo Monetario Internacional en sus publicaciones ha ajustado la tasa de crecimiento mundial y la tasa de crecimiento de los países, les diría, a nivel global.

En cuanto a la tasa mundial, viendo el World Economic Outlook de octubre del año pasado, de octubre de 2015, el dato que tenía el Fondo Monetario Internacional para el crecimiento mundial para 2016, era de 3.6% en su publicación de octubre.

En la última publicación, del Wold Economic Outlook, que es abril de este año, esa tasa se ajustó a 3.2%; cuando vemos el comportamiento en economías emergentes, la tasa pasó de 4.5% a 4.1%, y sobre todo en el caso de Latinoamérica, pasó de una tasa positiva de 0.8% en el dato de la publicación de octubre, a menos 0.5%, es decir, a una tasa negativa.

Por otro lado, también tuvimos una volatilidad, observamos una volatilidad en los precios de las materias primas, particularmente en el precio del petróleo. Durante el primer trimestre tuvimos una reducción, observamos una reducción significativa en el precio del petróleo.

El precio de la mezcla mexicana promedió durante el primer trimestre del año 26.3 dólares por barril, esa fue una disminución de más de 24% con respecto a lo que promedió durante el último trimestre de 2015.

Y también, la volatilidad ha sido elevada; si bien el precio del petróleo, el precio de la mezcla mexicana del petróleo ha experimentado una mejora significativa, seguimos en este entorno de volatilidad.

Por otro lado, la economía de los Estados Unidos también ha mostrado un menor dinamismo. El dato de crecimiento del primer trimestre en los Estados Unidos, fue del 0.5%, éste fue menor a la expectativa de los analistas de ese país, que era 0.7%. Y también, y lo voy a señalar más adelante, la producción industrial en los Estados Unidos no se ha comportado como se anticipaba.

Ahora, ¿cómo se ve el crecimiento de México en este entorno internacional, y cómo se compara con otros países? Y déjenme hablar primero, sobre todo, de Latinoamérica.

17_274

México, como se señaló, creció a tasas sin desestacionalizar durante el primer trimestre 2.6%; las economías más importantes de América Latina, Brasil y Argentina, durante el primer trimestre de este año, de 2016, se espera que tengan una contracción.

En el caso de Argentina, se espera una contracción de 1.4%, es decir, un decrecimiento del Producto Interno Bruto de 1.4%, y en el caso de Brasil, una contracción muy significativa del 6% durante el primer trimestre de 2016.

Esto implica el crecimiento en América Latina para todo 2016, sin considerar México, está en tasa negativa del 3.2%; sin duda, en este entorno internacional complicado, el crecimiento de la economía mexicana de 2.8% en cifra desestacionalizada, es significativo y es favorable.

Ahora, déjenme pasar a la parte de los factores, de los factores internos que han ocasionado, generado, este crecimiento favorable: el crecimiento en todos los sectores fue positivo, como lo señalaba, en el sector agropecuario tuvo un crecimiento de 3.1%, la tasa desestacionalizada fue incluso mayor, 3.5%, se debió a mayor producción de tomate rojo y aguacate.

Voy a abundar un poco más en el tema de las exportaciones. La producción industrial tuvo un aumento del 0.4%, pero la cifra desestacionalizada, un crecimiento de 1.2%; sectores como la construcción, como las manufacturas, tuvieron un crecimiento del 2% y el 1%, respectivamente; sí se observó una contracción en la minería, sobre todo en la minería petrolera, pero en conjunto, la minería tuvo una contracción del 3.3%.

Y la parte de los servicios, que es la más relacionada con el motor interno de la economía, tuvo un crecimiento del 3.7% anual. Se vieron, por ejemplo, incrementos significativos en información de medios masivos, que tuvo una tasa de crecimiento cercana al 12%, 11.8% anual; en preparación de alimentos y bebidas es 6.8% anual; y servicios financieros 6.8% anual.

Estos sectores, estas actividades económicas, están mayormente relacionadas con el sector interno de la economía.

De la parte del sector agropecuario, ya señalé, tuvo un crecimiento de 3.5 por ciento. Refleja una mayor competitividad del sector agropecuario, y esto se ve claramente en las cifras de exportaciones agropecuarias de México.

Entre 2014 y 2015 las exportaciones agropecuarias de México tuvieron un crecimiento del 5.6% en dólares, y durante el primer trimestre de 2016, comparado con el primer trimestre de 2015 tuvieron un crecimiento de 12.1 por ciento.

Es decir, es un sector agropecuario que ha tenido tasas de crecimiento positivas importantes y que ha mostrado mayor competitividad, incluso en el sector exportador del sector agropecuario.

Déjenme pasar ahora a la producción industrial, y de la producción industrial señalar varias cosas. Primero, la producción industrial de México está muy relacionada con la producción industrial de los Estados Unidos, y la producción industrial de los Estados Unidos durante los primeros cuatro meses del año fue negativa, se contrajo 1.6% a tasa anual.

Incluso la producción industrial de los Estados Unidos para todo el 2016, la expectativa de producción industrial en Estados Unidos para todo 2016 ahora se encuentra en tasa negativa de 0.4 por ciento. Esto sin lugar a dudas tiene un efecto de moderación o de menor crecimiento en las exportaciones y en las manufacturas mexicanas.

Sin embargo, y aquí es importante señalar, vemos factores positivos, por ejemplo, de mayor competitividad en nuestras exportaciones.

Y aquí hay que señalar que de 2014 al primer trimestre de 2016 la participación de México en las importaciones de los Estados Unidos, es decir, la proporción que nosotros le vendemos a los Estados Unidos, pasó de 12.5% a 13.7 por ciento.

En este entorno de un menor dinamismo de comercio internacional a nivel mundial, México ha sido capaz de ganar una mayor participación de mercado en las importaciones que hacen los Estados Unidos.

Segunda parte muy importante para el tema de las manufacturas, para el tema de la producción industrial, es que a pesar de esta moderación en las manufacturas y en las exportaciones, vemos un comportamiento del empleo en el sector que es favorable.

El empleo en el sector tuvo un crecimiento durante marzo de 2.1% y de 3.4% en las remuneraciones, eso en el sector manufacturero.

La actividad manufacturera tuvo un crecimiento en el primer trimestre de 1%, sin embargo el empleo en el sector está creciendo a una tasa mayor que lo que se observa en la producción del sector, lo cual da indicios de un mejor comportamiento, de mejores expectativas de la producción manufacturera hacia delante en la economía mexicana.

El segundo punto importante que tuvo una afectación en la producción industrial, es el sector de la minería petrolera, y aquí nuevamente hicimos el cálculo de cómo se ve, cuál es el dato de producción industrial, sin considerar al petróleo en la producción industrial. El dato agregado para el primer trimestre es 0.4 por ciento. El dato sin petróleo de producción industrial es 1.4 por ciento.

Y quiero señalar que en este ejercicio en los últimos 9 trimestres la producción industrial sin considerar el sector petróleo ha tenido un crecimiento promedio del 3.3% es decir, un crecimiento muy superior, tenemos este efecto encapsulado en la parte de minería petrolera que no muestra un dinamismo sin considerar ese sector, lo que tenemos es una tasa de crecimiento de la producción industrial durante los últimos 9 trimestres superior al 3%.

Y eso se refleja en el Producto Interno Bruto que no considera las actividades petroleras y ahí, nuevamente, en este trimestre al hacer el cálculo en el Producto Interno Bruto sin considerar el petróleo, la tasa del crecimiento es del 3%, eso se ha visto, es el sexto aumento consecutivo por arriba del 3% en el PIB de la economía mexicana sin considerar el petróleo.

El principal motor de crecimiento de la economía mexicana es el mercado interno, es la demanda interna; en particular la inversión y el consumo. En la inversión este también es un factor que está en el lado de la demanda interna, pero que tiene efectos importantes sobre las manufacturas.

Entre enero y febrero la inversión fija bruta de México creció 2.5% a tasa real, más importante la inversión en maquinaria y equipo tuvo un crecimiento anual de 3.2% y la construcción del 2%, sin duda esto también es un factor alentador que genera sinergias con las manufacturas.

En cuanto al consumo, el consumo privado entre enero y febrero tuvo un crecimiento real del 4.3%, las ventas al menudeo de la ANTAD lo que muestran es que el dato abril que es el último dato que tenemos en tiendas totales es un crecimiento del 10.2% en términos reales; es decir antes de contar con inflación y a tiendas iguales que es quizás un indicador más sólido de lo que está pasando con las ventas, tiene un crecimiento del 7.4% en términos reales.

Y este es el mayor dato que se ha visto desde noviembre del 2011. También cuando consideramos las ventas de automóviles en abril tuvieron un crecimiento del 24.9%, este es el mayor dato que hemos observado para abril desde 2002.

Ahora, ¿en qué se sustenta este buen desempeño del consumo en México? Hay factores estructurales y fundamentales que hacen de esta evolución del consumo que se observa robusta.

En primer lugar, el empleo, la tasa de desocupación entre enero y marzo de este año fue del 4%, en el mismo periodo del año pasado fue de 4.2%. La generación de empleos formales la tasa de abril de crecimiento de empleo formal en México fue 3.6%.

Es importante señalar que durante toda la administración del Presidente Enrique Peña Nieto el promedio de crecimiento de empleo anual ha sido del 3.8% y, entre enero de 2013 y abril de 2016 se han creado 2.1 millones de empleos formales.

Por otro lado, la inflación se encuentra en mínimos históricos, en abril la inflación fue de 2.54% que es un nivel mínimo histórico. El buen crecimiento del empleo junto con estos datos históricos bajos de inflación, han generado un incremento en los salarios reales.

Entre enero y abril, el crecimiento de los salarios contractuales en términos reales ha sido del 1.7%, este es el mayor que se ha observado desde este mismo periodo en el año 2002, nunca había habido otro dato así de importante, el dato más reciente que tenemos de esta magnitud fue en 2002.

El otro factor, el último factor que sustenta el consumo, es el factor del financiamiento, en cuanto al financiamiento los datos de marzo muestran una evolución favorable del crédito en el país, la tasa general, el crédito total, el financiamiento total tuvo una tasa de crecimiento real anual de 11.1%, empresas, casi 13% en términos reales, consumo 9.8%, vivienda 9.7%. Todos estos factores han propiciado un desempeño saludable y robusto del consumo en México.

Déjenme terminar esta intervención reiterando que tenemos un crecimiento significativo del 2.8% de la economía mexicana, tasa desestacionalizada en el primer trimestre de 2016, este crecimiento es mayor a lo observado en el primer trimestre del 2015, mayor a lo observado durante todo el año pasado, similar a la estimación de los analistas, se explica primordialmente por el buen desempeño del mercado interno, la inversión y el consumo y con base en esta evolución favorable de los datos de consumo de inversión, del PIB que observamos el día de hoy y ante este entorno externo que es adverso, la estimación de crecimiento para este año, el rango de crecimiento para este año, compatible con lo que hemos observado es de 2.2 % a 3.2%.

Reitero, lo que estamos observando en la economía mexicana es un crecimiento balanceado, resistente ante el entorno externo, fundamentado en factores muy importantes como es la estabilidad macroeconómica, el fortalecimiento del empleo y la inversión por las reformas estructurales y todos estos factores se han venido encadenando para distinguir a México de otras economías para tener una tasa de crecimiento que es significativa a la luz del entorno internacional adverso que estamos observando.

Muchas gracias.




Agregar un comentario