Dólar, petróleo y Alianza con los países árabes

131

Nada más apropiado y certero que el reciente viaje oficial que hizo el Presidente Enrique Peña Nieto a los cuatro países árabes petroleros: Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Kuwait, porque juntos representan el más elevado porcentaje regional de reservas de petróleo en el mundo y porque es la lucha de ellos contra la producción de Estados Unidos y Canadá lo que ha llevado a la más baja cotización del barril de petróleo en los últimos 30 años, llevándose entre los pies a otras naciones petroleras más modestas como somos nosotros, México y también a Venezuela, a Brasil y otros productores más pequeños.

La intención del Presidente Enrique Peña Nieto ha sido la de dialogar con ellos, los países árabes para buscar un acuerdo, más allá de la OPEP, que permita rescatar el precio del petróleo que es vital para México.

Pero no solo eso que se menciona líneas arriba, sino encontrar una alianza todavía más útil y profunda, mediante inversiones que permitan la transformación del petróleo en productos químicos mucho más valiosos y necesarios para la vida humana, y de mayor redituabilidad , a fin de compensar la grave pérdida en sus ingresos petroleros que está sufriendo nuestro país y que repercute fuertemente sobre el nivel del valor del peso, con respecto al dólar americano.

Afortunadamente se habían tomado medidas financieras y económicas que atenuaron el daño causado en la economía mexicana por la reducción de ingresos petroleros; pero nuestro país no puede resignarse a la depreciación de una de sus riquezas más grandes, provocada por una feroz lucha económica y competitiva entre la producción energética de los Estados Unidos de América y la súper producción para el mercado que realizan los países árabes, a la que se agrega ahora la exportación del petróleo de Irán.

La actividad diplomática es un arma que no puede desperdiciar nuestro país, y ese expediente ha sido utilizado ahora con éxito por el Presidente Enrique peña Nieto, que ha logrado ya notables acuerdos con estos cuatro países árabes para que traigan inversiones, porque dinero a ellos les sobra, y para que se renueve un intercambio comercial de gran magnitud, en el que México puede participar con exportaciones de alimentos, productos industriales de diverso tipo y en especial automóviles; así como en la intensificación de los intercambios culturales, científicos y tecnológicos en los que nuestro país puede resultar muy beneficiado, ya que esas naciones requieren de recursos humanos de alto nivel de preparación técnica, particularmente ingenieros civiles, químicos, biólogos, médicos, enfermeras y trabajadores de alta calificación para la construcción de infraestructura.

Es de esperarse que los resultados de estos acuerdos los podamos ver en el corto y en el mediano plazos.




Agregar un comentario