Anthony E. Wayne: Se va un buen Embajador

170

Conforme a los protocolos de la diplomacia norteamericana, se ha cumplido el tiempo en que debe retirarse de la Representación en México el Embajador Anthony E. Wayne, quien realizó una muy buena tarea de colaboración y acercamiento entre los Estados Unidos y México; fue un Embajador serio, trabajador, que siempre estuvo dispuesto, con respeto a nuestra soberanía nacional, a ayudar en las tareas que la diplomacia permite.

02-264Infortunadamente no siempre ha sido así: en muchas ocasiones, desde el establecimiento de las relaciones diplomáticas de México con Estados Unidos, se presentaron Embajadores del más diverso tipo, en su mayoría intervencionistas y que produjeron serias confrontaciones con el gobierno de México desde Joel Roberts Poinsett en los albores de la República Mexicana independiente, y después Powhatan Ellis, Embajador que propició la Guerra de Texas y las múltiples invasiones norteamericanas que culminaron en 1847, así como luego el prominente Embajador norteamericano, Henry Lane Wilson que propició el golpe de Estado a Francisco I. Madero, mediante la mano del traidor Victoriano Huerta.

Y luego ya en tiempos del General Lázaro Cárdenas del Río, el Embajador norteamericano, Josephus Daniels quiso bloquear por los medios a su alcance la expropiación petrolera de 1938, infructuosamente, porque el gobierno mexicano impuso la Ley y los intereses nacionales.

Ya en épocas más recientes hubo Embajadores notoriamente intervencionistas como John Gavin y luego Carlos Pascual a quien el Presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa tuvo que vetar y pedirle al ya Presidente Obama su retiro, porque la actividad de ese diplomático era inaceptable en México.

Afortunadamente, el Presidente Barack Obama envió a Anthony E. Wayne en sustitución de Pascual, con la fortuna de que el Embajador que hoy se va actuó respetuosamente y bajo los principios de no intervención y respeto absoluto a la voluntad del pueblo y del Gobierno mexicanos.

Es una lástima que, por razones protocolarias del término del tiempo acostumbrado, se retire Anthony E. Wayne; será sustituido en breve por la ahora Subsecretaria de Estado para América Latina Roberta S. Jacobson, una mujer que tiene gran experiencia en el campo diplomático y que esperamos de ella un comportamiento a la altura de lo que deben ser las relaciones entre México y los Estados Unidos.

Anthony E. Wayne se va con el reconocimiento del gobierno mexicano, quien le otorgó la condecoración máxima a los extranjeros del “Águila Azteca” y de muchos sectores del pueblo mexicano: Wayne hizo bien las cosas y aportó un gran esfuerzo para la amistad y la colaboración entre nuestros dos países.

¡Que haya suerte en sus nuevas tareas, Embajador Anthony E. Wayne, le desea la Revista Macroeconomía!




Agregar un comentario