Con buen sabor de boca se despide de México el Embajador E. Anthony Wayne

212

Mi esposa Pamela y yo estamos muy felices de que estén con nosotros esta noche para celebrar el  aniversario dos cientos treinta y nueve de la declaración de independencia de nuestra nación, que comenzó el viaje de nuestro país para crear una mejor forma democrática de gobierno. Continuamos ese viaje hoy, al seguir trabajando para fortalecer y defender nuestra democracia.

Algunos de ustedes han preguntado cuánto tiempo me quedaré en México y cuándo llegará mi sucesora. Me iré de México a finales de julio.

El arribo de mi sucesora lo determinará el Senado de los Estados Unidos en su deber constitucional de asesorar y ratificar la nominación del Presidente Obama de Roberta Jacobson para que se convierta en la nueva embajadora de Estados Unidos en México. La Subsecretaria Jacobson es 35-261una excelente elección. Muchos de ustedes ya la conocen. Ella es una de las principales expertas en asuntos de América Latina en el gobierno estadounidense, y ha trabajado extensamente en el tema de México a lo largo de su carrera de más de veinticinco años.

Durante el periodo entre mi partida y el arribo de mi sucesora, habrá un Encargado de Negocios que encabezará la representación diplomática de Estados Unidos en México. Es para mí un gran placer presentarles al hombre que desempeñará ese papel.

William Duncan ha llegado en lugar de Laura Dogu como jefe de la cancillería. William ha llevado una muy distinguida carrera trabajando en temas de México y América Latina. William recientemente llegó de Washington, donde encabezó la oficina de Asuntos Andinos del Departamento de Estado. Ha representado a los Estados Unidos en seis países y ésta es la tercera vez que desempeña funciones oficiales en México. Estoy seguro que encontrarán en William un socio fuerte y capaz para continuar avanzando la relación México-Estados Unidos. Por favor, demos la bienvenida a William, y quiero invitarlo a que nos comparta unas palabras.

[Palabras de William]

Gracias, William. Sé que harás una sobresaliente labor como Encargado de Negocios tras mi partida.

He sido muy afortunado estos últimos cuatro años por haber podido encabezar los esfuerzos de los Estados Unidos para fortalecer nuestra relación con México y los mexicanos. Juntos, mexicanos y estadounidenses, hemos logrado mucho. Hemos estado abordando muchos de nuestros temas más importantes de una manera colaborativa en un esquema ganar-ganar. Y lo continuaremos haciendo. Estamos trabajando de manera más estrecha para aprovechar las oportunidades que beneficien a ambos países y para encontrar juntos soluciones a problemas difíciles.

Este esfuerzo se refleja en cooperación más estrecha y más activa entre gobiernos, y en asociaciones con la iniciativa privada, la academia y la sociedad civil. Al trabajar simultáneamente sobre una amplia gama de temas, promovemos una mejor apreciación de la importancia de nuestra enorme y compleja relación, y ayudamos a garantizar que nuestras diferencias no salgan de proporción.

Este trabajo conjunto que llevan a cabo nuestros dos gobiernos y nuestras sociedades es muy claro en el tema de la cooperación económica. Nuestra meta compartida es que ambos países prosperen en una América del Norte más productiva y más competitiva a nivel global.

Debido al arduo trabajo de nuestros líderes de negocios y de los trabajadores—incluyendo muchos de nuestros patrocinadores de esta noche—los Estados Unidos y México intercambian más de quinientos ochenta mil millones de dólares al año en bienes y servicios, es decir un millón de dólares cada minuto. Los Estados Unidos, como el mayor socio comercial y vecino, están muy interesados en el éxito y la prosperidad económica de México. Y nuestros lazos comerciales y de inversión han crecido de manera impresionante en los últimos cuatro años.

Los negocios son uno de los motores de nuestra mayor carga de trabajo en visas. El turismo es otro aspecto vital de la creciente demanda de visas.

Diecisiete millones de viajeros mexicanos visitaron los Estados Unidos el año pasado, y se espera un incremento de cinco por ciento este año. Hubo más de 25 millones de visitantes estadounidenses a México en 2014—un incremento de casi 22 por ciento respecto a 2013.

Estamos también eternamente agradecidos con el gobierno de México por sus sólidos esfuerzos por ayudar a muchos ciudadanos estadounidenses, la mayoría turistas, que quedaron atrapados por el huracán Odile el otoño pasado. Estamos agradecidos por la cooperación intergubernamental que nos permite trabajar juntos con el fin de ayudar a los ciudadanos de ambos países cuando lo necesitan.

Estamos agradecidos por nuestra cooperación con el gobierno de México y la sociedad civil de México que están ayudando a garantizar que los hijos de migrantes nacidos en los Estados Unidos tengan acceso a la educación y a otros servicios en México.

Quiero enfatizar que nuestros dos gobiernos están abordando de frente muchos de los temas más importantes, y lo hacemos al crear y fortalecer las instituciones y mecanismos bilaterales que permitirán que esta cooperación optimizada entre México y Estados Unidos viva más allá que cualquier conjunto de individuos.

Por ejemplo:

Hemos creado el Diálogo Económico de Alto Nivel a nivel de gabinete, presidido por el Vicepresidente de los Estados Unidos y el Secretario de Hacienda y Crédito Público de México. Nuestros equipos trabajan intensamente cada semana en una agenda larga y sustanciosa para hacer que nuestras dos economías estén mejor conectadas y sean más prósperas.

Estamos promoviendo intercambio académico e investigación e innovación conjunta entre nuestros países mediante el Foro Bilateral de Educación Superior, Innovación e Investigación o FOBESII. En 2014, trabajando juntos, duplicamos el número de mexicanos que estudian y trabajan en investigaciones en los Estados Unidos.

Apoyamos la innovación y la cultura emprendedora mediante el Consejo México-Estados Unidos de Emprendimiento e Innovación o MUSEIC. Este año, por ejemplo, lanzamos el proyecto piloto de Innovation Corps basado en el programa de la Fundación Nacional para la Ciencia. Unió a 15 equipos de 60 científicos, ingenieros e investigadores mexicanos con empresas para ayudarles a comercializar sus inventos.

Hemos ideado un mecanismo más eficiente para la frontera del siglo XXI con el fin de mejorar la infraestructura, facilitar los viajes y el comercio legítimo, y fortalecer la cooperación en seguridad a lo largo de nuestra frontera compartida.

Planeamos inaugurar varias nuevas instalaciones fronterizas este año y poner en marcha procedimientos piloto para facilitar el comercio en la frontera.

Hemos implementado nuevos procedimientos de repatriación mediante la creación del Equipo de Estrategia y Coordinación Ejecutiva de Política sobre Repatriación (con las siglas en inglés RESPECT), que, entre otros beneficios, llevó al intercambio de información para aumentar la protección de migrantes a la par de ayudar a identificar a individuos buscados por la justicia.

36-261Incrementamos la seguridad fronteriza y redujimos la violencia mediante la optimización de sistemas de comunicación transfronteriza y el Consejo de Prevención de Violencia Fronteriza, que se ha convertido en el diálogo intergubernamental de más alto nivel sobre el uso de la fuerza entre México y los Estados Unidos.

Nuestros países también crearon una fuerza de tarea bilateral de alto nivel sobre energía limpia y cambio climático para sincronizar nuestras políticas en este tema tan importante.

Dándonos cuenta de que necesitamos una manera en que nuestros líderes se coordinarán mejor sobre nuestra ya sólida y creciente cooperación en seguridad y procuración de justicia, establecimos un grupo bilateral de coordinación en seguridad entre varias agencias en ambos países.

Los equipos de México y Estados Unidos coordinan nuestro trabajo contra los narcotraficantes, los tratantes, los contrabandistas de armas y los que lavan dinero. Estamos trabajando más de cerca para luchar contra la corrupción y la impunidad al tiempo que buscamos proteger los derechos humanos y la libertad de prensa. Mediante nuestros esfuerzos coordinados bajo los 2.3 mil millones de dólares de la Iniciativa Mérida, estamos esforzándonos para lograr un ambiente más seguro. Tenemos más de 90 nuevos programas en marcha de desarrollo de capacidades.

Asociarnos con otros actores de la sociedad fuera del gobierno es esencial para toda la cooperación que hemos construido.

Ya sea un consejo del Diálogo México-Estados Unidos entre CEOs para informar el Diálogo Económico de Alto Nivel; las docenas de colaboraciones entre universidades que apoyan el FOBESII y el MUSEIC; las asociasciones que hemos establecido con Universia, la Fundación Televisa, la Asociación de Bancos de México y una gama de empresas estadounidenses y mexicanas para apoyar los intercambios educativos; las organizaciones no gubernamentales que están ayudando a reconstruir comunidades heridas por la violencia, a crear un nuevo y más transparente y eficiente sistema de justicia y a proteger las libertades básicas, o las personas y entidades interesadas en mejorar el tránsito en nuestras comunidades fronterizas. La sociedad civil es clave para nosotros.

Gracias a todos estos esfuerzos y aportaciones, la relación entre México y los Estados Unidos es más fuerte y dinámica que nunca antes. Quiero enfatizar que no se trata  solamente de políticos y funcionarios de gobierno trabajando de manera conjunta. También se trata de empresarios y de mujeres, educadores, estudiantes, científicos, periodistas, líderes de opinión y activistas comunitarios. El papel de los socios fuera del gobierno, que contribuyen y participan en programas es vital para el éxito de nuestros esfuerzos. Personas reales que establecen relaciones que mejoran las vidas, al igual que nosotros en el gobierno estamos desarrollando instituciones y mecanismos con los que podemos solucionar problemas y alentar oportunidades.

A pesar de nuestros éxitos hay serios retos. El crimen, la corrupción y la impunidad ponen obstáculos en nuestro camino. Estas cuestiones relacionadas con el imperio de la ley tienen un impacto en nuestros ciudadanos. Estos flagelos evitan que nuestra gente desarrolle todo su potencial y nos roban nuestro futuro. Luchar contra ellos demanda vigilancia constante, lo que a su vez necesita de un esfuerzo concertado de todos nosotros, trabajando juntos: gobiernos, empresas, grupos de la sociedad civil, la prensa y nuestros ciudadanos. Esencialmente, se trata de una responsabilidad compartida por todos los que estamos aquí esta noche para ayudarnos mutuamente a tener éxito. Y tenemos una mejor oportunidad de lograrlo si todos unimos nuestros esfuerzos.

Nuestra relación ha madurado y sigue haciéndolo. En ambos lados de la frontera hay y seguirán habiendo voces críticas que no ayudan, y encontraremos “topes en los caminos”. Pero nuestros éxitos superan por mucho estos obstáculos, y la determinación de nuestros funcionarios y ciudadanos en ambos lados de la frontera de crear una vida mejor trabajando juntos es más fuerte que nunca.

Al mejorar cómo dialogamos y tratamos de resolver nuestras diferencias, hemos creado caminos para desacuerdos respetuosos que, con mayor frecuencia, se tornan en avenidas compartidas de progreso.  Espero que el tiempo que estuve aquí haya ayudado a establecer los cimientos para mayor progreso en los próximos años.

Agradezco a todos ustedes sus contribuciones y logros en fortalecer las relaciones entre los Estados Unidos y México, así como su apoyo y consejo. Me siento privilegiado y honrado por haber sido parte de esta jornada. He disfrutado profundamente el tiempo que he pasado en México, trabajando con ustedes, llegando a conocerlos, y los extrañaré cuando me vaya.

Muchas gracias por haber venido esta noche, y gracias por ser amigos, vecinos y socios. Por favor, sigan disfrutando de esta velada

 




Agregar un comentario