“Primero es la Democracia que los partidos políticos”: Lorenzo Córdova, Presidente del INE

353

VERSIÓN ESTENOGRÁFICA DE LA INTERVENCIÓNDEL CONSEJERO PRESIDENTE DEL INSTITUTO NACIONAL ELECTORAL, LORENZO CÓRDOVA VIANELLO, AL INICIO DE LA SESIÓN ORDINARIA DEL CONSEJO GENERAL. México D.F. ,a 25 de Febrero de 2015.

Antes de continuar con el primer punto del orden del día, permítanme hacer una moción.

La sesión pasada de este Consejo General, producto del debate y de la aprobación de la mayoría de este Consejo para posponer la discusión y aprobación de dos acuerdos vinculados con la materialización del principio de imparcialidad que rige las contiendas electorales, siete de los 10 partidos políticos nacionales representados en esta mesa se levantaron de la misma, se ausentaron de las Comisiones y Grupos de Trabajo a los que por ley tienen acceso, y se pronunciaron públicamente sobre diversas decisiones tomadas por esta autoridad electoral.

Abandonar la Sesión del Consejo General es a mi juicio un hecho de la mayor relevancia para el cumplimiento del mandato constitucional y legal del Instituto Nacional Electoral y para la recreación de la vida democrática en el país; que se hayan retirado de la mesa del Consejo provocó momentáneamente un efecto indeseable en nuestra democracia, que se interrumpiera momentáneamente el debate público entre los partidos políticos y la autoridad electoral.

Los Consejeros Electorales no podemos ser refractarios a las inquietudes expresadas por los partidos políticos en esta mesa y en la arena pública, pero tampoco podemos como árbitro de las contiendas subordinar nuestras decisiones a las demandas de un partido, de tres partidos o de siete partidos políticos, a riesgo de incumplir con los principios de imparcialidad e independencia que rigen la función electoral.

Sin embargo, desde el momento mismo en que ocurrió el retiro de la mesa de siete partidos políticos, se tendieron de inmediato puentes de interlocución; esos puentes no se han roto, y se ha procurado un intercambio de puntos de vista o consenso de los Consejeros Electorales, a través de la Presidencia del Consejo General.

La comunicación no se ha interrumpido, los puentes de comunicación han estado permanentemente tendidos y así ocurrirá, por eso, por la centralidad de esta mesa, es importante que los partidos políticos regresen a la misma y que aquí, con discusiones tersas o altisonantes se exprese a plenitud el pluralismo político que atraviesa la sociedad mexicana, que se expresen los consensos y los disensos, legítimos todos ellos de los partidos políticos con las decisiones que toma esta autoridad electoral.

La mesa de Consejo General no es sólo un simple espacio para el debate político; esta mesa expresa el pacto fundacional del sistema democrático de nuestro país; esta mesa sintetiza el esfuerzo de varias generaciones de mexicanos para que la democracia se practique y la deliberación que la misma supone, se dé con inclusión, de cara a la sociedad y con reglas conocidas por todos.

Esta mesa, desde mi perspectiva, constituye el espacio privilegiado, previsto por la Constitución y por la ley, para ventilar en público ante los ciudadanos todos los puntos de vista y todas las posiciones políticas existentes en el país.

Con la presencia de los partidos en esta mesa, el pluralismo político de México, está representado plenamente y este es el mejor espacio para que el mismo sea escuchado.

Al respecto, quiero señalar que como presidente de este órgano, considero que una de mis principales funciones es escuchar a todas las partes sin prejuicios y sin fobias, así ha ocurrido, así ha ocurrido en estos días, y así seguirá ocurriendo; es parte del mandato constitucional y legal que corresponde a la Presidencia del Consejo, así, además, lo he venido reiterando en estos siete días, con el respaldo de las Consejeras y los Consejeros que integran este Consejo General.

Hoy ratifico mi compromiso con ustedes, con todos los que están presentes y los que todavía no regresan a esta mesa, para intensificar la disposición al diálogo con la finalidad de favorecer la deliberación y las decisiones que tomemos en el Consejo General.

Además, es importante subrayar dos aspectos que estuvieron presentes en estos días, en los que se interrumpió la deliberación pública con todos los partidos políticos.

Primero, en ningún momento los integrantes del Consejo General renunciamos a discutir las normas sobre la imparcialidad con la que deben de conducirse los servidores públicos en el uso de recursos y reglas aplicables a la operación de los programas sociales.

En estos días, como podrán verlo, como podrá observarse en la discusión de los puntos que fueron pospuestos la sesión pasada, y que se analizarán y decidirán el día de hoy, ha ocurrido un amplio consenso en la deliberación interna entre los Consejeros Electorales y que hoy estamos aquí para darla de cara a la sociedad.

Y dos, el instituto Nacional Electoral siempre estuvo dispuesto a escuchar y a dialogar con los partidos políticos el sentido de estos acuerdos para contribuir a la equidad del Proceso Electoral en marcha, ese, insisto, ha sido un mandato del conjunto de Consejeras y Consejeros Electorales a esta Presidencia, y así ha ocurrido.

Apego a la ley y diálogo, son por tanto, premisas que el día de hoy refrendamos una vez más las Consejeras y Consejeros Electorales, estoy consciente que la intensidad de las contiendas y que las imprecisiones o vacíos en la Legislación Electoral, como lo relativo a la Ley Reglamentaria del Artículo 134 constitucional, por ejemplo, seguirán generando tensiones en el debate en este Consejo General, pero esas tensiones y los contextos de exigencia que todos los partidos políticos presentan expresan en ejercicio a su derecho, no solamente son bienvenida, sino que enriquecen las decisiones de este Consejo.

Y eso es indispensable, más en momentos tan difíciles como los que está viviendo nuestro país, las contiendas electorales, lo he dicho en otros espacios, y hoy es oportuno que lo reitere aquí, suponen dos momentos antagónicos: uno para la confrontación política, pero otro también para los acuerdos. La democracia implica deliberación y contraste, estrategias y decisiones; disensos y acuerdos; y todo ello, dentro de un marco legal que garantice equidad y canalice las diferencias de los consensos por cauces institucionales.

Como acabo de mencionar, el INE no debe ni puede permitirse ser impermeable e insensible a las preocupaciones de los partidos políticos, de ninguno de ellos; el INE debe escuchar y atender esas preocupaciones sin perder nunca de vista que la esencia de la imparcialidad, como principio rector de su actuación, significa que sus decisiones no pueden estar condicionadas por ningún actor político, esa es la naturaleza misma de un órgano, en el que los partidos políticos, todos los partidos políticos forman parte del mismo; lo digo sin reparos y con modestia, la comunicación entre los partidos políticos, insisto, entre todos ellos, y quienes tomamos las decisiones deben aceitarse y mejorarse, no somos refractarios a la autocrítica, nos lo demanda la complejidad del Proceso Electoral que está en curso.

El país atraviesa por momentos muy complicados de su vida política, social, económica e incluso, de seguridad, todos lo sabemos y por ello, no podemos permitirnos que las elecciones se conviertan en un problema más, ello detonaría la irremediable erosión de la convivencia democrática entre los mexicanos, cuidar las elecciones y los principios en los que la mismas se basan: legalidad, imparcialidad, independencia, objetividad, certeza, máxima publicidad y, de manera muy particular, la equidad en las condiciones de la competencia, no es solo cumplir con un mandato constitucional, sino reconstruir la ruta civilizatoria que nos hemos dado para procesar nuestro pluralismo político.

Me permito presentar una moción para poder concluir, una posición adicional.

Por eso, no podemos obviar lo sucedido en estos días, y sin que ello signifique de ninguna manera una subordinación de esta autoridad a las pretensiones de ningún actor político, estamos en la ruta de mejorar nuestros procesos, de procurar una comunicación más fluida con todos los actores, y ratificar que el actuar del INE se ciñe de manera irrestricta a un actuar imparcial. No pedimos, no lo hemos hecho, no lo haremos, cheques en blanco; es importante el escrutinio y los contextos de exigencia a la autoridad electoral son siempre bienvenidos, pero más importante es ratificar permanentemente el compromiso de todos los actores con el pacto político que encarna esta mesa, la mesa en la que de manera privilegiada se procesa la pluralidad política en la organización de las elecciones en nuestro país.




Agregar un comentario