La noche de Iguala, quedó atrás; México sigue adelante

104

La trágica noche de Iguala quedó atrás; el país seguirá adelante con sus programas de trabajo y de Reformas Estructurales proyectadas por el Presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto.

Lo que ocurrió con los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, la noche del 26 de septiembre de 2014 y la madrugada del día siguiente (27) constituyó un drama absolutamente inesperado, horrible y condenable por todos conceptos; pero una vez que la Procuraduría General de la República ha rendido su dictamen final, no queda más para el país y sus principales fuerzas políticas, sociales y económicas, que seguir adelante.

Como dijo el Presidente Enrique Peña Nieto: “No podemos quedar atrapados en esta tragedia; nuestro país tiene que seguir adelante, en su ruta de progreso…”.

APOYO DEL PRESIDENTE BARACK OBAMA Y DE LA OCDE

A nivel internacional el apoyo a México es incondicional; el Presidente Barack Obama le ha manifestado su simpatía al Presidente Enrique Peña Nieto y le ha ofrecido todo el soporte que se considere necesario para continuar adelante, así como la buena voluntad y la amistad del pueblo y el gobierno norteamericano para el pueblo y el gobierno de México.

El mismo Presidente Barack Obama ha felicitado al Presidente Enrique Peña Nieto por su determinación de haber logrado las once Reformas Estructurales necesarias para la economía y política del país, con la finalidad de modernizar las principales actividades productivas de nuestra nación y de incorporarnos a plenitud al mundo globalizado en que vivimos.

La Organización de Países para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), que casualmente es ahora dirigida y presidida por el mexicano José Ángel Gurria, ofrece a México todo su apoyo político, técnico y económico para que sigan adelante las Reformas Estructurales planteadas por el Presidente Enrique Peña Nieto y lleguen a su cabal implementación y buen éxito.

ALGUNOS “PEROS” HACIA EL INTERIOR DEL PAIS

Las once Reformas Estructurales que fueron aprobadas por el Congreso de la Unión en los años 2013 y 2014, como se dice en el lenguaje vulgar, “pisaron algunos callos”, de grupos o personas que se sintieron afectadas en sus intereses personales o de grupo, como sucedió, por ejemplo, con la Reforma Educativa, que no gustó a los integrantes de organizaciones como la CNTE y la CETEG, por el control administrativo y académico que representa, y al que se niegan; o como la Reforma Fiscal que lastimó a algunos sectores evasores de impuestos; o como la Reforma Energética que también lesiona intereses económicos y sindicales de diversos tipos; o como la Reforma en Telecomunicaciones que está enfocada para terminar con el monopolio telefónico, tanto de líneas fijas como de celulares, así como de internet y de larga distancia.

El nuevo sistema fiscal planteado con la reforma establecida por el nuevo gobierno de Peña Nieto, metió en cintura a diferentes grandes empresas como las del pan, la tortilla, la refresquera y otras.

Así que muchas grandes empresarios, al sentirse afectados, impulsaron protestas de diverso tipo, y alentaron al sector empresarial también a presionar al gobierno entrante para que abandonara estas reformas económicas antimonopólicas y redistributivas.

AYOTZINAPA, UNA ESPOLETA SOCIAL

Las once Reformas Estructurales habían creado un clima tal de oposición en diversos grupos conservadores o retardatarios, que los hechos ocurridos en Iguala con los normalistas de Ayotzinapa sirvieron como una espoleta que hizo estallar el rencor que algunos sectores sociales y económicos habían acumulado por otras causas y factores.

De esa manera se iniciaron cuatro meses de protestas e intentos de desestabilización, que incluyeron la quema de la puerta de Palacio Nacional; la quema del Palacio de Gobierno de Chilpancingo Guerrero; las tomas de casetas, el caos en Oaxaca y las presiones sobre el comisionado Alfredo Castillo para la seguridad en Michoacán.

SÍ HABRÁ ELECCIONES EN GUERRERO

Los cálculos de los opositores y las redes sociales contrarias al gobierno, han encontrado su límite, aunque estaban pensando ya en casi un Golpe de Estado, ilusamente, al punto que llegaron a plantear la suspensión de las elecciones próximas no sólo en el Estado de Guerrero, sino en todo el país, en un desconocimiento absoluto de lo que eso significaría para el orden y el Estado de Derecho de la Nación Mexicana.

No se complacerán los deseos de esos pequeños grupos de anarquistas, ambiciosos y audaces, que quisieran ver sumido en el caos a México.

México no entrará en el caos; por el contrario este año será de consolidación de la democracia y de fortalecimiento de las instituciones electorales, particularmente el Instituto Nacional Electoral (INE), y en un clima de respeto a los derechos humanos, de vigencia del Estado de Derecho y de respeto a la voluntad popular, habrá elecciones en todo el país para renovar la Cámara Federal de Diputados, 6 gubernaturas y cientos de alcaldías y municipios, todo por la vía electoral legítima.

El proponer, como lo hicieron, algunas personas que se suspendieran las elecciones en el Estado de Guerrero, fue simplemente un despropósito: dejar en el caos, sin gobierno Estatal, sin gobiernos municipales, sin Congreso del Estado, sin diputaciones federales a esa enorme y rica entidad, donde viven millones de personas dedicadas al trabajo del campo, a la industria y al turismo.

No será así; el Estado de Guerrero tiene un futuro de progreso, de orden, de trabajo de desarrollo económico y social que se ha ido labrando poco a poco; ese Estado es de una riqueza inconmensurable, y de un futuro grandioso, tanto en lo que respecta a la producción agropecuaria, minera y forestal, como al desarrollo turístico, comercial e industrial.

NO SOLO INSULTOS DE NACIONALES, SINO TAMBIEN DE EXTRANJEROS

Los insultos a las instituciones nacionales no sólo provienen de los encapuchados que quemaron la puerta de Palacio Nacional y quebraron los vidrios de los bancos de Reforma; sino también de publicaciones que desde siempre han atacado a México, con el fin de debilitar su progreso: desde la publicación de “Los Hijos de Sánchez”, en tiempos de Adolfo López Mateos y luego los ataques y críticas de los periódicos y revistas inglesas y norteamericanas, que se dan baños de pureza, aunque todo el mundo sabe a qué intereses responden.

México es más grande y más fuerte que todos esos ataques de nacionales y extranjeros que hoy se unen para insultar y menoscabar a las instituciones mexicanas.

Nuestro país seguirá cabalgando, como dijo Don Quijote a Sancho…

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano, Director General de Macroeconomía




Agregar un comentario