El mundo de Internet de Ma Yun

170

Ma Yun es el fundador y presidente del Consejo del Grupo Alibaba. Cada una de sus acciones captura la atención del público. Compró acciones del club de fútbol, Guangzhou Evergrande, por 1200 millones de yuanes, adquirió UC Browser por completo, fue a los EE. UU. a realizar la oferta pública inicial (IPO), etc. A pesar de que este señor renunció a ser el director ejecutivo del Grupo Alibaba el año pasado, se ha convertido en el personaje de portada más frecuente de los medios de comunicación debido a sus grandes acciones vinculadas a los negocios.

Alibaba es la mayor empresa de comercio electrónico de China. Cuenta con cientos de millones de usuarios y millones de comerciantes. Ocupa el 80 % de la cuota del mercado de compra en línea de China. Taobao y Tmall, pertenecen al mismo grupo, en 2013 disponían de 240.000 millones de dólares de volumen comercial, lo cual era tres veces el de eBay y dos veces el de Amazon. Alipay, de Alibaba, contaba con un volumen de comercio en terminal móvil tres veces mayor que el de PayPal el año pasado.

“Hace 15 años, 18 fundadores de Alibaba se pusieron la meta de establecer una empresa internacional de Internet con la esperanza de que sería una de las diez primeras compañías de Internet en el mundo y querían que esta empresa pudiera existir 102 años. Han pasado 15 años y, afortunadamente, sobrevivimos y con una vida mucho mejor que la que imaginábamos en aquel entonces. Alibaba está por entrar en una nueva época llena de retos”, expresó Ma Yun a sus empleados a través de un correo electrónico de intranet antes de que el Grupo entregara los documentos para la IPO a la Comisión de Seguridad y Valores de los EE.UU. (SEC, por sus siglas en inglés).

Padre de Internet de China

En cierto sentido, la historia de emprendimiento de Ma Yun es la del desarrollo de Internet de China.

En 1995, como intérprete de una misión comercial, Ma Yun tuvo contacto con la Internet por primera vez. “Jack (su nombre en inglés), esta es Internet, puedes digitar cualquier letra para consultar”, este amigo de Seattle nunca imaginó que esta frase suya le abriría un nuevo mundo a Ma Yun. El señor Ma, tembloroso por el miedo de dañar la computadora, digitó la palabra “beer”, y aparecieron un montón de datos sobre la cerveza alemana y estadounidense. Luego, digitó “China” y apareció “no data”. “¿Por qué no hay datos sobre China en Internet?”, Ma Yun se quedó dudoso. Así que se le ocurrió una idea genial, le pidió a este amigo suyo que abriera una página web sobre una agencia de traducción en Hangzhou. Solo en tres horas recibió 6 correos electrónicos para pedir más información, eso dejó a Ma Yun ver las posibilidades comerciales en la Internet.

Después de regresar a China, Ma Yun abrió la primera página web de comercio auténtico de este país asiático, yellowurl.cn. Era una empresa dedicada especialmente a crear la página de inicio de portales web para las compañías. Cada página tenía 2000 caracteres, con versión en chino e inglés, junto con una foto a color. En total costaba 20 mil yuanes.

En 1997, con la invitación del entonces Ministerio de Comercio Exterior y Cooperación Económica de China, Ma Yun participó en el Centro de Comercio Electrónico Internacional de China llevando su propio grupo de emprendimiento. En menos de un año, ellos crearon sucesivamente una serie de páginas web, tales como www.moftec.gov.cn.

Al principio de 1999, Ma Yun se retiró del entonces Ministerio de Comercio Exterior y Cooperación Económica de China y estableció Alibaba en su departamento en Hangzhou. “Si dividimos las compañías entre las pobres y las ricas, podemos decir que la Internet es un mundo para pobres”, indicó Ma. “Y yo, lidero a los pobres a hacer la revolución”. Ma Yun nació en la provincia de Zhejiang, donde hay empresas medianas y pequeñas bien desarrolladas. Él había pasado desde la clase más baja del mercado y sabe bien lo difícil que es lograr el crecimiento de las empresas medianas y pequeñas. “Por ejemplo, el precio minorista de una pluma es 15 dólares, mientras Walmart regatea por 8 dólares, pero con un recargo de 10 millones de dólares. En este caso, el proveedor no tiene otro remedio, sino aceptarlo. Sin embargo, si Walmart cancelara este pedido de mercadería al año siguiente, el proveedor se acabaría. A través de la Internet, el proveedor puede buscar clientes por todo el mundo”, expresó Ma Yun.

El modelo de funcionamiento de Alibaba trata de coleccionar información sobre exportación e importación de las compañías medianas y pequeñas para que les ayude a encontrar los clientes internacionales que antes solo veían en las ferias. “Las compañías medianas y pequeñas se parecen a las piedrillas en la playa, se reúnen entre ellas con la Internet hasta que tienen suficiente fuerza para hacer frente a las grandes piedras”, indicó Ma Yun diciendo que “la característica de la Internet consiste en usar lo pequeño en contra de lo grande y aprovecharse de lo rápido en contra de lo lento”.

El modelo B2B creado por Alibaba

Ma Yun es el vanguardista en la industria de Internet en China. Él no sabe la tecnología, pero es atrevido en la renovación, y así creó el comercio electrónico en Internet de una forma distinta al resto. Antes de Ma Yun, no había ningún caso exitoso en el mercado B2B (Business-to-business), tampoco había ninguna empresa china que fuera capaz de crear un modelo comercial.

El modelo de B2B, creado por Alibaba, orienta a las compañías medianas y pequeñas ofreciéndoles servicios de información, finanzas, gestión, élites, transporte, etc. Este modelo, diferente que el de Europa y el de los EE. UU., tiene como fin ayudar a los compradores y vendedores a encontrar lo que buscan liberándose de la restricción espacial y geográfica. En un momento en que el concepto de Internet no era nada popular en China, este modelo comercial no tenía ningún rival.

En mayo de 2003, Alibaba lanzó la página web comercial Taobao. Para competir con eBay, su fuerte adversario, Taobao adoptó un modelo completamente gratuito y, además, ofreció los servicios más adecuados para los clientes chinos. Al final, eBay se vio obligado a retirarse del mercado chino. Según los datos publicados por la empresa Alexa (una compañía conocida por operar el sitio web alexa.com que provee información acerca de la cantidad de visitas que recibe un sitio web y los clasifica en un ranking), Taobao ya es una de las veinte páginas web más visitadas en el mundo.

A medida del crecimiento rápido de Taobao, el problema de la seguridad de pago en la Internet que limita el desarrollo de Taobao, cobra cada día más relevancia. Para colmo, Paypal ( una empresa estadounidense independiente y perteneciente al sector del comercio electrónico por Internet que permite la transferencia de dinero entre usuarios que tengan correo electrónico, una alternativa al tradicional método en papel como los cheques o giros postales) no corresponde a la situación en China. Así Alipay, una plataforma que ofrece el servicio de vigilancia financiera entre los vendedores y compradores logró su crecimiento en diciembre de 2004. Hasta hoy, Alipay se ha convertido en la mayor plataforma de pago intermediaria de China, con 600 millones de usuarios y 2600 millones de volumen comercial diariamente.

Hasta hoy, el volumen de comercio de Alibaba ha superado la totalidad de eBay y Amazon, y ocupa el 2 % del PIB de China. Los paquetes enviados gracias a la intermediación de Alibaba ocupan el 70 % del servicio de entrega rápida de China. El 80 % de los negocios en Internet de China se realizan en las plataformas del Grupo de Alibaba. Pero todo eso solo es un buen comienzo ya que más de la mitad de los negocios de China no se ejecutan en la Internet. El número de los cibernautas chinos ya ha llegado a 600 millones. El tamaño del mercado electrónico de China será el mayor del mundo superando al de los EE. UU. De acuerdo con los archivos de la IPO, Alibaba tenía 3592 millones de dólares de beneficio neto en el año 2013, lo que la convierte en la empresa de Internet que gana más después de Google.

El imperio comercial de Ma Yun

“Como la Internet está cambiando la industria minorista, creemos que Alibaba es capaz de transformar las industrias impulsadas por la información, en áreas como finanzas, educación y tratamiento médico. Una vez logremos este cambio, el espíritu central de la Internet, es decir, la igualdad y la transferencia, podría ayudar a la sociedad china a lograr un gran avance tanto en el desarrollo institucional como en la infraestructura”, indicó Ma Yun. La Internet es más que una tecnología y una industria, es una ideología.

De hecho, Alibaba, el imperio comercial, ya ha superado la industria de comercio electrónico y va expandiéndose hacia las industrias tradicionales. Para aprovechar la tendencia social en Internet móvil, Alibaba invirtió sucesivamente en microblogs como momo y ddmap.com y, al mismo tiempo, desarrolló la aplicación social laiwang. Con el fin de desarrollar el comercio electrónico tradicional para cumplir su disposición de O2O (Online To Offline), Alibaba invirtió en Cainiao, compró High moral map, entró como accionista en Haier y Yintai. Para consolidar su ventaja financiera en la Internet, adquirió Hundsun Technologies Inc., y manejó los fondos de Tianhong. Al mismo tiempo, se enfocó en la gran perspectiva de la industria cultural invirtiendo en Ttpod, Xiami.com, ShengMeng, etc.

“En realidad, la distribución industrial de Alibaba ya es muy transparente. Para Wall Street, lo atractivo de Alibaba consiste en su integración en lugar de  concentrarse solo en un producto o una industria fuerte. La integración se da por la influencia cooperativa entre varias cadenas industriales y genera un resultado gigante de suma para que otras compañías no sean capaces de competir con ella”, indicó Song Shaokui, analista senior de China Venture, durante una entrevista.

En la 10ª ceremonia de Alibaba en el año 2009, Ma Yun expresó su sueño sobre esta compañía: “Alibaba será una compañía social en el futuro, proviene de la sociedad y está al servicio de ella”. Ma Yun deseaba que, en los siguientes diez años, Alibaba ofreciera una plataforma de existencia y desarrollo para 10 mil empresas, generara 10 millones de grupos en la Internet, creara 100 millones de oportunidades de trabajo y ofreciera una plataforma de consumo para 1000 millones de personas. Él quería que, a través de la Internet y los servicios ofrecidos por ella, las compañías pequeñas pudieran competir, sobre una base igual, con las grandes. Además, expresó su deseo de dejar a las ancianas jubiladas que hicieron cola a la puerta del banco sólo por pagar unas decenas de yuanes por el gasto de electricidad “disfrutar del mismo derecho que tiene el presidente del Consejo Directivo del banco, aprovechando nuestro servicio”.

Por Zhu Hong, Especial de China Hoy para Macroeconomía.




Agregar un comentario