Cuentas Claras anuncia PEMEX ante la SEC, la CNBV e inversionistas privados

204

En relación con las diferencias de medición en la producción y distribución de crudo (definida como la suma de la entrega tanto al Sistema Nacional de Refinación como a las terminales de exportación), Petróleos Mexicanos precisa lo siguiente:

El diferencial entre el volumen de hidrocarburos producido y medido a la salida del pozo y el volumen de crudo a distribución, se deriva del movimiento de inventarios, evaporaciones, merma y segregación de productos, entre otros.

Los volúmenes producidos y a distribución han sido informados por Petróleos Mexicanos en los reportes entregados a las instancias reguladoras como la SEC, la CNBV e inversionistas

Ante la identificación de incrementos en el balance producción/distribución, Pemex, en coordinación con la Comisión Nacional de Hidrocarburos, realizó un análisis para identificar los elementos que expliquen la diferencia entre el hidrocarburo producido y el distribuido, así como mejorar la metodología y el sistema de gestión de la medición.

Al respecto, Petróleos Mexicanos ha instrumentado diversas acciones, como el monitoreo continuo de los pozos, la revisión y calibración de las condiciones operativas de las instalaciones y sistemas involucrados, así como la puesta en operación de sistemas de deshidratación de crudo.

Pemex realiza trabajos de calibración de sus equipos de medición tendientes a reducir la incertidumbre de los mismos.

En las terminales marítimas se están instalando tanques sedimentadores que permiten acelerar la deshidratación y estabilización del crudo, dentro de las especificaciones internacionales establecidas para transacciones comerciales.

En este sentido, Pemex reitera que los barriles de crudo que se exportan pasan por un proceso de estabilización y cuentan con tres certificaciones: una por parte de Pemex, otra por parte del comprador y una más por un tercero especializado acordado entre Pemex y el cliente para comprobar  que los barriles se venden completos y no contienen más de 0.5 por ciento de agua, que es el porcentaje aceptado internacionalmente.

Cabe destacar que los ingresos petroleros reportados por Pemex al gobierno federal se basan en el crudo entregado a distribución.

La Ley Federal de Derechos, aún vigente, establece que el operador petrolero entere impuestos y derechos conforme al volumen reportado a boca de pozo, por lo que el contenido de agua y la distorsión en medición ha incrementado la carga fiscal para Pemex.

Respecto a la producción reportada de enero a julio del presente año, ésta fue de 2.466 millones de barriles al día, en tanto el volumen de crudo a distribución fue de 2.311 MMbd. Si a este último dato sumamos lo correspondiente a mermas por evaporaciones (14 mil barriles diarios), segregación de productos (9 mbd) y acumulación de inventarios (6 mbd) se obtiene la producción sin agua ni distorsiones de medición, que para el periodo enero-julio fue de 2 millones 340 mil barriles diarios.

Con base en un mejor manejo de los yacimientos y las tendencias a la alza del volumen a distribución, la expectativa de la producción promedio al cierre del año, sin agua ni distorsiones de medición, es de al menos 2 millones 350 mil barriles al día.




Agregar un comentario