Pasa el Congreso la Reforma Energética: se inicia en México una Revolución Económica

239

México comienza a vivir un Nuevo Modelo Económico en un marco de libre mercado para la industria energética nacional y para la exploración, explotación y comercialización de los recursos petroleros, del gas y la electricidad.

Al pasar el Congreso de la Unión, tanto el Senado como la Cámara de Diputados, las nuevas leyes que integran la Reforma Energética, la nación entra a un nuevo cauce de desarrollo económico y social, luego de haberse desenvuelto en el marco planteado por empresas del Estado, Pemex y la CFE, desde los años 30´s, del siglo pasado, es decir, después de haberse desarrollado en ese marco durante tres cuartos de siglo.

La Reforma Energética, al ser aprobada por el Congreso de la Unión después de un mes de ríspidos debates, producirá un rompimiento del esquema económico en que había vivido el país casi un siglo, para dar lugar a un nuevo orden en que las dos grandes empresas, Pemex y la Comisión Federal de Electricidad, ya no serán proveedoras de recursos financieros al Gobierno ni de subsidios energéticos a la población.

Empresas nacionales e internacionales entrarán al mercado mexicano con una gran fuerza, a competir con Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad, en busca de la conquista del mercado nacional, por una parte y también del mercado internacional, ya que los hidrocarburos son un producto importantísimo de exportación y la electricidad también, a partir de ahora, podrá ser exportada en cualquier cantidad, tanto a la región fronteriza de Estados Unidos como a los países centroamericanos.

NUEVO PAPEL ECONOMICO DE PEMEX Y DE LA CFE

Tanto el Gobierno Federal como los gobiernos de los Estados y el del Distrito Federal tendrán que acostumbrarse a vivir sin Pemex y sin la Comisión Federal de Electricidad: es decir, tendrán que pagar sus combustibles y tendrán que pagar los consumos de electricidad; pero también tendrán que vivir sin los cuantiosos recursos financieros que les proporcionaban las dos grandes empresas energéticas, lo que hace entender ahora mejor el sentido de la Reforma Fiscal establecida, destinada a ir sustituyendo poco a poco los subsidios de Pemex a las finanzas públicas, que alcanzaron a representar el 40% de los ingresos fiscales y del Presupuesto de Egresos de la Federación.

Tanto Pemex como la Comisión Federal de Electricidad dejarán de ser a partir de hoy empresas paraestatales, para convertirse en “empresas productivas” del Estado, ahora ya muy limitadas, para poder competir con las empresas nacionales y extranjeras que ingresarán al mercado mexicano de combustibles y de energía.

El paisaje nacional tanto en las ciudades como en las carreteras cambiará, con la presencia de otras empresas distribuidoras de combustible, al mismo tiempo que se espera se inicie una intensa actividad de perforación de pozos petroleros y de gas tanto en el Golfo de México como en tierra firme en regiones donde ya se han localizado yacimientos, unos antiguos y otros recientes.

Se espera que la producción de hidrocarburos en el país se eleve rápidamente al mismo tiempo que se localicen más reservas de hidrocarburos tanto en la plataforma continental como al interior del país.

INTENSOS Y FURIOSOS DEBATES EN EL SENADO Y EN LA CAMARA DE DIPUTADOS

Durante un poco más de un mes, y en periodos extraordinarios, en el Senado y en la Cámara de Diputados se desarrollaron intensos y furiosos debates sobre decenas de leyes que integraron el conjunto de la Reforma Energética; en las sesiones hubo al mismo tiempo argumentos y descalificaciones.

Para obtener las mayorías necesarias para la votación los grandes partidos nacionales PRI y PAN integraron una especie de alianza política para pasar juntos la Reforma Energética, ayudados por el Partido Verde Ecologista, una partido mediano y por el Panal, un partido pequeño; estos cuatro partidos lograron reunir más de 300 votos de los 500 que hay en la Cámara de Diputados y alrededor de 100 votos en el Senado, que también representaban las dos terceras partes o más dela votación posible.

Por su lado, la autodenominada izquierda, integrada por el PRD, el PT y Movimiento Ciudadano (MC) también se agruparon pero nunca lograron más de una tercera parte de la votación, ni en el Senado ni en la Cámara de Diputados.

Los debates, en donde la izquierda expuso con argumentos su oposición, pero también con descalificativos, nunca modificaron la tendencia de las votaciones acordadas por los bloques políticos de PRI-PAN-PVM-Panal; ni tampoco se modificó la votación del bloque integrado por el PRD-PT-MC; pero aunque no se modificó nunca la tendencia de la votación, sí se expresaron por ambos lados argumentaciones valiosas que han quedado para el registro de los estudiosos y de la historia nacional.

LOS PASIVOS LABORALES DE PEMEX Y CFE, SERAN ABSORBIDOS POR EL GOBIERNO FEDERAL

Uno de los puntos que causaron mayor discusión fue la Reforma Legal que permitirá que los pasivos laborales de Pemex y de la Comisión Federal de Electricidad, que sumados representan casi dos billones de pesos, serán absorbidos por el Gobierno Federal, a fin de limpiar las finanzas de esas dos empresas que a partir de ahora se considerarán empresas productivas del Estado Mexicano.

También causó un gran debate de varios días el articulado que establecía primero un concepto de “expropiación de tierras” para exploración y explotación de hidrocarburos o para la transmisión o establecimiento de plantas productoras de electricidad; los senadores lograron la modificación de ese concepto para establecer uno nuevo denominado “ocupación temporal” de tierras, bajo condiciones más favorables para campesinos y/o propietarios de terrenos que podrán negociar con las grandes compañías la ocupación de sus terrenos y la obtención de utilidades también predeterminadas por las nuevas leyes.

INICIA MEXICO NUEVO MODELO ECONOMICO

México comienza a vivir a partir de hoy un Nuevo Modelo Económico después de 76 años de la Expropiación Petrolera y un poquito más de la fundación de la Comisión Federal de Electricidad, que fueron las compañías símbolo del desarrollo económico y social de la nación tanto por lo que aportaron, sobre todo en las últimas cuatro décadas a las finanzas públicas, como por lo que representaron como factores de subsidio a la economía industrial, comercial y popular del país.

La justificación de esta gran transformación está en decenas de cuartillas introductorias de las leyes correspondientes, y se resumen en la necesidad de modernización de esas dos empresas y, sobre todo, en la urgencia de atraer capitales extranjeros y tecnología para exploración y explotación de hidrocarburos y producción eléctrica, que puedan darle más competitividad al país en relación con el resto de las economías del mundo.

SE ESPERAN GRANDES INVERSIONES EXTRANJERAS Y MAYOR TECNOLOGIA

Una de las principales justificaciones para el establecimiento de esta Reforma Energética que ha sido aprobada por el Congreso de la Unión a iniciativa del Presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto, es la atracción al país de grandes inversiones extranjeras y la tecnología que venga conjuntamente con ellas para exploración y explotación de los recursos energéticos del país, tanto en lo que se refiere a la producción de hidrocarburos como a la generación y distribución de electricidad.

En los planes de desarrollo de Pemex y la CFE, estas dos empresas tendrán una nueva configuración y un nuevo papel que desempeñar en la economía del país, y se pondrán a la altura de las empresas que competirán al mismo nivel y sobre las mismas bases, con decenas de otras empresas nacionales y extranjeras que se dediquen al mismo ramo y que se espera vendrán rápidamente al país.

Esta Reforma Energética, junto con las otras reformas estructurales, le darán una nueva faz al país y lo proyectarán hacia el futuro en nuevas condiciones que se espera sean favorables para la nación, ya que crearán empleos, con mejores tecnologías, inversiones y empresas productivas modernas, al mismo tiempo que proyectarán a México con un nuevo impulso en el concierto internacional.

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano, Director General dela Revista Macroeconomía




Agregar un comentario