Petróleos Mexicanos participa en el Programa Nacional de Infraestructura

130

El Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018 identifica proyectos específicos para fortalecer la infraestructura del sector energético derivado de la reforma constitucional en materia energética.

El objetivo del sector es asegurar el desarrollo óptimo de la infraestructura para contar con energía suficiente, con calidad y a precios competitivos. Para el cumplimiento de sus objetivos, cuenta con cuatro estrategias básicas para la industria de petróleo y gas.

Ampliar y desarrollar la infraestructura existente para la exploración y extracción de hidrocarburos.

Incrementar y adaptar la capacidad de proceso de transformación de hidrocarburos para asegurar el suministro y maximizar el valor económico.

Impulsar el desarrollo de la petroquímica nacional con inversión propia y complementaria

Impulsar el desarrollo de proyectos de transporte y almacenamiento de combustibles.

Exploración y Extracción

Para seguir la estrategia para exploración y producción de hidrocarburos, se derivan cinco líneas de acción: a) desarrollar la infraestructura para la evaluación adecuada de los recursos petroleros y su transformación en reservas probadas de hidrocarburos; b) asegurar la infraestructura para el desarrollo de estudios de información sísmica; c) implementar mejores prácticas para administrar la declinación de campos mediante la aplicación de métodos de recuperación secundaria y mejorada; d) gestionar los recursos para asegurar la disponibilidad de equipos, ductos y materiales de suministro para la extracción de hidrocarburos y; e) realizar rondas de licitaciones para la asignación de áreas de exploración y extracción a fin de atraer inversión privada que complemente la inversión pública en infraestructura.

Se llevarán a cabo inversiones estratégicas que busquen la sostenibilidad de los recursos petroleros, basándose en el potencial de los proyectos para incrementar la tasa de restitución de reservas. La inversión estimada para el periodo 2013-2018 será de 2 millones 426 mil millones de pesos, 86% mayor que la inversión pública entre 2007 y 2012.

Se espera que la inversión privada pueda canalizarse a más proyectos a través de rondas de licitación de campos petroleros, y que la presencia de compañías con amplia experiencia y modernas tecnologías aumente la producción petrolera del país.

Transformación

Para incrementar la capacidad de transformación y asegurar el abasto de petrolíferos de calidad se seguirán dos líneas de acción básicas: concluir la modernización de las refinerías para generar productos de mayor valor y complementar la infraestructura del Sistema Nacional de Refinación para producir gasolina y diésel de ultra bajo azufre.

La inversión estimada será de aproximadamente 640 mil millones de pesos, 395 por ciento más de lo que se invierte actualmente. Con ella se fortalecerá la capacidad de procesamiento de crudo, se incrementará la eficiencia de las refinerías nacionales y se mejorará la calidad de combustibles producidos, siendo éstos menos contaminantes.

Petroquímica

Se impulsará el desarrollo tecnológico y las economías de escala de las cadenas petroquímicas. La inversión estimada será de 50 mil 420 millones de pesos, 396 por ciento mayor a la devengada entre 2007 y 2012.

Transporte y Almacenamiento

Para garantizar el suministro de gas natural para la industria y la generación de electricidad se ha desarrollado una estrategia integral para incrementar el transporte por medio de gasoductos. Se estima una inversión de alrededor de 230 mil millones de pesos, más de 800 por ciento más de lo que se invirtió entre 2007 y 2012.

Asimismo, en la región Sur-Sureste se estableció el programa para transporte de gas natural en Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Quintana Roo. La CFE y Pemex fungirán como líderes de los proyectos, mientras que el sector privado podrá apoyar en el financiamiento y construcción de los ductos. En conjunto, se adicionarán 2,146 kilómetros de nuevos gasoductos que representan una inversión aproximada de 60 mil millones de pesos.

Financiamiento

Por medio de la instrumentación de la Reforma será posible atraer inversiones complementarias a las de este plan. En el periodo 2013-2018, las inversiones de origen privado podrán alcanzar una participación del 27 por ciento del total de obras realizadas.

El efecto inercial de la inversión se manifiesta en las inversiones realizadas con recursos presupuestarios del Estado a través de Pemex y CFE. Sin embargo, ese reto inercial se mantendrá hasta 2018, y posteriormente se llevará a cabo bajo un modelo en el que Pemex y CFE sean empresas productivas del Estado.

El potencial de inversión privado, a partir de la reforma, podría alcanzar 20 mil millones de dólares anuales del 2015 al 2018.




Agregar un comentario