Las importaciones chinas contribuyen a la recuperación económica mundial

151

Desde 2001, año en el que se incorporó a la Organización Mundial del Comercio (OMC), China no solo comparte los dividendos del comercio con el mundo, sino que también ofrece a la economía mundial oportunidades de desarrollo.

En comparación con los productos industriales acabados, la importación de productos primarios por parte de China ha registrado un incremento más evidente. Según el Anuario de Estadísticas de China, entre los años 2001 y 2012, la importación china de productos primarios aumentó de 49.270 millones a 634.930 millones de dólares, con un incremento de la proporción del 18,8 % al 34,9 % de las importaciones totales. Mientras tanto, el incremento de la importación de productos acabados es menor que el de las importaciones totales. Respecto a 2001, el volumen de importación de productos primarios, en 2012, se incrementó unas 12 veces. El combustible mineral, la grasa y el aceite animal y vegetal, y la materia prima no comestible se incrementaron en unas 16, 15 y 11 veces, respectivamente, mucho más que la tasa de crecimiento general de las importaciones.

Por un lado, China importa una gran cantidad de minerales, como hierro, níquel, manganeso, cromo y cobre, cuyo incremento es mucho más fuerte que el nivel general, unas 20 veces entre 2001 y 2013, de acuerdo con las estadísticas ofrecidas tanto por las Naciones Unidas como por la Aduana China. El volumen de importación de minerales de hierro, cobre, manganeso y cromo, en 2013, alcanzó los 105.728, 19.673, 3192 y 2391 millones de dólares, y la cantidad fue de 819,41; 16,61; 10,07 y 12,09 millones de toneladas, respectivamente. Cabe mencionar que la importación de mineral de níquel llegó a los 5247 millones de dólares en 2012, lo que representó un aumento en más de 1200 veces respecto a 2001, mientras que la cantidad importada fue de 62,44 millones de toneladas, unas 8900 veces la de 2001.

La importación china estimula mucho la exportación de los países ricos en recursos naturales, lo que contribuye a la recuperación económica de estas naciones. Tomemos como ejemplo el mineral de hierro. Entre 2001 y 2012, China importó de Australia y Brasil una cantidad superior a las 50 millones de toneladas, lo que significó el 60 % del total de las importaciones chinas de este mineral. Si incluimos lo importado de la India, la proporción superaría el 70 %, según estadísticas de las Naciones Unidas. Los dirigentes de muchos partidos políticos de Australia han reconocido, en varias ocasiones, que el aumento de la importación china ha fomentado las exportaciones de su país y estimulado el crecimiento económico, lo que ha favorecido su recuperación económica. Después de la crisis financiera mundial, la economía australiana mantuvo un incremento sostenido. Aun en 2009, un año desastroso para la economía mundial, tuvo un crecimiento del 1,4 %, aunque fue un porcentaje inferior al de otros años (2,4 %). Lo mismo ha ocurrido con la India: un promedio del 3 %, aunque su mejor índice fue del 10,5 %.

Por otro lado, China importa una gran cantidad de productos mecánicos y de alta y nueva tecnología, lo que viene ayudando a la recuperación económica de los países desarrollados, que están en medio de la crisis financiera. En 2013, la importación china de productos mecánicos y, de alta y nueva tecnología alcanzó, respectivamente, los 840.100 y 558.200 millones de dólares, un aumento en 300.000 y 216.000 millones de dólares respecto a 2008, año del estallido de la crisis. Es el resultado de las políticas activas que aplicó China después de la crisis: amplió la demanda interna y estabilizó la externa. La construcción de infraestructura en el país necesita de una mayor importación de productos industriales acabados, incluyendo los de alto contenido tecnológico, por ejemplo, aparatos eléctricos, equipos electrónicos, máquinas, instrumentos, medidores y medios de transporte, etc., cuyo volumen de importación supera los 100.000 millones de dólares.

Los servicios constituyen también uno de los sectores en el que se registra un mayor nivel de importaciones. Entre 2001 y 2012, China importó un total de 1,55 billones de dólares en productos de servicios, que son, principalmente, suministro transfronterizo, consumo en el extranjero, presencia comercial, presencia de personas naturales, entre otros. Según el Anuario de Estadísticas de China, el volumen de los servicios importados del país, en 2012, alcanzó los 281.200 millones de dólares, detrás solo de EE. UU. y Alemania. Gracias al crecimiento económico sostenido, la clase media china ha logrado incrementarse. En 2012, China importó unos 102.000 millones de dólares en servicios turísticos, 85.900 millones de dólares en servicios de transporte y 20.600 millones en servicios de seguros sociales.

Los pedidos chinos ofrecen más empleo e intereses comerciales en los demás países. La tensa cadena de capital de las empresas ha sido aliviada. Las actividades económicas se vienen recuperando. Todos los países desean que el mercado exterior tenga una creciente demanda y puedan proveerle los productos demandados. La crisis de la deuda europea afectó la economía de algunos países emergentes, pero el aumento de las importaciones chinas les ha dado una mano y los ha ayudado a mantener una estabilidad económica.

Sin embargo, las importaciones chinas afrontan también muchos problemas, entre los que sobresalen dos. Primero, el bajo estatus de China dentro de la nueva división internacional del trabajo se opone a los beneficios que el país puede esperar de su participación en el comercio internacional y, en realidad, el gran volumen de importaciones oculta la baja apreciación comercial; por ejemplo, un celular de una marca, cuya cadena industrial se distribuye por todo el mundo, de la cual China ocupa un eslabón, tiene un bajo valor, pues en cuanto a los eslabones de valor más elevado, como el diseño, la patente, la venta y los servicios posventa, China no tiene el derecho a la palabra. Entonces, China se ve obligada a invertir mucho dinero para comprar la patente. En 2012, China destinó 17.700 millones de dólares a ello.

El segundo problema es el hecho de que China sufre pérdidas por las medidas de restricción impuestas por los socios comerciales. Los productos que China importa suelen subir de precio o algunos productos de alta tecnología están prohibidos de ser exportados a China. Al ser parte de la economía mundial, las importaciones chinas contribuyen a la recuperación y al crecimiento económico del mundo, pero han sufrido siempre restricciones y pérdidas. El precio CFR del mineral de hierro de Australia y Brasil al puerto de Tianjin subió de 66 dólares por tonelada, en 2008, a 180 dólares, en 2012. El precio CIF de Australia y Brasil a China, en 2013, superó los 136 y 144 dólares por tonelada.

Por Hu Jiangyun,  investigador del Centro de Investigación para el Desarrollo del Consejo de Estado.




Agregar un comentario