China se encuentra en la profundización integral de sus Reformas y mejora sus relaciones con México

142

Respetado Dr. Enrique Dussel Peters, Coordinador del Centro de Estudios China-México de la UNAM.

Estimados invitados y amigos:

Para mí es un gran honor venir a la UNAM para abordar con los especialistas e invitados aquí presentes el desarrollo de las relaciones entre China y México en la actualidad. Quisiera aprovechar esta ocasión para reiterarles el testimonio de mi más distinguida consideración a todos los amigos que, a lo largo de años, han estado atentos al desarrollo de China y han contribuido al fomento de la amistad entre nuestros dos países. También quiero expresar mi sincero agradecimiento al Centro de Estudios China-México de la UNAM, organizador de este ciclo de conferencias.

Recientemente China y México han organizado una serie de eventos para celebrar el 42 aniversario de relaciones diplomáticas entre las dos naciones. Un viejo dicho chino dice: “Aquéllos que comparten las mismas aspiraciones están muy cerca del corazón a pesar de estar separados por montañas y mares”. El 14 de febrero de 1972, China y México, dos países ubicados a ambos lados del Océano Pacífico, establecieron lazos oficiales, sentando bases firmes para el ulterior desarrollo de sus relaciones.

Durante los 42 años, China y México se han convertido en íntimos países hermanos. Los líderes de ambos países siempre han manejado la relación binacional desde una altura estratégica. Ambos países han establecido importantes mecanismos de diálogo y cooperación que incluyen la Asociación Estratégica, la Asociación Estratégica Integral, la Comisión Binacional Permanente, el Diálogo Estratégico y el Foro Parlamentario. Gracias a la eficiente conducción política de ambas partes, se han firmado más de 70 convenios de cooperación en distintos ámbitos entre China y México, lo que ha enriquecido mucho sus relaciones.

A lo largo de 42 años, China y México se han convertido en importantes socios de cooperación el uno para el otro. En 1972, año en que los dos países oficializaron sus relaciones diplomáticas, el valor del comercio bilateral fue inferior a los 13 millones de dólares, mientras que en 2013 esta cifra ascendió a los 39 mil 200 millones, es decir, 3,000 veces mayor que la registrada en 1972. Al cierre de 2013, cerca de 60 empresas chinas habían invertido más de 400 millones de dólares en México. Mientras tanto, las inversiones mexicanas en el país asiático también van en aumento constante. Ciertos productos mexicanos, tales como la cerveza Corona, el pan Bimbo, las tortillas de maíz Maseca y equipos electrónicos y de comunicación, son cada día más conocidos y acogidos por los consumidores chinos.

En el mismo periodo, los intercambios culturales entre los dos países son cada vez más intensos. Tanto China como México han formado de manera recíproca a varios cientos de estudiantes, quienes se han convertido en mensajeros de la amistad. China ha instalado en este país azteca su primer centro cultural en América Latina y ha creado cinco Institutos Confucio, siendo México el país latinoamericano que cuenta con el mayor número de este tipo de instituciones. Cabe mencionar que varias películas y telenovelas mexicanas, entre ellas, “Corazón Salvaje”, “Yesenia” y “Bianca Vidal” han cautivado a la audiencia china. El director técnico de fútbol Bora Milutimovic, residente en México y la entrenadora china de clavados, Ma Jin y sus respectivas contribuciones a la causa deportiva de China y México han sido un tema frecuentemente mencionado  por la gente de ambos países.

Confianza mutua entre México y China

En los 42 años, la confianza mutua estratégica entre China y México viene fortaleciéndose de forma continua. Nuestros dos países se han respetado mutuamente, se han tratado el uno al otro en igualdad de condiciones y han mantenido una estrecha comunicación y coordinación ofreciéndose mutuamente sincero y eficiente apoyo y colaboración. Desde la década de los 70 del siglo pasado, China y México han unido esfuerzos para defender los intereses de los países del tercer mundo. En la actualidad, ambas partes actúan de manera coordinada y colaboran en la ONU, el G20 y otros organismos o mecanismos internacionales para hacer frente a distintos retos globales, de ahí que los consensos y la confianza mutua entre ambos países hayan venido ampliándose y profundizándose.

Durante su visita a México en junio pasado, el Presidente chino Xi Jinping citó un proverbio latinoamericano que reza: “condición de buen amigo, condición de buen vino”. Tras varias décadas de acumulación, la profunda amistad entre China y México emana un aroma similar al del tequila añejo. El año pasado, los Presidentes Xi Jinping y Enrique Peña Nieto intercambiaron visitas y se reunieron en varias ocasiones. Como resultado, las relaciones binacionales registraron avances históricos al ser elevadas al nivel de la Asociación Estratégica Integral. Ambas partes han mostrado al mundo sus fuertes ganas de fortalecer su amistad y cooperación, razón por la cual las relaciones sino-mexicanas enfrentan la oportunidad inmejorable para dar un gran salto hacia adelante y conseguir mayores avances.

Estimados amigos,

Desde que asumí mi cargo hace seis meses, algunos amigos me han preguntado en distintas ocasiones cuál es el secreto del desarrollo estable y rápido a largo plazo de las relaciones entre China y México. A mi juicio, ello se debe a lo siguiente:

En primer lugar, ambas partes siempre han tomado la confianza mutua estratégica como el pilar del desarrollo de las relaciones bilaterales. Un viejo dicho chino reza: “La amistad sincera dura para siempre”. Tanto China como México son países en vías de desarrollo e importantes mercados emergentes. Los dos países conceden alta importancia a sus relaciones con la otra parte considerándolas como una prioridad de su política exterior. El año pasado China y México decidieron elevar su relación al nivel de la Asociación Estratégica Integral. Ambas partes comparten opiniones y posiciones idénticas o similares en los importantes asuntos internacionales y regionales y mantienen estrecha comunicación y coordinación en temas como la realización de la cooperación mutuamente beneficiosa para lograr un desarrollo conjunto, la reforma del sistema financiero internacional, la gobernanza global y la erradición de la pobreza. Las relaciones entre China y México van más allá del ámbito bilateral y ejercen una influencia global y estratégica cada vez mayor.

En segundo lugar, China y México siempre han tomado el beneficio mutuo como el criterio que rige su cooperación práctica. Justamente debido a que los dos países se adhieren a las ideas de la apertura, la cooperación y el beneficio recíproco y que han dedicado esfuerzos durante muchos años para promover la cooperación amistosa de beneficio mutuo, la cooperación práctica binacional ha podido alcanzar el nivel actual.

En tercer lugar, ambos países han tomado en todo momento el aprendizaje y el aprovechamiento mutuo como la base del desarrollo de las relaciones bilaterales. China y México son civilizaciones antiguas y grandes naciones culturales. Han persistido en aprenderse mutuamente, acercarse y  conocerse mejor. El desarrollo de las relaciones bilaterales cuenta con sólidas bases sociales y de la opinión pública. México se ha convertido en uno de los países latinoamericanos más conocidos y queridos por los chinos. A su vez, el gobierno y el pueblo mexicanos han mostrado un creciente interés por el gigante asiático. El aprendizaje mutuo que beneficia a ambas partes ha generado una fuerza motriz inagotable para el desarrollo de las relaciones binacionales.

Estimados invitados,

El 2013 fue un año extraordinario para China. A pesar de la lenta recuperación de la economía mundial y la persistencia de los factores inestables e inciertos a nivel global, China insistió en buscar un crecimiento priorizando la estabilidad de su economía, que sigue siendo uno de los principales motores del crecimiento económico mundial. Quiero proporcionar tres indicadores económicos representativos para que ustedes tengan un mejor conocimiento de la situación de desarrollo de China.

El primero es la tasa de crecimiento económico. En 2013, el Producto Interno Bruto del país se incrementó en 7.7 por ciento en contraste con el promedio mundial de 3.1 por ciento. China se mantiene como la nación con mayor crecimiento económico en el mundo. Cabe señalar que el alza del 7.7 por ciento ha sido el resultado de una serie de medidas de macrocontrol adoptadas por el Gobierno chino con el propósito de ralentizar su economía, que aún tiene grandes potenciales por explotar. Se prevé que en los próximos años, China aporte más de 30 por ciento al crecimiento económico mundial.

El segundo es el valor total de comercio exterior de China. Según las estadísticas dadas a conocer por la Aduana de China, en 2013 el volumen total de las importaciones y exportaciones del país sobrepasó por primera vez la barrera de 4 billones de dólares para ubicarse en 4 billones 160 mil millones de dólares, un 7.6 por ciento más que en 2012. China ha reemplazado a Estados Unidos como la mayor potencia comercial en bienes. Se estima que en el próximo lustro, el gigante asiático importará mercancías cuyo valor superará los 10 billones de dólares y que sus inversiones en ultramar excederán los 500 mil millones de dólares, lo que ofrecerá más oportunidades de negocios a diversos países del mundo, incluido México.

Y el tercero es el número de turistas chinos que viajaron al exterior. En 2013, 98 millones de chinos realizaron viajes turísticos internacionales, convirtiendo al país en el mayor emisor de turistas a nivel mundial. Se estima que en los próximos 5 años, el número de turistas chinos que realicen viajes al ultramar superará los 400 millones. Los estrechos intercambios de personal entre China y el resto del mundo no sólo permitirán aumentar el conocimiento mutuo y la amistad, sino que también generarán oportunidades de cooperación de beneficio recíproco.

Los éxitos de China se deben a la política de reforma y apertura al exterior aplicada durante los últimos 35 años. Ante la nueva coyuntura actual, China está actuando con firmeza para profundizar las reformas en todos los sectores, con miras a inyectar una nueva vitalidad al desarrollo del país. Creo que ustedes han estado atentos a la Tercera Sesión Plenaria del Décimo Octavo Comité Central del Partido Comunista de China, efectuada en noviembre pasado, siendo ésta una reunión de importancia histórica para el futuro desarrollo del país, porque en la reunión se aprobaron las importantísimas resoluciones sobre la profundización integral de la reforma, cuyo objetivo general es perfeccionar y desarrollar el sistema socialista con peculiaridades chinas e impulsar la modernización del sistema de gobernanza y la capacidad de gobernanza del país. La reunión exigió que las reformas arrojen resultados decisivos en las áreas más importantes y eslabones clave para el año 2020. En dicha sesión se subrayó la necesidad de mejorar el diseño de máximo nivel y se adoptó un conjunto de importantes medidas reformistas que involucran a 15 sectores incluyendo la política, la economía, la cultura, la sociedad y la ecología, entre otras. Asimismo, en la sesión se determinaron 55 tareas importantes relacionadas con las reformas y más de 300 medidas correspondientes.

Zona de Libre Comercio en Shanghai

La reforma de la estructura económica constituye el centro de gravedad de la profundización integral de la reforma y la “locomotora” que arranca las reformas en otras áreas.  En la reunión se planteó que el mercado desempeñe un rol decisivo en la asignación de recursos. En lo que respecta a  la profundización de la reforma económica, hemos tomado una serie de acciones concretas. Hemos establecido la Zona de Libre Comercio de Shanghai, que será un campo de pruebas de la profundización de la reforma. Hemos realizado esfuerzos para profundizar la cooperación con otros países. En 2013, China firmó los tratados de libre comercio con Islandia y Suiza. Hemos venido llevando hacia adelante la reforma del régimen fiscal con el objetivo de mejorarlo en términos generales. Nuestro país ha hecho grandes esfuerzos para imprimir un renovado impulso a la urbanización, planificar de manera unificada y coordinada la integración urbano-rural y acabar con la estructura binaria que ha prevalecido hasta ahora en el desarrollo urbano-rural. En el área social, estamos trabajando para establecer un sistema de seguridad social más justo y sostenible. Asimismo, estamos preparando una serie de reformas que más preocupan a la población incluyendo la reforma del régimen del registro civil, la de la distribución de los ingresos y la del sector de la salud.  El Pleno del Comité Central del Partido Comunista de China y los efectos que producirá sobre la reforma y la apertura nacional determinará el desarrollo del país en los próximos decenios y ejercerán influencias profundas y de largo plazo sobre la región Asia-Pacífico e incluso el mundo entero. Por ende, la cooperación práctica mutuamente beneficiosa entre China y otros países, incluido México, enfrentará nuevas oportunidades históricas.

México tiene promisoria perspectiva con el Presidente Peña Nieto

Por otro lado, México enfrenta una promisoria perspectiva de desarrollo. Desde que inició su mandato, el Presidente Peña Nieto, quien desea hacer más grande a México y trabaja con el espíritu emprendedor, ha planteado una serie de ambiciosas iniciativas de reformas, que darán una renovada fuerza motriz al desarrollo socioeconómico del país y, además, han despertado grandes expectativas de diversas naciones del mundo. La reforma ha sido una aspiración común y una acción concertada de China y México y unirá más estrechamente a ambos países, que deberán profundizar su coopración a través de sus respectivas reformas a fin de generar beneficios para los dos pueblos y hacer mayores contribuciones a la paz y la prosperidad mundiales. Por lo tanto, me permito presentar las siguientes propuestas:

Primera, los dos países pueden crear un mejor clima de cooperación por medio de sus reformas que tienen objetivos similares.  La reforma de China ha permitido emancipar la fuerza productiva. En la Tercera Sesión Plenaria del Décimo Octavo Comité Central del Partido Comunista de China, se planteó que el mercado juegue un papel decisivo en la asignación de recursos. Una mayor apertura al exterior será el rumbo principal de la reforma de China. Las reformas de México en distintos ámbitos tienen el objetivo de liberalizar su economía y crear un entorno económico más abierto, más libre y más justo, dando mayor dinamismo al desarrollo del país. Las reformas que están implementando ambas partes crearán un entorno de cooperación más flexible y más abierto y lógicamente abrirán unas perspectivas más amplias para la cooperación binacional.

La Reforma China está liberando enorme demanda interna

Segunda, ambos países deben agarrar las oportunidades de cooperación y explorar las potencialidades de cooperación que generarán las reformas. La reforma de China está liberando una enorme demanda interna, lo que traerá más oportunidades de cooperación para México y otros países. Las reformas de México en sectores como la energía, la infraestructura y las telecomunicaciones permitirán a China aprovechar sus ventajas en experiencia, tecnología y financiamiento para que ambas partes se complementen mutuamente. Los dos países deben aprovechar las oportunidades inmejorables para elevar el nivel de su cooperación en todos los terrenos.

Tercera, ambas naciones pueden resolver, a través de las reformas, los problemas que existen en su cooperación. Actulamente la cooperación bilateral enfrenta problemas como el desequilibrio comercial, las barreras legales y la dificultad de obtener la visa mexicana por parte de los ciudadanos chinos. Por ejemplo, debido a esta dificultad, el número de turistas chinos que llegaron a México el año pasado fue solamente de 50,000, cifra que representa alrededor del 5 por diez mil de los turistas chinos que viajaron fuera de la parte continental.   Ambas partes deben tener en cuenta las perspectivas generales de la cooperación bilateral para resolver con base en el espíritu innovador y reformista los problemas existentes en la cooperación bilateral. Un dicho chino dice: “Cuando todos los medios se han agotado, el cambio se vuelve necesario, y una vez hecho, aparece la solución”. Este dicho se refiere a que cuando uno se encuentra con dificultades, ha de cambiar su mentalidad y prácticas, porque los cambios traerán consigo soluciones. Una vez superadas las dificultades, estará garantizado un desarrollo duradero.

Y Cuarta, las reformas permitirán a ambas partes profundizar el conocimiento mutuo y la amistad. Los pueblos chino y mexicano albergan sentimientos afectuosos el uno hacia el otro. Los rápidos cambios operados en la situación internacional y la nacional  de ambos países requieren que los dos pueblos mejoren su conocimiento mutuo. China y México son dos naciones emergentes importantes con mayor dinamismo y potenciales de desarrollo. Las reformas están cambiando constantemente la fisonomía de ambos países y la mentalidad de su gente. Por ello ambas partes deben mejorar su comunicación, el aprendizaje y el aprovechamiento mutuo para conocer mejor la realidad y las necesidades de la otra parte, a fin de sentar bases sólidas para los intercambios y la cooperación entre los dos países.

La amistad entre México y China, en su más alto nivel

Las relaciones entre China y México que están profundizando sus respectivas reformas han mostrado un vigor nunca visto antes y están llenas de gran vigor al igual que la primavera que está llegando a la Ciudad de México. Me asiste la convicción de que gracias al esfuerzo conjunto de diversos sectores sociales de ambos países, a la comprensión mutua y al apoyo recíproco, la Asociación Estratégica Integral entre China y México experimentará sin ninguna duda un vigoroso desarrollo y cosechará más frutos.

Respetados amigos,

A lo largo de varias décadas, las instituciones académicas de nuestros dos países han servido como “puentes ” que permiten aumentar el conocimiento mutuo entre ambas partes y han hecho importantes contribuciones a la promoción de la cooperación binacional. Sobre todo, en momentos en que tanto China como México se hallan en importantes etapas de su reforma y desarrollo, los think tanks jugarán un papel más relevante. Espero que los think tanks de ambos países intensifiquen de forma continua los intercambios y el aprovechamiento mutuo y que ofrezcan consejos y sugerencias que permitan fomentar la amistad y la cooperación mutuamente beneficiosa entre los dos países.

Muchas gracias.




Agregar un comentario