Con Peña Nieto y Xi Jinping, México y China fortalecen su amistad; dice el embajador Qiu Xiaoqi

155

Señoras y señores, amigos todos, muy buenos días.

Son ustedes bienvenidos a la Embajada de China en México. Me complace mucho reunirme con todos ustedes. En los próximos días, celebraremos la Fiesta de la Primavera, la fiesta tradicional más importante de los chinos. En el día de hoy, la Embajada está decorada con faroles y otros adornos y llena de alegría. Seguramente ustedes han percibido un fuerte ambiente festivo al entrar en la Embajada. Nos reunimos aquí, por una parte, para intercambiar los sentimientos de fraternidad y opiniones sobre la amistad y la cooperación entre China y México y, por otra, para celebrar esta fiesta de buen augurio según la tradición china.

De acuerdo con el calendario lunar chino, el próximo año será el del caballo. Al igual que en México, en la cultura china este animal es el símbolo tanto del espíritu emprendedor y tenaz como de las cualidades de luchar para lograr superaciones personales constantes. Si les digo que el signo del Presidente Enrique Peña Nieto en el horóscopo chino es caballo, seguramente entenderán mejor las características de este animal.

Todos los invitados aquí presentes han asistido a ciertos programas de capacitación organizados por China para otros países o han visitado el país oriental en los últimos años. China presta mucha atención a los intercambios y la cooperación con el extranjero, considerando la capacitación para extranjeros como una importante plataforma que sirve para fortalecer sus relaciones internacionales, en particular el conocimiento mutuo y la amistad entre China y los demás países en vías de desarrollo. Desde los años 50 del siglo pasado, el Gobierno chino ha formado para otros países en desarrollo más de 150 mil profesionales especializados en diferentes ramas, a través de distintas modalidades tales como la organización de cursos de capacitación, el envío de especialistas al exterior y la aceptación de estudiantes extranjeros. Al igual que cada uno de ustedes, después de su retorno a los países de origen, estos extranjeros que han cursado estudios o recibido capacitación alguna en China se han convertido en la columna vertebral de la amistad con China y los pioneros en promover las relaciones con este país asiático, además de ser mensajeros que transmiten la amistad del pueblo chino hacia los de otros países. Por esta razón, la Embajada de China en México organiza cada año convivencias con los mexicanos que han cursado distintos cursos de capacitación en China con la finalidad de promover conjuntamente, mediante el aumento de los intercambios y la interacción, las relaciones amistosas y la cooperación mutuamente beneficiosa en diversos ámbitos entre nuestros dos países. Por lo tanto, este tipo de actividad tiene un significado importante y positivo.

China y México son importantes países emergentes y unos de los más dinámicos en el mundo. Estoy seguro de que durante su estancia en China, vivieron en carne propia el ritmo de desarrollo del país y sus éxitos. Hasta los diplomáticos chinos nos quedamos boquiabiertos con los deslumbrantes cambios operados en nuestra patria cuando regresamos después de haber trabajado unos años en el extranjero. Quiero aprovechar esta ocasión para informarles sobre la situación de desarrollo más reciente de China.

En el año recién finalizado, a pesar de la lenta recuperación de la economía mundial y la persistencia de los factores inestables e inciertos a nivel global, China insistió en buscar un crecimiento priorizando la estabilidad de su economía, que sigue siendo uno de los principales motores del crecimiento económico mundial. Quiero mencionar tres variables para que ustedes tengan un mejor conocimiento de la economía china.

La primera es la tasa de crecimiento económico. En 2013, el Producto Interno Bruto del país se incrementó en 7.7 por ciento en contraste con el promedio mundial de 3.1 por ciento. China se mantiene como la nación con mayor crecimiento económico en el mundo. Cabe señalar que el alza del 7.7 por ciento ha sido el resultado de una serie de medidas de macrocontrol adoptadas por el Gobierno chino con el propósito de ralentizar la economía, mantener un desempeño estable de la macroeconomía y mejorar la calidad de su comportamiento. La economía china aún tiene grandes potenciales por explotar. Se prevé que en los próximos años, China aporte más de 30 por ciento al crecimiento económico mundial.

La segunda variable es el valor total de comercio exterior de China. Según las estadísticas dadas a conocer hace pocos días por la Aduana de China, en 2013 el volumen total de las importaciones y exportaciones del país sobrepasó por primera vez la barrera de 4 billones de dólares para ubicarse en 4 billones 160 mil millones de dólares, un 7.6 por ciento más que en 2012. China reemplazará a Estados Unidos como la mayor potencia comercial en bienes. Se estima que en el próximo lustro, el gigante asiático importará mercancías cuyo valor superará los 10 billones de dólares y que sus inversiones en ultramar excederán los 500 mil millones de dólares, lo que ofrecerá más oportunidades de negocios a empresas extranjeras, incluidas las mexicanas.

Y  la tercera es el número de turistas chinos que viajaron al exterior. En 2013 más de 90 millones de chinos realizaron viajes turísticos fuera de las fronteras, convirtiendo al país en el mayor emisor de turistas a nivel mundial. Es de esperar que en 2014 el número de turistas chinos que viajen al exterior sobrepase los 100 millones, cifra que supondría que cada uno de los mexicanos realice un viaje al extranjero o equivale a 200 mil vuelos de Aeroméxico que opera la ruta México-Tijuana-Shanghai. Por otro lado, los turistas chinos dejaron una derrama económica cercana a 150 mil millones de dólares con un promedio de más de 1,000 dólares por persona. Cabe destacar que los intercambios de personal entre China y el resto del mundo no sólo contribuirán a profundizar el conocimiento mutuo y la amistad, sino que también promoverán la cooperación práctica de beneficio recíproco.

Amigos todos, dichas viariables nos permiten llegar a la conclusión de que China seguirá haciendo progresos a pasos firmes y con mayor calidad y aportará mayores contribuciones al mundo. El desarrollo de China no puede separarse del mundo y traerá más beneficios a otras partes de nuestro planeta. A fin de materializar esta meta, el nuevo gobierno chino implementará sin vacilación las medidas destinadas a profundizar la reforma y la apertura al exterior para imprimir una fuerza motriz inagotable al desarrollo del país. Creo que ustedes han estado atentos a la Tercera Sesión Plenaria del Décimo Octavo Comité Central del Partido Comunista de China, efectuada en noviembre pasado, siendo ésta una reunión de importancia histórica para el país, porque en la reunión se discutieron a fondo la profundización integral de las reformas y se fortaleció la determinación de China de profundizar la reforma y la apertura en todos los sentidos. La reunión marcó el inicio de la profundización de las reformas en diversos ámbitos. En dicha sesión se adoptó un conjunto de importantes medidas reformistas que involucran a 16 sectores incluyendo la política, la economía, la cultura, la sociedad, la ecología, entre otras. Estas medidas permitirán a China dar un nuevo salto hacia adelante en su desarrollo socioeconómico. Por ende, la cooperación práctica mutuamente beneficiosa entre China y otros países, incluido México, enfrentará nuevas oportunidades históricas.

Amigos todos:

En las próximas semanas, celebraremos el 42 aniversario de relaciones diplomáticas entre China y México. Estas relaciones son tan antiguas como sólidas. Gracias al esfuerzo conjunto y la cuidadosa atención de las personalidades visionarias de diversos sectores sociales incluyendo a todos ustedes, las relaciones sino-mexicanas se encuentran en la actualidad en su mejor momento de la historia y son una de las relaciones bilaterales más dinámicas a nivel global.

El 2013 fue un año que merece ser registrado en los anales de los intercambios entre China y México. Los mandatarios de nuestros dos países se reunieron en varias ocasiones y sus imágenes o fotografías fueron ampliamente difundidas por la prensa, lo cual ha mostrado el fuerte interés de ambos países por potenciar su cooperación. La gente queda muy impresionada por ello. Los presidentes Xi Jinping y Enrique Peña Nieto intercambiaron visitas en menos de dos meses y volvieron a sostener conversaciones en la cumbre del G20 celebrada en San Petersburgo, Rusia, y más tarde en la cumbre de líderes del APEC, realizada en Bali, Indonesia. Los dos mandatarios han logrado establecer estrechas relaciones de trabajo y una profunda amistad personal. Seguramente el hecho de que los presidentes Xi Jinping y Enrique Peña Nieto hicieron un brindis cruzado en la Hacienda Chichén será una anécdota inolvidable en la historia de las relaciones entre China y México.

Gracias a los esfuerzos realizados por los Jefes de Estado de ambos países, el año pasado las relaciones sino-mexicanas registraron un avance histórico al ser elevadas al nivel de la Asociación Estratégica Integral y la cooperación binacional en diversos terrenos dio resultados múltiples. En 2013, ambas partes sostuvieron con éxito la tercera reunión del Diálogo Estratégico estableciendo claramente el rumbo estratégico del futuro desarrollo de las relaciones sino-mexicanas y las áreas prioritarias de la cooperación bilateral. Se creó el Grupo de Trabajo de Alto Nivel Empresarial China-México que llevó a cabo su primera reunión en la capital mexicana. Ambas partes están trabajando a marchas forzadas en temas como el establecimiento de un grupo de trabajo para inversiones y el fortalecimiento de la cooperación binacional en materia de energía, recursos naturales, finanzas e infraestructura. Muchos de ustedes están participando activamente en esos esfuerzos. Confío en que con nuestro esfuerzo conjunto, la cooperación bilateral experimentará sin ninguna duda un periodo de mayor apogeo.

Aumentar el conocimiento mutuo y los intercambios culturales forma parte importante de los vínculos entre China y México. Un dicho chino reza: Ver para creer. Todos ustedes han visitado China y visto con sus propios ojos la situación de desarrollo del país asiático. Además tienen un mejor entendimiento de la cultura china. Lo más importante es que todos ustedes albergan sentimientos afectuosos hacia China. En momentos en que las relaciones sino-mexicanas se hallan en un nuevo punto de partida histórico caracterizado por su rápido e integral desarrollo, ustedes, siendo la columna vertebral de la amistad sino-mexicana, asumirán responsabilidades y misiones más gloriosas y más grandes.

–Debemos trabajar de la mano para aprovechar bien las oportunidades que ofrece nuestra época. Tanto China como México se encuentran en una importante etapa de reforma y desarrollo. La cooperación binacional ostenta grandes potenciales por explotar teniendo en cuenta su estatus internacional y el tamaño de sus economías. Todos ustedes deberán hacer pleno uso de las ventajas que supone su mejor conocimiento sobre la realidad nacional tanto de China como de México para ofrecer consejos y sugerencias a ambas partes, encontrar y ampliar los puntos de convergencia de sus intereses en los respectivos procesos de reforma, eliminar los cuellos de botella que impiden la cooperación binacional a fin de que ésta dé un gran salto hacia adelante.

–Debemos trabajar codo con codo para promover la cooperación práctica entre las dos naciones. Cada uno de ustedes es miembro élite o especialista de diversos sectores sociales. Al tiempo que dicha cooperación se expande y se profundiza, mayor será la relevancia de ustedes que sirven como puente o plataforma de cooperación. Sobre todo, las empresas chinas que inviertan en México requerirán el apoyo y la ayuda de todos ustedes que podrán valerse de sus ventajas en la sociedad mexicana para que exploren, junto con empresas chinas, oportunidades de negocios para obtener beneficios comunes.

–Debemos unir nuestros esfuerzos para mantener un desarrollo estable y sostenido de las relaciones bilaterales. La amistad sino-mexicana no ha sido fácil de lograr y necesitará ser cultivada cuidadosamente por ambas partes. Deseo que todos ustedes sean mensajeros de la amistad sino-mexicana transmitiéndola al pueblo mexicano a fin de que las relaciones amistosas entre nuestros dos países se transmita de generación en generación.

Antes de finalizar mis palabras, les reitero la bienvenida a la Embajada de China donde celebraremos el año nuevo chino. Quiero citar una frase muy usada por los mexicanos ante sus invitados: Mi casa es tu casa. Aquí es la Casa de China que tienen ustedes en México. Les deseo a todos un feliz año nuevo y muchas bendiciones para su familia.

Muchas gracias.




Agregar un comentario