Presidente Enrique Peña Nieto: HOMBRE DEL AÑO

176

La Revista Macroeconomía ha decidido nombrar “Hombre del Año” al Presidente Enrique Peña Nieto, por el valor que ha tenido de promover durante el año 2013 ante el Congreso de la Unión una serie de Reformas Estructurales que le darán un nuevo impulso económico, social y político a nuestro país.

Se necesitaba no solamente una gran decisión política, sino también un gran valor cívico y personal, que los demostró, del Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto, para avanzar rompiendo moldes y estructuras, no obstante fuertísimas resistencias en diversos sectores: de trabajadores, de empresarios, de partidos políticos de izquierda y de partidos políticos de derecha, e inclusive de grupos y personalidades del mismo partido en el poder (PRI), para llegar a establecer y concretar estas Reformas Estructurales, entre las que se incluyen: la Reforma Laboral; la Reforma Educativa; la Reforma Fiscal; la Reforma de Telecomunicaciones; la Reforma de Competencia Económica; la Reforma de Transparencia Administrativa; la Reforma Financiera; la Reforma Política y últimamente, la Reforma Energética, que se convirtió en una verdadera “Piedra de Toque”, para materializar los cambios que el país necesita a fin de incorporarse plenamente a la competencia mundial y a las nuevas formas económicas y financieras que rigen nuestro mundo actual.

OTROS POLITICOS PREFIRIERON PROTEGER SU IMAGEN

En efecto, el Presidente Enrique Peña Nieto ha arriesgado su propia imagen política con la finalidad de alcanzar acuerdos con los diversos sectores, con la finalidad de que el país pudiera salir del estancamiento en que se vio envuelto los últimos tres sexenios: el de Ernesto Zedillo, de Vicente Fox y Felipe Calderón; lapso en el que el país simplemente se estancó y si no fue para adelante sí se vino abajo en muchos aspectos, como el de la seguridad nacional, cuando el gobierno perdió el control de nuestro territorio; el de la educación pública, cuando el gobierno la dejó en manos de grupos de ambiciosos, llegándose a un estado de caos educativo; el de la salud pública, cuando nos vimos envueltos en epidemias espantosas, y todo ello en medio de un ambiente económico de parálisis y desempleo, que, entre otras cosas, aumentó los niveles de delincuencia y crimen organizado y arrojó a millones a la pobreza.

Por eso es muy meritorio que el Presidente Enrique Peña Nieto, con inteligencia política, valor personal y conciencia cívica y patriótica, haya promovido con serenidad y acción política moderna, buscando acuerdos y consensos entre las diversas fuerzas políticas e ideológicas, la aprobación y promulgación de una serie de Reformas Estructurales que abrirán al pueblo de México nuevos y promisorios caminos de progreso.




Agregar un comentario