Reforma Energética en México ¿Sí o no?

390

CONFERENCIA DEL LIC. MAURO JIMENEZ LAZCANO, DIRECTOR GENERAL DE LA REVISTA MACROECONOMIA, SOBRE LA REFORMA ENERGETICA, EN EL MARCO DE LAS REFORMAS ESTRUCTURALES, UNIVERSIDAD DEL PEDREGAL, 9 DE OCTUBRE DE 2013.

Señor Rector de la Universidad de Pedregal, Doctor Armando Martínez Gómez

Señor Licenciado Alfonso Alvarez Trejo, Director de la Escuela de Derecho de la Universidad del Pedregal

Señores Profesores

Estimados Estudiantes de la Universidad del Pedregal

Señoras y Señores

Estimados amigos, invitados especiales

Es para mí un gran honor aceptar esta amable invitación que me ha hecho la Universidad del Pedregal para abordar uno de los temas más interesantes de nuestra vida económica y política, que es la Reforma Energética.

Antecedentes Históricos.- La Globalización y el Neoliberalismo

A principios de los años ochentas del siglo pasado se planteó la vieja pero renovada doctrina del Neoliberalismo y se puso en práctica a una gran velocidad la Globalización. El movimiento lo encabezaron la Primera Ministra de Inglaterra Margaret Thatcher y el Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Ronald Reagan, en el marco teórico desarrollado por la escuela de Chicago y en particular por el economista Milton Friedman.

Al mismo tiempo la política de Guerra Fría Mundial, llegó a su punto máximo con la demolición del Muro de Berlín y la desintegración de la Unión Soviética.

Mijaíl Gorbachov puso en práctica la Perestroika  (Reestructuración) y la Glasnost (Transparencia).

El proceso de Reestructuración fue mundial, para acabar con los rasgos comunistas o socialistas que había prácticamente en todos los países de Europa e incluso en los Estados Unidos y Canadá, en América Latina y particularmente en México.

REESTRUCTURACION EN CHINA

En la República Popular China se dio el mismo proceso de reestructuración, encabezado por el Presidente Deng Xiaoping, quien fue el transformador e introductor del capitalismo a China, aunque de una manera gradual, controlada y manteniendo un doble sistema: capitalista y socialista; capitalista en las grandes ciudades y socialista en las regiones campesinas y más apartadas y marginadas de ese país.

REESTRUCTURACIÓN, TRANSPARENCIA Y GLOBALIZACIÓN EN MÉXICO

En México, el ingreso del país a la globalización y a la reestructuración coincidió con la llegada del gobierno del Presidente Miguel de la Madrid y se intensificó en el Gobierno de Carlos Salinas de Gortari, prosiguiendo con los gobiernos de Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón.

Fue el Presidente Fox quien se abrió al proceso de la transparencia (creó el Instituto y la Ley de ese nombre), que es el complemento de la reestructuración de un sistema semi socialista como era México, al capitalismo global.

México, desde la Constitución de 1917 se estructuró como un país semisocialista: la propiedad de la nación sobre el territorio, subsuelo y atmósfera (Artículo 27); se estableció el principio de la Reforma Agraria; de la educación gratuita y laica; y después vinieron una serie de agregados que dieron lugar al establecimiento de la UNAM (una Universidad prácticamente gratuita); del IMSS, hasta llegar en los últimos años al Seguro Popular y a lo que hoy se pretende, la Seguridad Social Universal; la Ley Federal del Trabajo que protege a los obreros; el sindicalismo; la creación del ISSSTE; la Ley de los Trabajadores del Estado; la Expropiación Petrolera (Lázaro Cárdenas); la Nacionalización de la Industria Eléctrica (Adolfo López Mateos); la creación del INFONAVIT (Presidente Luis Echeverría); la expansión de PEMEX y la Comisión Federal de Electricidad (Presidente José López Portillo); la creación de la Comisión de Energía Nuclear y establecimiento de la Planta de Laguna Verde (4% de la producción nacional de electricidad); las grandes represas y producción de energía eléctrica a través de la CFE; sistema de pensiones para trabajadores del sector privado y del sector público, etc.

A partir de los años de 1980 (De la Madrid – Carlos Salinas –Zedillo – Fox – Calderón – Enrique Peña Nieto, se ha generado el sistema de reestructuración de la economía y del sistema legal del país, desde la Constitución y sus leyes derivadas, para romper el sistema semi socialista y de propiedades nacionales a cargo del sector público, para dar lugar a una economía abierta, capitalista y de plena competencia.

Es en ese marco en que se proyectan las Reformas Estructurales planteadas por la presente Administración: la Reforma Laboral; la Reforma Educativa; la Reforma de Telecomunicaciones; la Reforma Financiera; la Reforma Fiscal y la Reforma Energética.

Todas estas Reformas Estructurales, como su nombre mismo lo explica, están rompiendo con estructuras anteriores o vigentes y, por su propia definición causan dolor o daño a ciertos sectores que se ven afectados, aunque a corto, mediano y largo plazos pudieran beneficiar a otros sectores, ya sean antiguos o nuevos.

El GATT Y EL TLCAN, MARCO DE LAS REFORMAS ESTRUCTURALES

Es precisamente en el marco del ingreso de nuestro país al GATT, en el Gobierno del Presidente Miguel De la Madrid y luego del ingreso de México al TLCAN, en el gobierno siguiente de Carlos Salinas de Gortari, que se inicia con gran fuerza todo el proceso de reestructuración de la economía nacional.

Así, por ejemplo, se privatiza el sistema bancario nacional hasta sus últimas consecuencias que consisten en su extranjerización; proceso en el que participan los gobiernos de Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo y Vicente Fox, sin importar sus orígenes políticos, ya sean del PRI o del PAN; se privatiza el sistema telefónico y sus consecuencias actuales hasta la telefonía celular y los medios televisivos; se privatizan las minas, hasta el momento actual en que son manejadas en proporción importante por capitales extranjeros; se abren las inversiones extranjeras al turismo y las playas; y se abre la inversión vía Pidiregas a la producción de energía eléctrica.

LA REFORMA ENERGÉTICA PLANTEADA EN EL 2013

Es en este marco histórico y económico en el que se plantea ahora la Reforma Energética; probablemente la mayor y más importante reforma estructural de nuestros tiempos, que intenta modificar los Artículos 27 y 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Esta Reforma Estructural está dividiendo la opinión pública del país, poniendo de un lado al Gobierno, de origen priísta y al PAN; y de otro lado a la denominada izquierda encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador y los denominados partidos de izquierda, PT, Movimiento Ciudadano y otros.

La división política planteada por esta Reforma Energética es muy profunda y las posiciones de ambos sectores parecen irreconciliables.

De un lado, el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto propone una Reforma que atraiga inversiones privadas, nacionales y extranjeras en el petróleo y la electricidad, sin perder la propiedad y el control de la nación sobre los hidrocarburos, lo cual permitiría la modernización de la industria energética del país y en general representaría un impulso a la industrialización nacional y a la creación de empleo.

De otro lado, Cuauhtémoc Cárdenas y el resto de dirigentes de partidos de izquierda proponen una Consulta Nacional, conforme a lo establecido  en el Artículo 35 de la Constitución para que sea el conjunto de ciudadanos mexicanos los que emitan su opinión de una manera directa, ya que esos dirigentes y partidos piensan que la reforma energética llevará a la entrega de los hidrocarburos al capital privado nacional y extranjero, concretamente a las grandes compañías petroleras internacionales.

DIFERENCIAS Y SEMEJANZAS ENTRE LAS POSTURAS DEL GOBIERNO, DEL PAN Y DE LA IZQUIERDA

En lo que llamó, un día histórico, el Partido Acción Nacional se adelantó y presentó una iniciativa de Reforma Constitucional el 31 de julio de 2013, para modificar los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución; en esta iniciativa, el Partido Acción Nacional plantea una apertura total de la industria energética nacional, tanto en lo que se refiere a los hidrocarburos como a la producción de electricidad.

Se trata de una apertura total al capital privado, nacional y extranjero y también la aplicación de medidas drásticas contra la corrupción en Pemex y en el Sindicato Petrolero (STPRM).

También proyecta la creación de un Fondo Mexicano del Petróleo, para administrar la renta petrolera; sugiere el Partido Acción Nacional que en un plazo de diez años México deje de depender de los recursos petroleros que hoy se consideran en la Ley de Ingresos de la Federación y en el Presupuesto de Egresos; este fondo tendría por objeto la administración de la renta petrolera.

La Iniciativa del PAN proyecta la creación de la Comisión Reguladora de Energía, como un organismo autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propios.

El Presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto, envió al Senado de la República su Iniciativa de Reforma Energética, el 12 de agosto de 2013, y en ella planteó la necesidad de reformar y modernizar a Pemex y al Sistema Eléctrico Nacional, a fin de convertir a la industria mexicana en una más competitiva y productiva para el país, mediante la apertura a las inversiones privadas nacionales y extranjeras, sin que la nación pierda la propiedad sobre los hidrocarburos que hay en su territorio y sin que se privatice Pemex mismo ni la Comisión Federal de Electricidad.

Para lograr esos objetivos básicos, el Ejecutivo de la Unión propone la modificación de los artículos 27 y 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, toda vez que se hace necesaria esa Reforma Constitucional a fin de darle garantías a los inversionistas privados nacionales y extranjeros.

El argumento fundamental del Ejecutivo es que la industria energética mexicana tiene que hacerse más competitiva en el marco que establece el desarrollo económico mundial, y ante los cambios que están apareciendo en las grandes potencias económicas mundiales sobre todo en Estados Unidos y Canadá, socios de México en el TLCAN, que están aumentando con rapidez su producción petrolera, en tanto que la de México ha entrado en un declive, que ha hecho disminuir las exportaciones nacionales.

También se plantea la dificultad tecnológica y la carencia de capital necesario para explotar los grandes yacimientos bajo el mar, a grandes profundidades, y otros en tierra firme cuya recuperación es costosa.

El Ejecutivo promete en su iniciativa que Pemex no se privatizará y que las reservas petroleras se mantendrán como propiedad de la nación y serán administradas por la Secretaría de Energía a través de un organismo especializado.

Plantea la iniciativa presidencial el surgimiento de Contratos de Utilidad Compartida, con empresas nacionales y extranjeras, pero manteniendo la nación el control absoluto sobre el petróleo.

Ofrece el Ejecutivo la modernización total de Pemex, de la industria energética nacional, la creación de cientos de miles de empleos en el curso de los próximos diez años y la elevación de las exportaciones nacionales así como la expansión de la petroquímica y un efecto  multiplicador en el resto de la industria y la producción nacional.

También ofrece una administración transparente de los recursos petroleros y mecanismos de control y auditoría.

Aquí hay que hacer notar que en la iniciativa del PAN se establece la posibilidad de concesiones a las compañías privadas nacionales y extranjeras, en tanto que la Iniciativa Presidencial habla de “contratos de utilidad compartida” con cada una de las empresas que decidan invertir en la industria de los hidrocarburos nacionales.

El Jefe del Ejecutivo señala que, de aprobarse su iniciativa, se elevará notoriamente la producción nacional de hidrocarburos; que aumentará la producción interior de gasolinas y se aprovechará la enorme riqueza que tiene el país en aguas profundas, todo ello, como se dice antes, con una creación notable de nuevos empleos no sólo en la industria energética nacional, sino en el resto de la industria y el comercio nacionales, por el efecto multiplicador de las nuevas inversiones.

POSICION DE CUAUHTEMOC CÁRDENAS, ANDRES MANUEL LÓPEZ OBRADOR, MARCELO EBRARD, EL PRD, EL PT Y EL RESTO DE LA IZQUIERDA MEXICANA

El ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, fundador del PRD y con el respaldo político y moral que le da el ser hijo del General Lázaro Cárdenas del Río, autor de la Expropiación Petrolera, propuso, a su vez, una iniciativa de Reforma Energética, pero que se opone a la modificación de los artículos 27 y 28 constitucionales, como plantea el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto.

Dice Cuauhtémoc Cárdenas que para modernizar Pemex no se necesita modificar la Constitución, sino establecer políticas petroleras y energéticas eficientes y suficientes, recordando que la Expropiación Petrolera del 18 de marzo de 1938, encabezada por el entonces Presidente Lázaro Cárdenas del Río, recuperó una gran riqueza para el pueblo mexicano que no se puede ni debe entregar al capital privado nacional y extranjero.

Al oponerse abiertamente a la Reforma Constitucional del 27 y 28, Cuauhtémoc Cárdenas propone a la nación una consulta pública sobre este tema, conforme al artículo 35 de la Constitución, modificado apenas en el año 2012, que establece la Consulta Popular, que tendría que celebrarse hasta julio del año de 2015, de manera conjunta con las elecciones de diputados federales que organizará el IFE, para entonces.

Se aclara que para el artículo 35 Constitucional mencionado todavía no hay una Ley Reglamentaria; pero Cuauhtémoc Cárdenas y los legisladores y abogados del PRD y otros partidos, señalan que sí será posible realizarla, aunque fuera sin la Ley Reglamentaria del mencionado artículo 35. Eso quedará a discusión política y legislativa, y podría llevar a una Controversia Constitucional, toda vez que el Secretario de Gobernación del actual gobierno, Lic. Miguel Osorio Chong, ha dicho que esa consulta popular todavía no podría realizarse, a falta de esa ley reglamentaria.

Para que pudiera realizarse esta consulta popular, tendría que ser solicitada por el 2 por ciento de los inscritos de la lista nominal de electores, que hoy serían 1,630,000 (un millón seiscientos treinta mil) ciudadanos. Marcelo Ebrard, secundando a Cuauhtémoc Cárdenas, ya entregó a su partido varios miles de firmas, y otros grupos de izquierda, incluido el propio Cuauhtémoc Cárdenas anuncian que recopilarán firmas de electores.

QUE REPRESENTA PEMEX PARA EL MEXICO ACTUAL

Pemex representa para el México actual el mayor aportador de recursos al erario público, equivalentes al 40 por ciento del Presupuesto actual de la Federación.

Según la Ley de Ingresos del presente año de 2013, Pemex le debe entregar por adelantado al gobierno mexicano, contando sábados y domingos y días festivos, 634 millones de pesos diarios, y además, cada semana debe entregar otros 4,453 millones de pesos.

En 2012 los impuestos pagados por Pemex al gobierno llegaron a 900 mil millones de pesos; es decir, Pemex le paga al gobierno mexicano una cantidad igual a la que pagan todas las empresas que funcionan en el país, incluyendo Teléfonos de México y las automotrices; en otro cálculo, las aportaciones de impuestos de Pemex al gobierno son mayores a todo el IVA que recauda el gobierno en un año.

Eso es lo que representa Pemex para México y el Gobierno.

Para algunos economistas, esta sobreexplotación que realiza el Gobierno con la empresa Pemex, se debe a una tradicional ineficiencia en la recaudación de impuestos a los diversos sectores.

PEMEX Y LA REFORMA FISCAL

En relación con la Reforma Fiscal que ahora está muy de moda, con su planteamiento original el Gobierno pretendía recaudar unos 500 mil millones de pesos adicionales, probablemente preparando el camino para ir disminuyendo la participación de Pemex en los ingresos y en el Presupuesto de la Federación; pero pensar en un retiro drástico de las aportaciones de Pemex a la Ley de Ingresos y al Presupuesto de la Federación, podría ser hasta riesgosa para las finanzas del propio Gobierno Federal.

Hay que recordar que tanto en la iniciativa del PAN como en la del PRI, como en la de Cuauhtémoc Cárdenas, se coincide en un mejor uso de los recursos petroleros, de lo que se denomina “renta petrolera”, a través de algún organismo independiente, autónomo, que se establece tanto en la iniciativa del PAN como en la de Cuauhtémoc Cárdenas.

Las tres iniciativas coinciden en la necesidad de modernizar a Pemex de usar mejor la renta petrolera y de aumentar la producción, tanto de petróleo crudo, como de petrolíferos y petroquímicos, aunque para Cuauhtémoc Cárdenas es necesario disminuir al mínimo las exportaciones de crudo, para darle mayor valor agregado a la producción primaria del país.

Así que, en resumen, la iniciativa del PAN propone la modificación a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución y una apertura total a la inversión privada nacional y extranjera en la industria energética del país, a través de concesiones a las compañías.

La iniciativa del gobierno actual plantea la Reforma a los artículos 27 y 28, y la entrada al capital privado nacional y extranjero, a través de Contratos de Utilidad Compartida.

Y el planteamiento general de la izquierda, en la que participan Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador, Marcelo Ebrard, el PRD, el PT, el Movimiento Ciudadano y otros partidos y personalidades, se opone a la modificación Constitucional cualquiera que sea y a la apertura al capital privado nacional y extranjero.

Nos encontramos actualmente dentro del proceso de este tema y nosotros mismos tendremos que participar en su solución, de una u otra forma. Esperamos que cualquiera que sea el desenlace sea para bien de México y de los mexicanos.




Agregar un comentario