Presidente: No ceda Usted a la provocación

141

Señor Presidente:

No ceda Usted a la provocación que las mismas fuerzas y sectores radicales de siempre le tienden, para que su Gobierno adopte medidas represivas que manchen para siempre a su Sexenio.

Con energía, pero con estricto apego a la ley, la política de diálogo y tolerancia que Usted practica es el camino correcto; se es más fuerte cuando se resiste a la tentación del desalojo violento y del uso de la caballería.

La opinión pública, por no decir que la nación mexicana en general, está convencida de que a Usted le asiste la razón y que al final, no obstante las molestias que se causan a los capitalinos en su diario trajinar constructivo, en busca del sostén familiar, se volverá a la normalidad urbana.

Como se sabe, las masas populares, siempre necesitadas, como son ahora los maestros de la CNTE, y otros grupos, suelen ser manipulados no sólo por los líderes visibles, sino también por otros políticos ambiciosos e inmorales que todo el mundo tiene en la punta de la lengua, y sabe sus nombres y direcciones, y sus filiaciones, porque la ambición por el poder es muy grande, y hay grupos políticos aviesos que ya se sueñan mandando no sólo en el Palacio del Ayuntamiento, sino en el Palacio Nacional.

La vida democrática en que se desenvuelve hoy nuestro país debe proseguir, manteniendo el estado de derecho, de paz, de diálogo social y tolerancia; y la dirección del país debe proseguir dentro de los cauces de la ley y bajo el mando de las mayorías que votan en las urnas, y que representan los más claros intereses nacionales.

Atentamente,

La Dirección de Macroeconomía




Agregar un comentario