Con valor y eficacia, Peña Nieto enfrenta las tormentas

241

Con valor, cumpliendo con los deberes que le impone su cargo, el Presidente Enrique Peña Nieto afronta las tormentas meteorológicas y también las tormentas políticas planteadas por la oposición de izquierda y derecha, a las iniciativas de Reforma Fiscal y Paquete Económico que presentó al Congreso, además del malestar y el caos que han creado en el Distrito Federal los profesores de la CNTE.

Medidas eficaces dictó el Jefe del Ejecutivo para resolver la situación de emergencia que se presentó con el desastre causado por el huracán “Ingrid” y la tormenta “Manuel”; movilizó todas las herramientas disponibles por el Gobierno para rehabilitar puentes y carreteras, para drenar las inundaciones y llevar comida y agua a las ciudades y poblados dañados por el agua, y siempre manteniendo un estado de seguridad pública.

Canceló el Presidente Peña Nieto la cena de gala en el Palacio Nacional el día 15, para dedicarse de lleno a atender el desastre meteorológico que ya se venía encima; pero también canceló luego su discurso en la ONU, en Nueva York, y otros viajes a Europa y Asia, que tenía agendados, para dar prioridad al cumplimiento de sus obligaciones al interior del país, con una población abatida, que generalmente se siente huérfana.

Peña Nieto se mojó los pies y caminó bajo la lluvia; se trasladó a ciudades y poblaciones mostrando un claro interés por la atención a los habitantes desconsolados, que sufrieron graves pérdidas humanas, materiales y económicas.

Sin ponerse el quepis de cinco estrellas que le corresponde por su alto cargo, como Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, el Presidente Enrique Peña Nieto giró órdenes, para organizar las acciones del Ejército Mexicano, la Marina, la Secretaría de Seguridad Pública, la Sedesol, Agricultura, el ISSSTE, el Seguro Social, la Secretaría de Salud, para acudir en forma masiva al auxilio de las poblaciones damnificadas por los meteoros, sobre todo en el Estado de Guerrero, en Michoacán, en Sinaloa, en Veracruz y en otras entidades.

Mostró Peña Nieto valor personal, como corresponde a su cargo, como guía y líder de una gran nación como es la nuestra, para, con eficacia, auxiliar a la población y llevar satisfactores a las comunidades que lo habían perdido todo a causa de las inundaciones, aludes y desastres causados por la fuerza de la naturaleza.

Había que mostrar, en una situación como la que sufrió nuestro país, valor y eficacia, porque una cosa sin la otra no hubiera llevado a soluciones aceptables y a reparaciones reales de los daños, o al resarcimiento, aunque fuera mínimo, de los bienes perdidos.

Peña Nieto no se escondió, no huyó de la dificultad hacia el extranjero, sino que afrontó la situación a pie firme y, como decimos, lo hizo con eficiencia y aplicando los recursos disponibles que siempre son escaso: un fondo para desastres nacionales y un seguro, que entre los dos apenas sumaban 12 mil millones de pesos, cuando al paso del tiempo el recuento de daños puede ser mucho mayor.

TAMBIEN ENFRENTA EPN LAS TORMENTAS POLITICAS Y MAGISTERIALES

Aunque gran parte de la opinión pública pide a gritos acciones drásticas para correr a los maestros de la CNTE del DF, ya que han venido a alterar la vida de la ciudad, el Presidente Enrique Peña Nieto ha optado por una política de tolerancia hacia un grupo social minoritario, aunque numeroso, que se siente agredido por una Reforma Educativa que lo que pretende es mejorar los niveles de educación de nuestro país, pero que los profesores de la CNTE no entienden o no quieren entender, porque están convencidos de que esta nueva legislación pondrá en peligro su estabilidad en el empleo y su futuro profesional.

Con todo, el Presidente Enrique Peña Nieto ha puesto en una balanza el costo de una política de tolerancia y diálogo con el de una política represiva que pudiera llevar a nuevas heridas sociales históricas irreparables.

Es de esperarse que el conflicto magisterial con la CNTE planteado por la Reforma Educativa tenga una solución incruenta, pacífica y justa, que pueda hacer regresar a los profesores de la CNTE a sus comunidades en las ciudades y montañas del Sureste de México.

LA TORMENTA DE LA REFORMA FISCAL Y EL PAQUETE ECONOMICO

Con la intención de dar un nuevo impulso al crecimiento económico y a la atención de las grandes necesidades sociales del país, el Presidente Enrique Peña Nieto comisionó al Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, a elaborar una Reforma Fiscal y un Paquete Económico que causó malestar en el sector empresarial, particularmente el Consejo Coordinador Empresarial, dirigido por Gerardo Gutiérrez Candiani.

Las clases medias y altas también se sintieron afectadas por diversos capítulos de esa Reforma, sobre todo, el IVA a las colegiaturas, a las hipotecas, a la venta de casas habitación; el impuesto a los refrescos; la homologación al 16 por ciento al IVA en las zonas de la frontera y otras, como el establecimiento de un impuesto a las utilidades en la Bolsa de Valores y la elevación de 30 a 32 por ciento en el ISR para ingresos mayores a 50,000 pesos mensuales.

Incluso se ha provocado la movilización de trabajadores cañeros, por lo de los refrescos que usan azúcar en su elaboración, y también en las clases productivas fronterizas, que se sienten afectadas con la nueva tributación.

La anterior circunstancia ha llevado al PAN, particularmente a Gustavo Madero, su Presidente y al senador Ernesto Cordero, a tomar esta inconformidad de diversos sectores nacionales, como bandera de rechazo a la Reforma Fiscal y al Paquete Económico, sin considerar otros factores, de beneficio a la población, como el establecimiento de un seguro social universal, de un sistema universal de pensiones y un seguro general de desempleo para toda la población, que se busca establecer con los ingresos adicionales que se puedan obtener mediante esta Reforma Fiscal.

Por su lado el PRD, también busca motivos para mostrarse inconforme con el Paquete Fiscal, señalando el daño a las clases medias por el IVA a las colegiaturas y por la elevación del ISR que también, según se argumenta, dañará a integrantes de las clases medias del país.

Vendrá la discusión en el Congreso y las fuerzas políticas harán valer los votos con que cuentan, para llegar a una Reforma Fiscal de equilibrio, y que pueda proporcionar, al final, mayores ingresos al gobierno para cubrir programas sociales que se ha propuesto introducir el Presiente Enrique Peña Nieto.

Lo importante es que la nación pueda retomar un ritmo de crecimiento económico y mejoramiento social, mediante acuerdos no sólo en lo que se denomina el Pacto por México, en el que participan los partidos políticos como instituciones, sino también en el Congreso de la Unión, tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado, donde sus integrantes actúan y votan no sólo como miembros de los diversos partidos políticos, sino como representantes de la nación, con la obligación de hacer a un lado ideologías y compromisos políticos para mejor favorecer los intereses de la patria, de la población y, en particular, de los ciudadanos mexicanos.

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano, Director General de la Revista Macroeconomía




Agregar un comentario