“No tener miedo a la transformación de México”: EPN

209

El Presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto nos hace un llamado a todos los mexicanos a “no tener miedo a la transformación de México”.

¿Por qué nos dice eso el Presidente, dirigiéndose a todos nosotros, a todos los grupos económicos y sociales, a todas las clases sociales?

Porque es indudable, decimos nosotros, que todo el mundo tiene miedo o cierto miedo ante los cambios que se avecinan.

Así por ejemplo, los trabajadores de Pemex y su sindicato, el STPRM, pueden tener miedo por no saber cómo quedarán una vez realizada la Reforma Energética; igualmente podría ocurrir con los trabajadores electricistas de la Comisión Federal de Electricidad.

Además de esto, ideólogos, politólogos, académicos y dirigentes políticos de izquierda, temen que la Reforma Energética signifique la entrega de los recursos de petróleo y gas de la nación a intereses extranjeros y/o a intereses privados mexicanos que también son ya muy poderosos.

Hay que tomar en cuenta que Pemex le entrega al gobierno recursos enormes, equivalentes al 40% del Presupuesto Nacional, y muchos analistas económicos temen que una vez en manos del sector privado nacional e internacional los recursos petrolíferos, el gobierno, que ahora es muy rico, podría transformarse en un gobierno pobre que tuviera dificultades para pagar a los burócratas, a los pensionados, a las fuerzas de seguridad y fuerzas armadas, a los profesores y que se viera incluso obligado a suspender o limitar los programas sociales que ahora encabeza la Sedesol junto con otras dependencias, incluyendo a la propia Secretaría de Educación Pública.

TEMOR EN EL SECTOR PRIVADO

Ahora bien, en el Sector Privado, o sea en la IP, también hay temores de que, ante la reducción de recursos procedentes de Pemex al Gobierno Federal, este se viera obligado a una Reforma Hacendaria que elevara los impuestos, no solamente el IVA que sería la medida más fácil, sino también el Impuesto Sobre la Renta (ISR) y otros, e incluso establecer impuestos a las transacciones en la Bolsa Mexicana de Valores.

Por eso hace bien el Presidente en pedir a todos los mexicanos, de todos los sectores, que no tengamos miedo al cambio: “no tener miedo a la transformación de México”.

Es de esperarse que el Presidente de la República y sus asesores económicos y políticos, integrantes del Gabinete Presidencial, hayan calculado bien los efectos de los cambios estructurales que se proponen, para que nuestro país no solamente siga creciendo, sino que acelere su marcha con mayor firmeza, pero sin abandonar los viejos principios históricos de la justicia social y la equidad en el reparto de la riqueza nacional.




Agregar un comentario