Resultados electorales equitativos; sigue el Pacto por México, condicionado

150

El reconocimiento implícito del triunfo de la alianza PAN-PRD en las elecciones de Gobernador en Baja California, aseguró la continuidad del Pacto por México.

En el resto del país y en Baja California mismo, los resultados electorales  redistribuyeron el poder y la representación política en los 14 estados; así ocurrió en Oaxaca, donde el PRI triunfó en la capital, Ciudad de Oaxaca; en la misma Baja California, donde el PRI obtuvo el triunfo en Tijuana, Ensenada y Tecate, que son las tres grandes ciudades, aunque no en Mexicali, que es la capital del Estado; en Puebla la alianza PAN-PRD y otros partidos, arrasó; y en Sinaloa el PRI se reposicionó.

En Coahuila, con el voto de castigo popular, el PAN y el PRD retomaron posiciones; pero en Chihuahua arrasó en la propia capital Ciudad de Chihuahua y Ciudad Juárez; en Durango, el PRI se afianzó, y en Quintana Roo el PRI también barrió; sin embargo, en Aguascalientes la coalición PAN-PRD salió adelante y, como dijimos en Coahuila el PAN-PRD también se fue arriba.

En estas elecciones estatales, se notó un importante reacomodo político, de acuerdo a las nuevas percepciones de los votantes, quienes aplicaron voto de castigo al PRI en Coahuila y rectificaron su voto en Sinaloa, donde apenas hace un año habían dado la mayoría al PAN-PRD, y ahora en cambio fortalecieron al PRI.

En Hidalgo, se renovó el Congreso Local, donde el PRI logró carro completo al ganar las 18 curules que se disputaban.

En Veracruz salvo Boca del Río y Córdova, donde ganó el PAN, el resto de las ciudades principales, empezando por la Capital y Puerto de Veracruz, fueron para el PRI.

“TODA POLITICA ES LOCAL”

Las elecciones en 14 estados del país, el pasado domingo 7 de julio demostraron, con toda claridad, la sentencia de (“Tip” O’Neill, famoso senador estadounidense ya fallecido), en el sentido de que “toda política es local”; es decir, que las elecciones dependen de la circunstancia geográfica y geopolítica y de los candidatos, sus calidades, sus simpatías o antipatías y de la condición histórica reciente.

Así, por ejemplo, en Coahuila el voto de castigo no se hace esperar por lo de Humberto Moreira, a pesar de los esfuerzos de su hermano y actual gobernador Rubén Moreira; en Sinaloa y Zacatecas, la gente prefiere votar por la seguridad, y también en Tamaulipas y Veracruz, donde el PRI gana en la mayoría de distritos electorales y ciudades.

De las 13 capitales de estados que se disputaron, el PRI gana en 9, en tanto la alianza PAN-PRD se lleva solamente Mexicali, Puebla, Aguascalientes y Saltillo.

Se nota, a todas luces que los resultados electorales son casuísticos, no generalizados; todo depende de los candidatos, de sus calidades, de su reputación y de las circunstancias locales, que llevan a los electorales a sus decisiones incluso decisiones personales divididas, como se nota en Baja California, donde la mayoría entregan sus votos al candidato a gobernador Francisco “Kilo” Vega de la coalición PAN-PRD, pero también votan por la coalición PRI-PVEM, en las principales ciudades, Tijuana, Ensenada y Tecate, lo cual revela el deseo de la población de mantener un estado de equilibrio político, al mismo tiempo que ratifican al PAN en la gubernatura, donde ya lleva un cuarto de siglo.

CONGRATULACION DEL PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO

Los resultados electorales del domingo 7 de julio recibieron la bienvenida del Presidente Enrique Peña Nieto, para quien lo importante es que todo el proceso político y electoral del país se mantenga dentro de los cauces legales y el reconocimiento y admisión pacífica de todos los actores políticos, tanto de los partidos como de sus dirigentes.

Así que, tanto por los resultados electorales, como por la forma en que se llevaron las elecciones mismas, dentro del cauce legal, queda asegurada la vigencia del Pacto por México, suscrito por los principales partidos políticos; PRI, PAN y PRD.

Esto es importante porque se asegura el diálogo político en el país y el enfoque hacia las reformas estructurales que se han planteado para que la nación pueda acelerar su crecimiento.

Por eso decimos nosotros, en Macroeconomía, que aún con imperfecciones, es muy positivo que la democracia mexicana siga adelante.

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano, Director General de Revista Macroeconomía




Agregar un comentario