“PEMEX será la industria del siglo XXI”: Emilio Lozoya Austin

462

Intervención del Director General de PEMEX, durante el Abanderamiento de los Buques-Tanque Rarámuri, Centla, Jaguaroundi y Texistepec, y 75 Aniversario de Petróleos Mexicanos. Mazatlán, Sinaloa; 07 junio de 2013

MODERADORA: Tiene el turno en la palabra el maestro Emilio Lozoya Austin, Director General de Petróleos Mexicanos.

-MTRO. EMILIO LOZOYA AUSTIN: Muchas gracias.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; licenciado Mario López Valdez, Gobernador del Estado de Sinaloa; señores Gobernadores que nos honran con su presencia; licenciado Pedro Joaquín Coldwell, Secretario de Energía y Presidente del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos.

Señores Secretarios de Estado; senador Carlos Romero Deschamps, Secretario General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana; distinguidos miembros del presídium; compañeras y compañeros petroleros.

El 18 de marzo de 1938, es una fecha que todos y cada uno de los mexicanos guardamos en la memoria. La Expropiación Petrolera, decretada por el Presidente Lázaro Cárdenas, es ya parte de la identidad de todos los mexicanos.

Muy pocos recuerdan, sin embargo, que menos de tres meses después de ese suceso histórico, precisamente, el 7 de junio, un día como hoy, el mismo Presidente Cárdenas expidió el Decreto por el cual se creó Petróleos Mexicanos, con el fin de administrar los recursos de hidrocarburos de nuestro país y los bienes expropiados a las empresas que se habían negado a acatar las resoluciones del Poder Judicial.

La creación de PEMEX habría de contribuir decisivamente a hacer realidad la visión que inspiró, no sólo el episodio de 1938, sino el proyecto de desarrollo nacional del Presidente Cárdenas.

Primero. Como abastecedor seguro y económico de la creciente demanda de combustibles que la expansión demográfica, la urbanización y la industrialización del país generaban.

Después, a partir de los 70, por su contribución a la riqueza, a la balanza de pagos y al financiamiento del gasto público.

Y, por último. En la época de la apertura al mundo y a la globalización de los 80, a la fecha, como una fuente de casi una tercera parte de los ingresos públicos.

A 75 años de su creación, PEMEX y los petroleros pueden, sin duda, afirmar, con justo orgullo, que su trabajo y su entrega se ha justificado con creces, y la decisión del Presidente Lázaro Cárdenas ha sido, justamente, fundamentada y trabajada por todos ustedes.

Hoy, estamos en una etapa, una nueva etapa de desarrollo para Petróleos Mexicanos. Además de las tareas que ha enfrentado con éxito en las últimas siete décadas y media, hoy debe de encarar el reto de convertirse en una fuente de competitividad para la economía, a través de la oferta de mejores combustibles, más baratos y más limpios.

Al mismo tiempo, debe de garantizar que el valor económico, implícito en los recursos naturales, se convierta en bienestar para los mexicanos en el menor tiempo posible y al menor costo posible.

Siguiendo sus instrucciones, señor Presidente, estamos abocados a hacer realidad esta agenda de modernización y transformación para que PEMEX sea una empresa competitiva, una empresa sustentable y una empresa de clase mundial.

Una muestra de ello, lo tenemos el día de hoy aquí, en Mazatlán, Sinaloa.

Y aprovecho para agradecer las atenciones y la hospitalidad del señor Gobernador, que una vez más nos ofrece en este estado el apoyo que nos ha venido brindando para todas las actividades de Petróleos Mexicanos.

Muchas gracias, señor Gobernador.

Decía que hoy tenemos aquí, una muestra del esfuerzo que viene realizando PEMEX para modernizar su operación y mejorar nuestra eficiencia.

El día de hoy, damos un paso muy importante en la modernización de una actividad que si bien no llama tanto la atención como la refinación o la extracción de hidrocarburos, es igualmente crucial en la cadena alrededor de PEMEX y en la vida económica de nuestro país.

Me refiero, por supuesto, al transporte de productos petrolíferos, y en particular, a su transporte por vía marítima. Luego que durante décadas, como mencionaba el Senador Romero Deschamps, la flota petrolera recibiera muy escasa atención y se fuera haciendo obsoleta paulatinamente, a partir de 2008 se inició un importante programa de renovación.

Hoy, lo vemos culminar en esta ceremonia, en que el Presidente de la República nos hace el honor de abanderar estos cuatro buques-tanque de doble casco de última generación.

Estos buques, sumados a los 10 anteriores, no sólo reducen la edad promedio de la flota, de 22 a 3.8 años, sino que resultan en ahorros de gastos de operación del orden de 60 millones de dólares al año, y nos permiten operar en condiciones óptimas de seguridad y reducir al máximo el riesgo ambiental.

Precisamente, como testimonio de nuestra convicción de que el desarrollo debe de ser sustentable, es que hemos elegido los nombres de estas embarcaciones:

Centla; en relación a la Reserva de la Biósfera de los Pantanos en el Estado de Tabasco, donde PEMEX lleva a cabo una buena parte de su actividad.

Texistepec; por la remediación de la unidad minera en el Estado de Veracruz, a cargo de Petróleos Mexicanos.

Jaguaroundi; evocando a la Reserva Ecológica del mismo nombre que ha creado PEMEX en Coatzacoalcos, Veracruz, y donde se fomenta la conservación de flora y fauna de la región, en más de mil hectáreas.

El nombre elegido para el cuarto buque, en el que estuvimos hace unos minutos con el señor Presidente, Rarámuri, hace alusión al temple, a la tenacidad y a la resistencia del pueblo Tarahumara, que puede atestiguar el Gobernador del Estado de Chihuahua.

Esos rasgos, sin duda, son también característicos de los petroleros, que tanto en el mar, como en la tierra, trabajan en condiciones extremas durante periodos prolongados.

Pero, también, hace alusión a la responsabilidad social de PEMEX, no sólo por los proyectos educativos y de nutrición infantil que hemos apoyado en la tierra Tarahumara, sino porque nos recuerdan que, al final de cuentas, la misión de PEMEX es generar riqueza para combatir la pobreza y elevar el nivel de bienestar de todos los mexicanos.

Señor Presidente:

A 75 años de su creación, PEMEX ha sorteado numerosas dificultades y ha sabido adaptarse a los numerosos cambios sociales, económicos y tecnológicos que se han presentado en estas siete décadas y media, para seguir cumpliendo con la misión que el país y las leyes le han encomendado.

Estoy convencido de que PEMEX, sus trabajadores, sus técnicos y sus ingenieros pueden decir, al mirar a ese pasado, que le han cumplido a México.

Estoy convencido, también, de que con esa misma actitud sabremos encarar la misión de transformación y convicción de futuro que usted nos ha encomendado.

Muchas gracias, y muchas felicidades.




Agregar un comentario