Alianza Estratégica Integral México-China

169

Con la visita de Xi Jinping, Presidente de la República Popular China a México, el Presidente Enrique Peña Nieto ha logrado que se abra una Nueva Etapa de Amistad y Cooperación entre los dos países.

Aunque las relaciones comerciales y culturales entre México y China se habían iniciado desde hace trescientos o cuatrocientos años, cuando la Nao de la China empezó a llegar al Puerto de Acapulco a dejar mercaderías y llevarse oro y plata, tanto que en la época colonial mexicana el comercio entre las naciones se intensificó, a tal grado que monedas de plata mexicana circulaban en el viejo imperio chino y aquí, las clases medias y altas usaban sedas chinas, que eran muy apreciadas.

El propio Presidente Xi Jinping mencionó la influencia china en México, a través del factor cultural de la “China Poblana”; y hay que recordar que durante las Fiestas del Centenario, organizadas por el régimen de Porfirio Díaz, el Emperador chino envió numerosos regalos a nuestro país, entre ellos el famoso Reloj Chino que está actualmente en Bucareli junto a lo que ahora es la Secretaría de Gobernación.

Pero las relaciones diplomáticas modernas entre México y China se iniciaron el 14 de febrero de 1972, siendo Presidente de México el Lic. Luis Echeverría y Presidente de la Nueva República Popular China, el señor Mao Tse-Tung.

Mucho hizo México entonces para que la Nueva República Popular China fuera aceptada como miembro de la ONU, en lugar de Taiwán, y eso no lo olvidan los dirigentes chinos.

Infortunadamente, en los últimos doce años, bajo los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, el nivel de relaciones diplomáticas y económicas de México con China cayó, por antipatías políticas.

Hoy, el Presidente Enrique Peña Nieto recibió en visita de Estado al Presidente Xi Jinping y abrieron una nueva etapa de amistad y colaboración, denominada Alianza Estratégica Integral, de la que se esperan resultados favorables en la economía, en el comercio, en la inversión, en la tecnología, en la cultura y en la educación.

En las nuevas condiciones de globalidad que se viven, las soluciones para los grandes problemas de México deben buscarse también del otro lado del mundo, sin que nadie pueda ofenderse por eso.

El pueblo de México y el pueblo de China serán receptores de los beneficios de esta nueva etapa de amistad y cooperación entre los dos países.

Lic. Mauro Jiménez Lazcano

Director General de Macroeconomía




Agregar un comentario