Resuelve el Doctor Narro la toma de Rectoría

140

En ningún momento se ha judicializado y menos criminalizado la protesta. Lo que las autoridades y la Rectoría han hecho es denunciar la violencia, exigir con firmeza y respeto la reintegración de las instalaciones, la desocupación de la Torre de la Rectoría, y sancionar a quienes cometieron –previamente a cualquier planteamiento académico–, conductas impropias e inadecuadas de un universitario, afirmó el rector de la UNAM, José Narro Robles.

Al ofrecer un mensaje a la comunidad universitaria y a la sociedad mexicana en torno a los recientes acontecimientos en esas instalaciones universitarias, sostuvo que la Rectoría a su cargo ha actuado con apego a la normatividad, a los principios de la Universidad y, al mismo tiempo, se agotaron las vías institucionales con el uso de la inteligencia y prudencia para evitar situaciones más complejas.

Todos tenemos que aprender de lo acontecido, y trabajar para fortalecer la unidad de nuestra comunidad, la integridad de la institución a la que orgullosamente pertenecemos, y que presta servicios invaluables a nuestro país, dijo.

Me congratulo, abundó en la Torre de Rectoría, de que quienes ocuparon indebidamente estas instalaciones, las hayan desalojado; lo que hicimos nosotros, ya está registrado. El rector sabrá dar cuenta a la comunidad y a nuestra sociedad de los actos que tuvimos, detalló.

Pero, al mismo tiempo, entiendo que tenemos que ver hacia delante, y si lo que se ha pedido es diálogo, lo habrá, pero de universitarios, entre gente identificada, donde prevalezca el argumento, la información y el más amplio debate de los asuntos que preocupan, en este caso, respecto del plan de estudios del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH).

Narro Robles externó que, de nueva cuenta, la Universidad Nacional ha sido afectada en su patrimonio, imagen y servicios que presta a la sociedad.

No es la violencia, la toma de instalaciones y la afectación de la normalidad, la forma de plantear una diferencia, un desacuerdo o el mecanismo para hacer notar una protesta o desacuerdo. Especialmente si existen los canales y las fórmulas para atender, conocer, registrar y resolver diferencias, aclaró.

Para los universitarios y para una sociedad civilizada que se precie de serlo, la violencia es la antítesis de los valores que se cultivan en esta casa de estudios. Los hechos demuestran que la inteligencia y la prudencia, son formas y mecanismos que tienen que actuar ante la cerrazón y la intransigencia, añadió.

El rector José Narro expuso que en una comunidad tan plural como la universitaria, hay formas diferentes a las tradicionales para resolver problemas, sacar adelante la solución de conflictos, y aprender de esas condiciones.




Agregar un comentario