4-12 Psyops: ataque al oro

158

En el sitio de Internet wikipedia.org, bajo PSYOPS, la abreviatura utilizada para ‘operaciones psicológicas’ en los círculos del gobierno norteamericano, encontramos: “PSYOPS” [….] Son utilizadas varias técnicas, por cualquier conjunto de grupos, y están dirigidas a influir en el sistema de valores, creencias, emociones, motivaciones, razonamiento o comportamiento de un sector del público escogido como blanco.”

Esta definición de PSYOPS – “operaciones psicológicas” – se aplica a los hechos sucedidos el viernes 12 de abril y lunes 15 de abril de 2013 en el mercado del oro, que fueron precedidos por años de preparación antes del nocaut que le atestaron estos días. La guerra prolongada e incesante contra el oro llevó a bajar su cotización de $1,895 dólares por onza, a principios de septiembre de 2011, a $1,380 dólares en esta fecha, una caída del 27%.

Siguiendo la definición wikipedia.org, la guerra psicológica (Psyops) contra el oro tiene la intención de influir en el sistema de valores, creencias, emociones, motivaciones, razonamiento y comportamiento del blanco escogido, yo señalaría que en este caso va dirigida especialmente hacia su comportamiento, que es lo que afecta directamente el precio del oro.

La última etapa de la guerra contra el oro comenzó hace varias semanas, con caídas regulares del precio, en la modalidad de cascada, durante determinados momentos del día.

Luego, en días más recientes, apareció una serie planeada de artículos y opiniones de destacadas personalidades de las finanzas y analistas bancarios, alertando sobre una calamidad inminente. Se pintó el escenario de un cielo negro, a punto de tormenta, para las inversiones en oro.

El propósito del 4-12 Psyops fue infundir miedo en la mente del ‘blanco escogido’ – los inversionistas en oro. Si le disparamos a un cuervo y lo colgamos de un árbol en nuestro terreno, entonces los demás cuervos – el ‘blanco escogido’ – van a evitar rondar por ahí. El mismo principio se aplica a los inversionistas en oro.

La identidad de los destinatarios de la guerra Psyops contra el oro se revela claramente en el artículo de portada del ‘Financial Times’, edición norteamericana, publicado el martes 16 abril de 2013.

Abajo del título principal, “Los inversionistas se apresuran a botar el oro”, se presenta una gráfica de la evolución del precio del oro desde el 3 de enero de 2011 hasta la fecha, que esencialmente muestra que la inversión en oro no ha reportado ninguna ganancia.

Note usted la redacción: ‘Los inversionistas… apresuran… botar el oro”.

Este es un ejemplo clásico de PSYOPS.

Sin duda, no fueron los ‘inversionistas’ quienes provocaron este enorme colapso histórico en el precio del oro. Quienes lo provocaron fueron muy pocos bancos, trabajando en conjunto y de forma premeditada. Vendieron, por grandes cantidades de decenas de miles de millones de dólares, no oro físico, sino contratos a futuro – el infame ‘oro de papel’. Fueron los bancos los que se apresuraron a ‘botar’ el oro y no los inversionistas.

En el reporte de una agencia de noticias publicado el 16 de abril, Carsten Fritsch, analista de materias primas de Commerzbank AG, Alemania, dice que el viernes 12 de abril se vendieron futuros por más de 1,100 toneladas de oro.

Esa cantidad de futuros es equivalente a alrededor del 45% de la producción mundial anual de oro.

Es completamente imposible que los inversionistas en oro decidieran vender en corto una cantidad tan grande el mismo día. La operación 4-12 fue una bomba lanzada en el mercado deliberadamente por los bancos ‘que son demasiado grandes para quebrar’ (o para ser enjuiciados), en combinación con la Reserva Federal y, sin lugar a duda, el Gobierno Federal de Estados Unidos. Su política es la siguiente: si el mercado está en contra de la política, bombardea el mercado.

La intención de la operación 4-12 fue hacer los que los inversionistas en oro piensen que su opinión con respecto al oro como un refugio seguro para sus ahorros, está equivocada y, en consecuencia, cambiar su comportamiento: que dejen de comprar oro.

Mentir es una parte necesaria de PSYOPS, por lo cual el colapso de los precios no se atribuye a los bancos coludidos, sino que se atribuye a los inversionistas, ya que estos son el ‘blanco escogido’ que menciona el artículo de wikipedia.org. La operación de guerra psicológica fue planeada para decirles a los inversionistas que fueron ellos, los inversionistas, quienes entraron en pánico y quienes decidieron deshacerse del oro.

Si identificamos que en el caso del 4-12, los inversionistas en oro fueron el ‘blanco escogido’, podemos detectar la razón de esta PSYOPS:

Durante los últimos meses, los inversionistas de todo el mundo se acercaban a una situación de pánico provocada por la inestabilidad de todo el sistema financiero mundial, y había peligro de que se presentara una repentina fuga hacia el viejo refugio de poseer oro físico. Los acontecimientos en Chipre, donde los depositantes de los bancos perdieron una parte considerable de sus fondos, fueron muy inquietantes, y especialmente inquietante fue la observación del holandés conocido como ‘Mr. Diesel-boom’, quien dijo que esta operación fue el ensayo de un ‘patrón’ a seguir para el caso de bancos con problemas en el resto de Europa. Y si los depositantes de los bancos en Europa habrían de sufrir esto, ¿acaso estarían muy lejos de sufrir lo mismo los depositantes de los bancos norteamericanos?

El 4-12 ha logrado su propósito: se evitó la estampida hacia oro – por el momento. Pero los seres humanos no son ganado que entra en estampida provocada por un susto repentino – por ejemplo, un disparo inesperado – que pasa rápidamente. El miedo de la humanidad se debe al enorme fiasco financiero que alcanza a las finanzas y la economía del mundo entero, y éste no es un susto pasajero, sino persistente, debido a que las espantosas condiciones no han desaparecido, sino que empeoran más cada día.

Los inversionistas norteamericanos son un blanco bastante fácil para el 4-12 PSYOPS. Probablemente muchos no han comprendido a cabalidad la importancia de poseer oro, pues su experiencia con el oro durante los últimos cien años ha sido escasa. Durante muchos años a los norteamericanos se les prohibió, por ley, invertir en oro. La mentalidad predominante sigue siendo: invertir en acciones y en bonos. El inversionista en oro promedio norteamericano es un neófito, y acumular oro va en contra de la opinión de la mayoría de sus compatriotas. Como de Tocqueville observó en su libro ‘Democracia en América’, los norteamericanos tienen una profunda necesidad de pensar igual. Así que tal vez un número considerable de inversionistas en oro norteamericanos son susceptibles de ser amedrentados para que renuncien a invertir en oro.

El resto del mundo es otra historia. Están los gobiernos de Rusia y China, que están familiarizados con invertir en oro debido a una larga historia de calamidades financieras, desconocidas para los norteamericanos. La India comprará oro barato a manos llenas en los próximos días; para los hindúes, el oro constituye un elemento esencial de su psicología. El Medio Oriente -naciones semitas- y el Lejano Oriente también van a deleitarse con el bajo precio del oro, por el que sienten una apetencia ancestral.

Los inversionistas que observan la realidad financiera y económica mundial rápidamente olvidarán los efectos del 4-12. Los inversionistas en oro occidentales que sucumban ante el 4-12 PSYOPS, pronto van a lamentar su debilidad.

Por Hugo Salinas Price




Agregar un comentario