“Hacer Libre y Soberana a la Ciudad de México”: Porfirio Muñoz Ledo

330

En primer término, muchas gracias señor Rector de la Universidad Nacional por habernos recibido en este espléndido recinto que aviva la memoria y enciende la esperanza. Muchas gracias al ciudadano Jefe de Gobierno de la ciudad por su confianza.

Saludo al presidente del Congreso de la Unión, a las cabezas de los poderes de la Ciudad de México; presidente del Tribunal Superior de Justicia; el coordinador de la Asamblea de Representantes de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. Doy la bienvenida a muy importantes actores políticos del Senado de la República en representación de su presidente; a dirigentes políticos destacados. Veo aquí muchos rostros de quienes han participado en distintos momentos y con diversos enfoques en esta tarea que nos reúne, que es la construcción del Distrito Federal.

Estamos hoy para dar un paso histórico hacia adelante. Queremos definirlo con claridad. El objetivo es el ejercicio pleno de la soberanía de la ciudad por sus habitantes y la elaboración entre todos, de una Constitución del Distrito Federal, que sería la primera de su historia.

El caso es instalar el día de hoy el Consejo Consultivo de la Comisión para la Reforma del Estado. Lo integran personalidades de las cuales esperamos sus luces, sus críticas, sus aportaciones. Queremos que nos ayuden en esta empresa que corresponde a todos, porque se trata de un ejercicio incluyente.

De hecho, hemos estado en contacto permanente con los dirigentes políticos, con los parlamentarios, con la sociedad civil y con sus organizaciones. El trabajo, de hecho ya comenzó. Ya se está consultando en diversos foros y circunstancias a los habitantes de la ciudad. Ya se tienen documentos que se han venido algunos de ellos acumulando a través de los años.

Es más, esperamos que próximamente en consonancia con este Consejo haya una mesa, un mecanismo de diálogo entre los actores políticos que son los que van a tener la responsabilidad de aprobar el nuevo estatuto constitucional.

El estatuto que ahora tenemos es parte de las luchas libertarias del país. La Reforma de 1992 se quedó sin embargo corta, tiene evidentes faltantes y tiene lagunas que tenemos que cubrir. Hay una coincidencia gradual y sistémica de los distintos proyectos que se han hecho desde entonces, el del año 2000 de la Comisión de Estudios para la Reforma del Estado, el del año 2001, el del año 2007 y finalmente, el del año 2010.

Existe ya un proyecto de Reforma Constitucional, del Artículo 122 de la Carta Magna y Artículos concatenados. Bastaría con que esta Reforma pudiera llevarse a cabo a la mayor brevedad posible para que se desatara un largo proceso. Este en efecto es un camino lleno de quehaceres, pero lleno también de satisfacciones. Una vez que se haya reformado la Constitución Federal de la República podrá darse curso a un verdadero proceso constituyente. Lo esperamos como aquí se ha dicho, amplio, que abarque a todos, en el cual se vean reflejados los ciudadanos de la capital.

Esperamos contar como hoy lo hemos tenido, con el concurso de todos. Me ha sorprendido el carácter entusiasta y abigarrado de esta audiencia. Yo quisiera que hiciéramos un voto, honrar la memoria de Don (Francisco) Primo de Verdad y Ramos, que fue Síndico del Ayuntamiento de la Ciudad de México que en los albores de nuestra Independencia, planteó la devolución de la soberanía a las comunidades.

Quisiera por último hacer un recuerdo de las ciudadanas y de los ciudadanos que cuando el terremoto de 1985 colapsaron los Poderes Federales, tomaron en sus manos el rescate, se apoderaron de los espacios públicos y nos los han abandonado jamás. Quiero hacer un homenaje a todos los que han luchado por esta causa que nos vuelve a unir ¡Qué viva la libre y soberana Ciudad de México! Muchas gracias”.




Agregar un comentario